Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Mónica Hoyos: "Quiero volver a ser madre por Luna"

La presentadora se ha sometido a un tratamiento para preservar sus óvulos. "Ojalá en 2018 me vea con barriguita", nos cuenta.

Siempre ha sido una mujer con las ideas claras, pero ahora más que nunca. Mónica Hoyos quiere volver a ser madre –tiene una hija con Carlos Lozano llamada Luna, de 13 años– y para ello ha acudido a un especialista y se está sometiendo a un tratamiento. De momento quiere congelar sus óvulos para implantárselos fecundados en unos meses. Ella misma nos lo explica.

1 de 9

Cuéntame, ¿por qué quieres ser mamá?
Tengo dos hermanas maravillosas por parte de padre y un hermano por parte de madre. Al ser de matrimonios diferentes lógicamente no nos hemos criado juntos. Yo he crecido como hija única y no quiero que a mi hija Luna le pase lo mismo. De ahí que lleve un tiempo ya dándole vueltas a la idea de ser mamá de nuevo. ¡Y ya no se necesita pareja para eso, así que…!

¿Piensas hacerlo en solitario?
¿Por qué no? Llevo mucho tiempo sola y te confieso que no me disgusta la situación. Tal y como está el panorama…

¿Pero por qué no tienes pareja? ¿No quieres o no ligas?
Ligo mucho pero ninguno cuaja. Ninguno me gusta, todos me aburren, todos me caen muy bien pero sólo como amigos. A ninguno le he visto todavía como el padre de mi hijo. Esa es la verdad. Así que, he decidido que en un futuro próximo, con pareja o sin ella, le daré un hermanito a Luna.

¿Y qué opina Luna de esto?
Sé que consultas todo con ella. Siempre le pregunto todo. Y al principio me dijo que no, luego lo pensó, y dijo que sí, luego a ratos… Yo creo que en el fondo, como todos, quiere tener más familia. Y si puedo dársela, lo haré.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9

Escuché una vez que el mayor patrimonio que puedes darle a un hijo son hermanos.
Esto no me gusta escucharlo. Me emociono porque debería haberme puesto la pila antes…

Bueno, ya estás en ello.
Sí y prefiero pensar que todo tiene su momento. Yo lo he retrasado por mi trabajo y así nunca encuentras el momento.

Pero ya has decidido que éste es tu momento.
Sí, además tiene que ser ya por una cuestión de edad. Yo lo llevaba pensado mucho tiempo así que un día me lancé y empecé a informarme. Sobre todo porque quería conocer todas las opciones. Esta decisión coincidió en el tiempo con un encuentro fortuito con Anne Ugartiburu. Ella me animó a congelar mis óvulos.

¿Y es lo que has hecho?
Bueno, me he puesto en manos de uno de los mejores médicos de Madrid y he empezado a hormonarme. En breve me tienen que extraer los óvulos y en ese momento decidiré si congelarlos y esperar unos meses o implantármelos inmediatamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9

¿Por qué esperar?
Mi intención es ponérmelos en breve, pero si me sale algo de trabajo que me interese mucho, lo puedo retrasar unos meses.

¿Y has pensado que con estos tratamientos en vez de un bebé podrían venir dos?La verdad es que no lo he pensado, pero si vinieran dos también estaría bien.

Te pondrías del tirón en familia numerosa.
Mira te voy a ser sincera: yo hago esto con todo el amor del mundo y con toda la fe en Dios. Sé que él, si quiere, me lo dará. Lo hago fundamentalmente por mi princesa, por Luna. Quiero volver a ser madre por ella. Y ojalá que Dios me conceda el deseo.

Criar hijos sola es duro.
Con Luna no lo fue, al contrario, fue muy bonito. Fue difícil porque yo me estaba separando, pero entonces era muy joven, estaba menos segura de mí misma y ahora es distinto. Ahora lo viviré de una forma diferente. Hasta me emociono…

¿Te ha importado hincharte un poquito por las hormonas?
No, para nada. Eso forma parte de la vida. Con el tratamiento ganas unos kilitos y luego los pierdes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Luna, la niña de sus ojos

Mónica vive por y para Luna, la niña de sus ojos, que ya tiene 13 años. Según nos cuenta ella misma, son más hermanas que madre e hija, ya que comparten aficiones y gustos. La pequeña es fruto de su relación con el presentador Carlos Lozano. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9

Pues así estás guapísima. ¿No estarás ya embarazada?
No, no, (risas), pero a veces lo dudo porque todo el mundo me dice que estoy muy guapa, con mejor cara y un brillo especial (risas).

¿Podría ser entonces?
No, no, de verdad.

¿Qué te gustaría más, qué fuera niño o niña?
Creo que un niño para tener la parejita. Pero desde que me has planteado que podrían venir dos, estoy dándole vueltas y mira, de ser así, también estaría bien porque se criarían solos y se acompañarían. Luna y yo somos más hermanas que madre e hija. Compartimos aficiones y hacemos muchas cosas juntas y eso está genial. Además, ahora la miro y es tan 'perfecta' que digo: ¡Wow, quiero cinco como tú!

¿Has pensado ya en algún nombre?
Si es niña me encanta Ayrin. Es un nombre que le ponía Luna a sus muñecas. Y si es niño Gregorio, como mi abuelo o Mario, que es como se llama mi padre, pero hay más en la familia. Quizás le llamaría Gregory que es más cool …(Risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9

¿Qué dicen tus padres de esta decisión?
Ellos siempre me apoyan en todo y son unos grandes abuelos. Lo están siendo con Luna y lo serán con los demás, así que se preparen (risas).

¿Y a Carlos Lozano, tu ex, se lo has contado?
No y no tengo por qué contárselo. Él es el padre de mi hija, pero ya está.

¿No sois amigos?
Teníamos una gran relación y ahora tenemos una relación cordial por Luna y punto.

Es decir que no comeréis el pavo juntos en Navidad.
No, para empezar porque no me gusta mucho la Navidad. Y además me he vuelto muy selectiva. He dado mucho cariño, he estado muy pendiente de la gente, he hecho todo lo posible para que estén bien y si no soy correspondida de la misma forma, hoy por hoy, no miro atrás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9

Pareces dolida.
No, pero yo soy muy de sentimientos y, cuando vas cumpliendo años, te das cuenta de que no has hecho cosas por miedo y te preguntas, ¿miedo a qué? No tengo que tener miedo a nada; ni a los comentarios ni a la gente ni a nadie que no me quiera lo suficiente. Los que sumen en mi vida, fenomenal, pero los que no, que se den la media vuelta y para su casa.

Desde que te separaste de Carlos nunca has tenido una pareja estable. ¿No has conocido a nadie interesante?
Sí, pero si me pongo la mano en el corazón te diré que la culpa es mía. Yo he estado completamente dedicada a la crianza de mi hija y nunca he dado la oportunidad a nadie de quedarse en mi vida. Yo quería que mi hija creciera con una base muy estable, que no viera nunca problemas, que no me quitaran tiempo para estar con ella… Y lo he logrado. Luna ha crecido con mi figura, con la de su padre también, pero tú sabes que al final los hijos son de las madres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9

Pero, Mónica, cuando te enamoras, te enamoras… Eso no se puede controlar.
Sí se puede porque yo siempre he cortado de raíz y ahora el panorama está fatal (risas). Además de que soy el triple de selectiva que era antes.

¿No te da un poco de respeto afrontar la maternidad en solitario?
No, porque cuando tú eres independiente y tienes salud, economía y fuerza puedes ser mamá de los que vengan (risas).

¿Y tienes esas tres cosas?
Gracias a Dios tengo salud y fuerza. Economía, ya veremos. Yo soy una curranta, así que no tendré problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9

Me has dicho antes que si aparece un buen proyecto lo pararías unos meses.
Sí porque en este trabajo tú no decides cuándo te llegan las cosas, pero mi idea es firme. Sólo lo retrasaría por unos meses.

¿Pero en 2018 te ves con tu barriguita?
Claro que sí.

¿Y te gustaría casarte?
Sí. De hecho, a mí me dan pena las parejas que están juntas y no se casan. Sólo es por tener ese día en tu recuerdo. Y lo del vestido blanco también me gusta. Llámame antigua si quieres. También puedo casarme conmigo misma, que eso se lleva mucho en las redes. ¡Mira las Kardashian! (Risas).

Entonces, ¿le pedimos un novio a los Reyes?
Venga, sí. Sólo pido que me guste físicamente un poco, no quiero ser superficial pero todo entra por los ojos, (risas). También quiero que tenga buen humor, que sepa disfrutar de la vida y que sonría, que sea positivo y, que a estas alturas, esté a un buen nivel profesional y mental. Yo ya no estoy para tonterías, la verdad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo