José Navar, de ‘El secreto de Puente Viejo’: “Hacer de malo oxigena mucho”

Educado en una familia de artistas, este malagueño de origen francés adora a su malvado personaje, ya que le permite sacar su lado más imaginativo.

Jose Navar El secreto de Puente Viejo
Ana Ruiz HEARST

Hace siete meses que José Navar colgó la bata blanca del doctor Ramón Landó en la serie Centro Médico, que emitió La 1. Ahora, en el papel de Juan García-Morales, ha viajado hasta Puente Viejo para hacer la vida imposible a sus habitantes. “Fue un reto interpretar este personaje, porque no se parece en nada a mí”, dice el actor, que compagina la grabación de la ficción de Antena 3 con su trabajo en el musical Anastasia.

Repites en una diaria de época.

Así es, también estuve en Amar en tiempos revueltos. Me fascinan este tipo de serie porque no hay nada que me guste más que disfrazarme; se te disparan las ideas. Cuando te pones el vestuario, te metes en el papel y solo hay que ponerle corazón.

¿Cómo va el rodaje?

Genial, es un privilegio incorporarse a la serie diaria más longeva de España. El público no es tonto, que un producto lleve tanto tiempo en emisión no es cuestión de suerte, sino de calidad y de esfuerzo. He conseguido subirme bien a este tren

¿Veías la novela antes?

Sí. Me llamaba mucho la atención el empleo que hacen del castellano antiguo. Creo que es uno de sus puntos fuertes. Los guionistas y el resto del equipo realizan un gran trabajo.

¿Ha sido el lenguaje que se habla en la ficción una dificultad para ti?

Un poco, porque está en desuso y no estamos acostumbrados. De hecho, la primera escena que grabé fue un discurso que pronunciaba ante los vecinos de Puente Viejo y al leerlo pensé: “¡Madre del amor hermoso!” . Me estrené a lo grande (risas).

image
Como el subsecretario García-Morales mantiene una guerra abierta con Carmelo, a quien da vida Raúl Peña
Pedro Valdezate

¿Contento con García-Morales?

Este tipo de personajes seudomalos son un bombón. Es un coronel condecorado, que llega con la idea de inundar el pueblo. Este terrible fin responde a un trasfondo personal.

¿Y lo conseguirá?

Hasta el último momento no vamos a saber si esto va a ocurrir o no, porque hay ciertos secretos que provocan que las fichas se muevan en una dirección u otra. Solo te puedo decir que el destino de Puente Viejo y sus vecinos está en mis manos.

¿Te gusta hacer de malvado?

Sí, hacer de malo está muy bien. Te oxigena bastante y te llena de nuevas energías, aunque, a veces, agota mucho. Además, te permite ser imaginativo y eso es algo que me encanta.

¿Cuál es la virtud del coronel?

Él se mueve por lo que considera correcto. Aunque le cuesta admitir sus errores. Eso sí, veremos una gran evolución en él.

¿Y la tuya como actor?

Creo que tengo bastante creatividad. Un amigo me dice: “Navar, a ti lo mejor es dejarte hacer lo que te dé la gana”.

image
Después de grabar una escena con Carlos Serrano, su aliado en El secreto…
Instagram

¿Te ves en política igual que él?

Me gusta, pero como ciudadano. Lo que es lamentable es la poca cultura política que tienen algunos mandatarios.

Llevas más de treinta años de carrera ¿Sigues teniendo nervios?

Sí, y creo que es imprescindible, si eso no aparece, preocúpate. Los años te hacen aprender a transformar esa sensación en energía para decir:“¡Vamos!”.

¿Y alguna manía?

No soy muy maniático, pero antes de subirme a un escenario o comenzar a grabar una escena, me hago un esquema mental de todo lo que tengo que hacer.

Entre teatro y televisión, tienes tiempo para el cine.

Este verano rodé la película Malasaña 32, de Albert Pintó y producida por Bambú. Echaba de menos hacer cine, por su ritmo más tranquilo.

¿Te quitan el sueño las críticas?

A mí no me quita el sueño ni el hambre (risas), pero sí que me afectan, aunque doy gracias a que últimamente las que recibo son buenas.

Además de actuar, te apasiona…

La música. Nací en Francia, pero con diez años me vine a Málaga, donde estudié piano, canto y danza. Mi buen oído viene de mi madre que siempre canta.

image
Trabaja en la obra musical Anastasia como Cover de Vlad.
Instagram

Así que llevas el arte en la sangre.

Mi hermano heredó de mi padre el don de la pintura, de hecho, él hizo Bellas Artes. Yo soy incapaz de dibujar un círculo.

¿Te cuesta conciliar tu vida personal con tu profesión?

Antes me costaba más, cuando mi hija era pequeña, ahora con 21 años no. Es más, se va fuera a estudiar; me abandona (risas).

¿Qué te queda por hacer?

Hay grandes papeles por interpretar, pero en particular hay un personaje de una obra de Jean Paul Sartre que se llama Kean que me encantaría hacer en teatro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo