Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La sorprendente cronología de las últimas horas de Mario Biondo

Cuatro meses y medio después de su muerte, de especulaciones y acusaciones, se desvela cómo fueron las últimas horas de vida de Mario Biondo, en las que tuvo una pequeña discusión con Raquel Sánchez Silva, consumió alcohol y cocaína, acudió a un burdel, estuvo viendo pornografía en el ordenador de su casa e hizo un presupuesto desglosado para el programa que preparaba de televisión. Como dijo el representante de Raquel tras su fallecimiento, su muerte fue un desgraciado accidente, y no un asesinato, como insiste la familia Biondo. Así fueron sus últimas horas.

Cuatro meses y medio después de su muerte, de especulaciones y acusaciones, se desvela cómo fueron las últimas horas de vida de Mario Biondo, en las que tuvo una pequeña discusión con Raquel Sánchez Silva, consumió alcohol y cocaína, acudió a un burdel, estuvo viendo pornografía en el ordenador de su casa e hizo un presupuesto desglosado para el programa que preparaba de televisión. Como dijo el representante de Raquel tras su fallecimiento, su muerte fue un desgraciado accidente, y no un asesinato, como insiste la familia Biondo. Así fueron sus últimas horas.

1 de 7
El trágico accidente se confirma

La muerte de Mario Biondo el pasado 30 de mayo supuso una enorme conmoción para todos por inesperada y dramática. Raquel Sánchez Silva y su marido ni siquiera pudieron celebrar su primer aniversario de boda.

Pocas horas después de su muerte, el representante de Raquel aseguraba en el tanatorio que el fallecimiento de Mario se había producido como consecuencia de un trágico accidente.

Desde entonces, ha habido muchos rumores y especulaciones, sobre todo, muchas críticas por parte de la familia de Mario, que aseguraba que había sido asesinado.

Ahora se ha sabido, por datos rigurosamente contratastados a través del testimonio de fuentes que han participado en la investigación y a las que ha accedido Vanitatis, cómo fueron en realidad sus últimas horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Raquel conocía sus problemas con las drogas

El 29 de mayo, el día antes de su muerte, a las siete de la tarde, Mario y Raquel (que lucha por recuperar la normalidad en su vida, como se puede ver en esta imagen en Madrid, este 15 de octubre, el mismo día que se hacían públicas las últimas horas de Mario) tuvieron una pequeña discusión. Ocurrió poco antes de que Raquel se marchara a su tierra, Plasencia, en un viaje programado.

La discusión, que Raquel reconoció ante la policía durante la investigación inicial, fue mínima. De hecho, Mario estuvo ayudándola a cargar el coche antes de partir.

Sólo hora y media después, Mario Biondo hizo tres llamadas a un mismo número de móvil, como pudo comprobar la policía, el de una persona que suministra cocaína. Mario sacó, además, a las 22 horas 110 euros que no aparecieron en la casa; es decir, se gastaron aparantemente aquella noche. El consumo de alcohol y drogas se demostró a través del análisis que se le hizo esa noche y que hace sólo unos días desveló la familia Biondo.

Al parecer, Raquel tenía conocimiento de que su marido había tenido problemas con las drogas desde que se conocieron en Honduras, durante la grabación de ''Supervivientes'', pero no había vuelto a saber de más problemas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Sus últimas palabras con Raquel y sus hermanos

A las once de la noche, Mario y Raquel hablaron por teléfono y después estuvieron ''mensajeándose'' a través de Whatsapp, de forma intermitente, hasta la 1:08 h. del 30 de mayo, cuando se despidieron con un ''te quiero''. El cámara dijo a Raquel que se iba a dormir.

Durante este tiempo, Mario también estuvo charlando por Facebook con sus hermanos Emanuela y Andrea, conversaciones que los Biondo revelaron el pasado fin de semana y que mostraban las ganas de vivir que tenía Mario y sus planes de futuro, muy ilusionado con un proyecto profesional.

