Ángel de Miguel se deja la piel en ‘El secreto de Puente Viejo’: “Cambié la banca por la actuación”

Antes de trabajar durante once años en el sector financiero fue futbolista semiprofesional, un mundo que tuvo que abandonar tras sufrir una lesión lo que le hizo perder la ilusión por todo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Llegó a la telenovela hace un año y desde entonces su personaje, Hernando Doscasas, ha pasado por muchas vicisitudes. “Me encantaría cumplir bastantes etapas más”, afirma este joven actor natural de Vila-real (Castellón), que cuando entró en la exitosa ficción estaba a punto de irse a México para hacerse un hueco en el mercado de allí. Una puerta que no da por cerrada.

¿Cómo te quedaste cuando te ofrecieron este jugoso papel?
Resultó todo muy frenético. Acababa de dejar el piso de alquiler donde vivía, había vendido todos los muebles y ya tenía el visado para irme a México cuando me llamó mi representante para decirme que tenía una prueba. La hice pensando que era muy difícil que me eligieran porque hay muchos y muy buenos actores, pero al final aquí estoy.

¿Ibas a la aventura?
No, para poder desarrollar tu carrera allí necesitas una propuesta de empleo y alguien que te represente. Eso lo tenía.

¿Te marchabas porque en España no conseguías ningún proyecto?
Decidí mudarme a otro país para seguir creciendo y conocer otras formas de trabajar.

¿Sueñas con alcanzar el éxito que tiene Iván Sánchez?
Claro que sí, no me importaría. Pese a que no soy actor de vocación, me encanta lo que hago y que la gente disfrute con ello. Tengo adicción por esto.

¿Cómo llegaste a este mundo?
Llevaba trabajando en un banco once años y hace tres decidí dejarlo por la actuación. Esta profesión empecé a tantearla con 18, cuando tuve que retirarme del fútbol semiprofesional por una lesión. Había perdido la ilusión por todo y me apunté a un curso de teatro para luchar contra mi timidez. Los primeros días fueron muy duros, pero tras hacer mi primera obra de teatro me di cuenta de que esto era lo mío. Durante mucho tiempo lo he compaginado con las finanzas. 

¿Qué pasó por tu cabeza el día que  pisaste el plató de Puente Viejo?
Nervios, parecía que me habían quitado 20 años de encima [tiene 34]. Volví a ser el chico tímido y retraído de joven. Me preguntaba qué se esperaba de mí todo el tiempo.

¿Eres muy perfeccionista?
Sí y también me exijo mucho y tengo cierta inseguridad. Cuando te expones públicamente, quieres gustar a todo el mundo y necesitas de la aprobación de los demás. Es uno de mis defectos, pero así soy.

¿Qué cualidades tienes en común con Hernando Doscasas?
La lealtad, el sentido de protección y la honestidad. A los dos nos encanta luchar por el amor y somos personas reservadas.

Sin embargo, compartes muchos momentos de tu vida en las redes.
Me gusta y ya lo hacía antes de entrar en El secreto… Soy actor, pero también persona y eso es lo que intento demostrar. Si cuelgo fotos con mi chica es porque la quiero y estoy feliz con ella y no me importa que lo sepa la gente. Soy muy visceral y las emociones, tanto buenas como malas, las tengo que sacar.

¿Conocías a Yara Puebla [Camila] antes de empezar en la novela?
Sí, y además nos llevamos muy bien. Hemos trabajado y estudiado juntos.

¿Nos quedan secretos por descubrir de tu personaje?
Más bien quedan sorpresas respecto al pasado de Hernando. A  Los Manantiales llegará una persona, un distribuidor de productos cosméticos, que cambiará el rumbo de las cosas.

¿A qué dedicas tu tiempo libre?
Los dos últimos meses he estado recolocando todo lo que embalé para irme a México, pero cuando tengo un momento de tranquilidad me gusta ver películas en casa, escuchar música y hacer fotos, otra de mis pasiones.

Y montas en moto, ¿no?
Sí, era motero de joven pero le cogí miedo y ahora he vuelto. Me he comprado una para moverme por Madrid y hacer escapadas los fines de semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo