Jessica Biel y las impactantes confesiones sobre su maternidad

La actriz y su pareja, Justin Timberlake, han contado en un libro cómo fue su estreno como padres.

image
Gtres

Jessica Biel y Justin Timberlake han abierto su corazón a la conocida como niñera de las estrellas, Connie Simpson, en su último libro, llamado 'El estilo de Nanny Connie: No tengas miedo. Secretos para dominar los primeros cuatro meses de la paternidad'. En él hablan sobre cómo fue su estreno, algo caótico, como padres, unas declaraciones, que ha publicado el medio online 'Entertainment Today', y que no han dejado indiferente a nadie. Lo cierto es que la pareja es muy celosa de su intimidad e intenta proteger su vida privada lo máximo posible, y sobre todo la de su pequeño Silas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

"Nuestra historia con Nanny Connie comenzó el día en que trajimos a nuestro hijo a casa desde el hospital. Eso puede sonar como una declaración normal por parte de unos padres primerizos, excepto porque nuestro plan de nacimiento no era precisamente ‘normal’. Tuvimos dos matronas, una doula, una clase de meditación durante el parto, una tonelada de libros hippies sobre bebés y una hermosa casa en Hollywood Hills que habíamos convertido en un centro de entrenamiento al que llamamos ‘El Octágono’. Por lo tanto, normal no era", cuentan Jessica y Justin a Connie Simpson, que cuenta con una experiencia de más de 30 años como niñera y calcula que ha cuidado a más de 250 bebés, muchos de ellos hijos de estrellas de Hollywood como Emily Blunt o Jessica Alba.

Instagram

La actriz y el cantante tenían pensado que su hijo viniera al mundo en casa; sin embargo, surgieron complicaciones que les obligaron a acudir de urgencia al hospital, donde le practicaron una cesárea de emergencia: "Cuando todos nuestros planes se vinieron abajo y el parto tranquilo y natural que habíamos imaginado acabó con un ingreso en el hospital y una cesárea de emergencia, llegamos a casa exhaustos, desilusionados y totalmente en estado de shock".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, Jessica confiesa que estuvo a punto de perder el control por una obsesión: "Estaba obsesionada con que todo fuera orgánico, libre de toxinas, natural y homeopático para nuestro hijo, que llegó al mundo en una sala de operaciones a través de una incisión. ¡Era una dictadora volviéndonos locos a mi marido y a mí misma!".

Publicidad - Sigue leyendo debajo