Dita Von Teese cumple 46 años y A. A. Herrera le dedica unas bonitas palabras

El periodista Ángel Antonio Herrera dedica su columna a Dita Von Teese por su 46 cumpleaños.

Es una pin up, cuando ya no existe la pin up, una famosa que usa corpiños de John Galliano, pero para quitárselos cuanto antes. Porque Dita es diosa en lo suyo, el 'estriptis', que ya tampoco se lleva. Suele perpetrar, en su show, un lento desnudo que tiene todo el 'crescendo' conveniente al erotismo, que es el suspense de la sastrería. Para que luego digan que la elegancia está en la ropa. La atrevida, que es americana, pero parece inglesa, cumple 46 años este 28 de septiembre, y no va dejando relevo o renuevo en su oficio. Se casó en 2005 con Marilyn Manson, que es como casarse con un susto. Ahí se hizo famosa planetaria. La felicidad les duró dos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde entonces, es una vampira de blancura que te pega el sobresalto si la ves de pronto vestida, que es cuando va de traje de hombre o bien con fastuosos vestidos a lo Rita Hayworth. Es una musa de Helmut Newton, porque desnuda es una mujer objeto, pero objeto de arte, y se baña en copas de champán, ante la afición. No hay en España una profesional del 'estriptis', salvo Chiqui Martín, que ya casi no ejerce, y alguna novieta industrial de Paquirrín cuando era Paquirrín.

Pero de vez en cuando pasa por aquí Dita Von Teese, y nos da el show en condiciones. Como un espejismo blanco, como un milagro desnudo, como un dulce infarto sexual, viene a veces a Madrid, por sorpresa, y pone en la copa del árbol de la noche su tanga de lentejuelas.

El inolvidable Luis García Berlanga, maestro en erotomanías, sostenía que no soportaba el porno porque ahí todo el mundo sale desnudo. Razón lleva. El erotismo es el suspense del desnudo, y para el suspense hace falta ropa. Sin ropa no tenemos nada más que una gogó. Dita carga lo suyo con mucho armario de pin up, de corpiños a ligueros, y así va deshojándose en el escenario hasta que se queda vestida sólo de mirada.

La rosa

Le gustaría a uno que hubiera alguna Dita nacional, pero se nos acabaron todas las Ditas con el destape. El secreto del éxito de Dita no es desnudarse, sino vestirse.

El látigo

Casó con Marilyn Manson, y fueron una pareja casi marciana, durante dos temporadas. Ella es algo así como un dandi hembra del exhibicionismo.

Ángel Antonio Herrera, periodista y escritor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo