Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La presunta hija del rey Juan Carlos solo quiere conocer a su padre, no dinero

Ingrid Sartiau, de 46 años, ha saltado a la palestra después de que el Tribunal Supremo admitiera a trámite su demanda de paternidad contra el rey Juan Carlos. La demandante ha afirmado que no tiene intereses económicos ni sucesorios, sino que solo quiere conocer a su padre y pasar tiempo con él.

Ingrid Sartiau, de 46 años, ha saltado a la palestra después de que el Tribunal Supremo admitiera a trámite su demanda de paternidad contra el rey Juan Carlos. La demandante ha afirmado que no tiene intereses económicos ni sucesorios, sino que solo quiere conocer a su padre y pasar tiempo con él.

1 de 7
No conoció la identidad de su padre hasta 2012

Unos días después de que su demanda de paternidad contra el rey Juan Carlos fuera admitida a trámite, Ingrid Sartiau ha roto su silencio para hablar sobre sus objetivos, que según ella nada tienen que ver con el dinero o los derechos de sucesión.

Fue en 2012 cuando esta mujer belga conoció por boca de su madre, Liliane Ghislaine Sartiau, que podría ser hija del rey Juan Carlos. Según Liliane, ella y el rey se conocieron en los años 50 y una década después volvieron a coincidir en Marbella, donde vivieron tres días de pasión. 

Según Liliane, no supo que su amante era por aquel entonces príncipe hasta que se lo comentó el conserje del hotel en el que ambos se hospedaban. Nunca más volvieron a verse y no le reveló a su hija la identidad de su padre porque "no quería desgastar a la monarquía y creo que quiso protegerme y que sigue enamorada de él".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Quiere pasar tiempo con su padre

Ingrid Sartiau ha afirmado que no tiene intereses económicos y que es consciente de la difícil situación de crisis que hay en España actualmente. "No quiero dinero, solo quiero un padre y vivir una vida tranquila. Quiero que España me acepte", ha dicho.

"Yo no he sabido quién era mi padre durante 40 años. Eso es muy duro. Ahora lo sé y lo único que pediría es conocerlo y poder pasar tiempo juntos, recuperar el tiempo perdido. Tendré un papá", ha confesado a LOC.

"Espero que al final se sepa la verdad y que Juan Carlos y yo tengamos una relación de padre e hija, como cualquier otra, normal y afectiva", ha afirmado.

A sus 48 años, Ingrid se dedica a la crianza de caballos, vive con su novio, Thierry Morraye, en Amberes y tiene dos hijos fruto de un matrimonio anterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
No quiere el dinero

Ingrid afirma haber contactado con la Casa Real para pedir disculpas por el revuelo causado: "No quiero hacer daño a nadie, por eso he mandado varias cartas a la Casa Real para pedir disculpas, para que sepan que no esperaba que sucediera todo esto".

De hecho, en el documento de la demanda que presentó en los juzgados se dice que en caso de ser reconocida como hija del rey Juan Carlos le correspondería una suma de 100 millones de euros como derechos legitimarios.

Sin embargo, el mismo texto añade que Ingrid estaría dispuesta a renunciar a esa cantidad en el caso de tener al menos un encuentro distendido con su padre.

Desde que su madre le confesó la noticia, Ingrid tiene relación con otros supuestos hijos ilegítimos de otras monarquías, así como con Alberto Solá, otro demandante de la paternidad de don Juan Carlos que no ha tenido la misma suerte que la belga, ya que su demanda ha sido desestimada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Otros hijos ilegítimos de la realeza

El caso de Ingrid Sartiau no es aislado. El 21 de mayo de 2003, después de una larga lucha, Leandro de Borbón consiguió que se le reconociera como hijo de Alfonso XIII y la actriz Carmen Ruiz Moragas y se le permitiera utilizar el apellido Borbón. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Otros hijos ilegítimos de la realeza

En el año 1999 se publicó un libro sobre Paola de Bélgica en el que salía a la luz la existencia de una hija del rey Alberto, nacida fuera del matrimonio fruto de un idilio del monarca con Sybille de Selys Longchamps.

La mujer, llamada Delphine Boel, inició entonces una batalla legal sin éxito, ya que no consiguió que Alberto de Bélgica se sometiera a las pruebas de ADN.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Otros hijos ilegítimos de la realeza

En mayo de 2006, Alberto de Mónaco reconoció la paternidad de Jazmin Grace, una joven fruto de su relación con la camarera Tamara Rotolo en California.

Actualmente Jazmin, que se apellida Grimaldi pero no tiene derechos de sucesión, estudia en Nueva York aunque viaja habitualmente a Mónaco para visitarle, ya que mantiene una estupenda relación con él.

Alberto de Mónaco costea su manutención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Otros hijos ilegítimos de la realeza

Además de Jazmine, Alberto de Mónaco tiene otro hijo fuera del matrimonio. Se trata de Alexandre, fruto  de su relación con la exazafata togolesa Nicole Costa y nacido el 24 de agosto de 2003. 

Su padre le pasa una pensión mensual de 10.000 euros y le ha comprado una casa en Mónaco y un apartamento en la Costa Azul.

Alexandre también lleva el apellido Grimaldi, aunque no tiene derechos de sucesión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo