Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Los vestidos de novia reales más emblemáticos

Cuando se hace el anuncio de una boda real una de las incógnitas es ¿quién será el encargado de hacer el traje de novia? Se suele elegir un diseñador nacional como hicieran Kate Middleton, Mary de Dinamarca o la reina Letizia, pero también pueden apostar por firmas de alta costura como Máxima, que eligió un Valentino, al igual que Magdalena de Suecia. Os recordamos los mejores trajes de novia de las princesas europeas.

Cuando se hace el anuncio de una boda real una de las incógnitas es ¿quién será el encargado de hacer el traje de novia? Se suele elegir un diseñador nacional como hicieran Kate Middleton, Mary de Dinamarca o la reina Letizia, pero también pueden apostar por firmas de alta costura como Máxima, que eligió un Valentino, al igual que Magdalena de Suecia. Os recordamos los mejores trajes de novia de las princesas europeas.

1 de 10
Kate Middleton

El espectacular vestido en color marfil y blanco satinado que lució la duquesa de Cambridge, el 29 de abril de 2011, lo confeccionó la diseñadora Sara Burton, de la firma Alexander McQueen. Tenía una cola de casi 3 metros, escote de corazón y cuerpo de encaje francés con manga larga y motivos florales.

El velo está confeccionado con capas de tul con flores bordadas a mano.

También lució una tiara de Cartier prestada por la reina Isabel II; a ella se la regalaron por su 18 cumpleaños.

Sin duda éste es uno de los magníficos vestidos que han lucido las princesas o reinas europeas. La firma Stylight hace el top ten de los mejores trajes de novia reales. ¡No te los pierdas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Charlene de Mónaco

De todos los vestidos de novia que han lucido las princesas europeas, el que tenía la cola más larga es el modelo de Armani que lució Charlene Wittstock en su boda con Alberto de Mónaco, que medía 20 metros.

El traje también tenía incrustados 40.000 cristales de Swarosvki, 20.000 madreperlas en forma de perlas y 30.000 piedras doradas. El velo de seda terminaba fundiéndose con la cola del vestido.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Mary de Dinamarca

Mary de Dinamarca es una de las princesas que eligió un diseñador de su país para diseñar su vestido, el encargado fue Uffe Frank. Estaba confeccionado con 8 metros de encaje y 24 metros de satén blanco forrado en seda de organza. El velo que lució fue una herencia de la bisabuela de Federico.

La tiara fue un regalo de su prometido y de su entonces futura suegra, la reina Margarita de Dinamarca.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
La reina Letizia

La reina Letizia lució un diseño de Pertegaz con una cola de 4,5 metros con bordados heráldicos. También llevaba un velo de tul de seda natural de tres metros de largo y bordados que mezclan la flor de lis y la espiga. Como joyas eligió unos pendientes de platino con diez diamantes, regalo de los Reyes, y la diadema de estilo imperio de platino y brillantes que doña Sofía lució el día de su boda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Victoria de Suecia

La heredera de la corona sueca, la princesa Victoria, eligió un diseñador de su país Pär Engsheden. El modelo fue confeccionado con seda duquesa satinada en color crema, con escote barco, cintura marcada por un fajín abotonado en la parte posterior. La cola ribeteada medía cinco metros y estaba sujeta a la cintura.

El velo y la tiara son los mismos que lució su madre el día de su boda en 1976.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Stéphanie de Luxemburgo

La princesa Stéphanie de Lannoy no es de las más conocidas entre la realeza pero el vestido que lució el día de su boda con Guillermo de Luxemburgo es uno de los más espectaculares.

El modelo fue obra del diseñador Elie Saab, confeccionado con encaje de color marfil bordado con hilo plateado, manga tres cuartos con cola de 6 metros, y un velo de tul de seda de color marfil bordado con hilo de oro con cola de 15 metros.

El traje se tardó en confeccionar más de 3.000 horas de trabajo para los bordados y 700 horas de costura. Se utilizaron 50 metros de encaje Chantilly, 40 metros de encaje de Calais, 30 metros de organza, 70 metros de tul, crêpe de seda y 15 metros de tul de seda para el velo.

La tiara es una joya familiar que consta con 260 brillantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Mette-Marit de Noruega

La princesa Mette-Marit eligió al diseñador noruego Ove Harder Finseth para que confeccionara su vestido de novia inspirado en el que lució la bisabuela Maud, el día de su boda con el rey Haakon VII. El traje estaba confeccionado en crêpe de seda color marfil.

El diseño, de manga larga ajustada, discreto escote redondo y escaso vuelo, tenía una cola de dos metros, y el velo de seis metros, estaba confeccionado en tul de seda.
La tiara era de la reina Silvia, regalo de su marido el Rey Harold.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Matilde de Bélgica

La princesa Matilde de Bélgica apostó por el diseñador belga Edouard Vermeulen para su vestido de novia. Un sencillo modelo de color blanco roto con escote de pico y manga larga.

El velo fue confeccionado con encaje de Bruselas, una reliquia familiar de 1877.

La tiara se la prestó la reina Paola.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Máxima de Holanda

Máxima de Holanda no dudó en confiar es uno de sus diseñadores favoritos, el italiano Valentino, para que le confeccionara su traje de novia. Un modelo sencillo de color blanco marfil con manga larga ajustada, cuello redondeado, cuerpo liso con dos aplicaciones de encaje a ambos lados de la falda, y cola de cinco metros de larga.

El velo fue confeccionado en tul de seda con detalles florales hechos a mano. Una tiara de estrellas sujetaba su velo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Magdalena de Suecia

Magdalena de Suecia también eligió al diseñador italiano Valentino para que confeccionara su vestido de novia. El traje de organza de seda con cuerpo de encaje de manga francesa y falda de tul estaba rematado por una cola de cuatro metros.

El velo, confeccionado en organza, medía cinco metros y lo sujetaba una tiara propiedad de la familia real sueca.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Moda