Con ello, la familia Biondo quería insistir en su teoría del asesinato. Frente a sus ataques, durante todo este tiempo Raquel –en una imagen días atrás–, ha guardado silencio. Quería proteger la memoria de su marido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Dos semanas antes había descubierto que era estéril

Serían las últimas palabras de Mario con su familia.

Desde que dejó de hablar con Raquel hasta las dos de la mañana, el cámara estuvo consumiendo pornografía en Internet, en el ordenador de su casa. En el registro policial se encontraron varios pañuelos con semen. Mario también estuvo mirando cómo la cocaína afecta a la infertilidad masculina. Y es que había descubierto dos semanas antes que era estéril. De hecho, la pareja estaba muy ilusionada con la idea de ser padres mediante reproducción asistida.

En la imagen, la última fotografía de la pareja, días antes de la muerte de Mario, feliz al salir del hospital Ruber Internacional. Su sueño de ser padres estaba más cerca.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Aquella noche también preparó un presupuesto de su programa

De casa se desplazó a un burdel en el centro de Madrid donde pagó con tarjeta tres copas, la última, a las 2.53 horas.

De allí regresó a casa, donde hasta las 5:59 horas (el forense decretó la hora de la muerte pasadas las 6 de la mañana) siguió consumiendo pornografía en su casa.

Curiosamente, Mario también estuvo preparando un presupuesto desglosado del programa que él y Raquel casi tenían vendido a Mediaset y que le ilusionaba mucho.

Allí se acabó todo. Cuando sobre las 15.30 horas del día siguiente, Raquel, alertada por un trabajador de 'MasterChef', donde trabajaba el cámara, de que no había ido a trabajar, llamó a su asistenta, para que fuese a la casa, la escena fue dramática.

Eran las 17 horas cuando accedió al hogar de la pareja y se encontró, según el informe, el cuerpo ''en suspensión parcial, vestido con una camiseta roja y pantalón de pijama verde oscuro a rayas, con un pañuelo anudado en un extremo alrededor de su cuello y el otro en una de las estanterías del salón''.

La familia de Biondo confirmaría que Mario realizaba este tipo de prácticas desde pequeño. El forense y después el juez, al no poder determinar si la muerte fue voluntaria o no, decidió cerrar el caso con un suicidio.

Siete días después era enterrado en Palermo, como se recoge en la imagen.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
De la buena relación a una guerra abierta

Las primeras horas tras su muerte, los Biondo y Raquel Sánchez Silva se mostraron muy unidos.

Ambos coincidieron en comunicar que Mario no se había suicidado y que tenía muchas ganas de vivir.

Pero tras su entierro (en la imagen Raquel con su cuñada y su suegra) la paz familiar se rompió.

La familia de Biondo empezó a defender la tesis del asesinato e incluso aseguró que Raquel había manipulado pruebas en el escenario de la muerte, cuando la realidad es que Raquel ni siquiera subió a la casa ya que fue atendida antes de entrar por un psicólogo.

Raquel, además, en un intento de evitar una dura guerra facilitó todo a la familia. Pagó todos los caros trámites de repatriación a Palermo y renunció a la herencia de su marido.

Raquel también escribió a la madre de Mario, Santina, explicándoles su dolor y pidiendo que la arroparan en vez de atacarla, lo hizo en castellano e italiano, con ayuda de un traductor, para que no hubiese pie a error, pero de nada sirvió.

La presentadora fue también atacada por viajar a Formentera y por incorporarse pronto al trabajo, como imagen de un móvil, algo que Raquel reconocería luego a fuentes cercanas que fue un error.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
La herida que nunca cierra

El día 5 de septiembre el juez comunicaba el sobreseimiento del caso y negaba que revistiese caracteres de infracción criminal.

Raquel, en una imagen días atrás, podía empezar de cero, a cerrar profundas heridas y a recuperar su día a día.

Pero no ha podido ser. La insistencia de la familia ha conseguido que el fiscal de Palermo exhume el cuerpo, algo que todavía no se ha producido.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo