Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Toda la verdad sobre la muerte de Lina Morgan

¿Cuándo falleció Lina Morgan, el 19 o el 20 de agosto? ¿Estaba su cuerpo o eran sus cenizas las que se velaron en la capilla ardiente? ¿Quiénes conocen su testamento? ¿Por qué estuvo diez meses en el hospital y en qué estado lo abandonó?

¿Cuándo falleció Lina Morgan, el 19 o el 20 de agosto? ¿Estaba su cuerpo o eran sus cenizas las que se velaron en la capilla ardiente? ¿Quiénes conocen su testamento? ¿Por qué estuvo diez meses en el hospital y en qué estado lo abandonó?

1 de 6
Lina Morgan murió el 19 de agosto, no el 20

La muerte de Lina Morgan sigue trayendo cola casi dos meses después de su adiós para siempre. El entorno de la gran cómica comunicó su triste fallecimiento, a los 78 años, el 20 de agosto aunque según ha demostrado El Español, éste se produjo un día antes.

Un documento del registro civil de Madrid demuestra que Lina falleció a las 10.00 horas del pasado 19 de agosto, y que la muerte le sobrevino en su domicilio en la capital, en la calle Samaria.

La explicación de por qué el chófer de la actriz, Daniel Pontes, que era su tutor, tardó 24 horas en hacer pública su muerte es muy sencilla: se quería controlar a nivel mediático su muerte.

Al parecer, tras expirar Lina, Pontes avisó rápidamente a un médico de confianza para que certificara su muerte. Si no hubiera sido así, el cuerpo habría tenido que ser trasladado al Anatómico Forense de Madrid para practicarle la autopsia para dar así fe de la muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
La gran incógnita de la capilla ardiente

Fue al día siguiente de la muerte, el 20 de agosto, cuando se hizo público su fallecimiento. Todo el mundo creyó que se había producido ese día y nadie del entorno de la artista salió a explicar la verdad, simplemente se dejó que se creyera así.

Ese mediodía, su cuerpo fue trasladado al Crematorio de La Paz, en Alcobendas, y se desconoce si fue entonces incinerado o sencillamente su cuerpo fue custodiado allí hasta su traslado a la capilla ardiente, que se abría a las 16.30 horas. Según Pilar Vidal, autora de la investigación, hay un registro de actividad, lo que indicaría que fue incinerada.

Lo que no se sabe pues es si las personas que se acercaron a dar su último adiós a la actriz lo hacían ante sus restos mortales o sus cenizas. Todo indica que seguramente eran las cenizas porque su muerte se había producido más de 30 horas antes y habría sido muy difícil disimular el olor que produce la descomposición del cuerpo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Doble incineración

Otra incógnita de la capilla ardiente de Lina Morgan señala que el féretro pudiera estar vacío y el cuerpo o las cenizas depositados en otro lugar en espera del momento de llevarlo al cementerio para su sepultura.

Lo que sí está constatado es que tras cerrar la capilla ardiente de Lina, el ataúd -con el cuerpo, las cenizas o sencillamente vacío- fue llevado de nuevo al crematorio, donde se registra una segunda incineración. Esto respondería a que la ley impide reutilizar un ataúd y por lo tanto había que destruirlo.

Finalmente, las cenizas de Lina estuvieron custodiadas por su tutor, Daniel Pontes, hasta el 29 de agosto, cuando fueron depositadas en el madrileño Cementerio de La Almudena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Una traqueostomía hasta el final

El deteriorado estado de salud de Lina Morgan en sus dos últimos años fue llevado con mucho secretismo. Ahora se han descubierto nuevos datos.

En diciembre de 2013, la cómica ingresó en la UCI del hospital madrileño Beata María Ana debido a una neumonía. Allí permaneció diez meses hasta que fue trasladada a planta. Ahora se ha descubierto que en Cuidados Intensivos se le tuvo que hacer una traqueostomía, cuyo orificio llevó abierto hasta su muerte.

Finalmente, tras conseguir el alta hospitalaria, en agosto de 2014, fue trasladada a un centro especializado en cuidados, Los Nogales, puesto que requería de mucha atención y que fuera especializada.

En la imagen Lina Morgan con su hombre de confianza, Daniel Pontes, la única persona que estuvo a su lado en los últimos años hasta su muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Los herederos

Abundando en las incógnitas de la muerte de Lina, lo que parece claro es que son su chófer y tutor legal, Daniel Pontes, y su gran amigo y confidente, el padre Ángel de 'Mensajeros de la Paz', quienes figuran en el testamento.

Lina, que estaba sola en el mundo pues ya no contaba con hermanos o hijos, sí con sobrinos pero con quienes no mantenía contacto alguno, habría dejado a Pontes y al padre Ángel una fortuna valorada en varios millones de euros. Hay quien habla de más de diez y otros suben la cifra al entorno de los cuarenta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Un testamento 'secreto'

Dos meses después de la muerte de Lina Morgan el futuro y reparto de su herencia  sigue siendo una incógnita. Lo normal es que aproximadamente un mes después del fallecimiento de una persona se dé a conocer lo que dispuso ante notario, aunque en este caso no está siendo así.

De momento no se ha producido la lectura del testamento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo