Así se grabó ‘Sin senos sí hay paraíso’

Carolina Gaitán ha recorrido cientos de kilómetros con Fabián Ríos y Catherine Siachoque para protagonizar esta historia rodada durante seis meses en Colombia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En abril de este año RTI Colombia y Telemundo se unían de nuevo para llevar a la pequeña pantalla la segunda parte de Sin senos no hay paraíso, versión para televisión de la novela Sin tetas no hay paraíso, protagonizada por Carmen Villalobos y Fabián Ríos en 2008.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aparición especial

La historia arranca con el trágico final de Cata (Villalobos), que muere víctima de su propio sueño: prosperar en la vida convirtiéndose en la amante de un narcotraficante al que seduce aumentándose el pecho.

“Fue una gran historia que me abrió las puertas a nivel internacional”, ha declarado Carmen Villalobos, que aparece en algunas escenas recordando el pasado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Destrozada con la noticia, a la madre (Catherine Siachoque) se le adelanta el parto y da a luz a una niña (Carolina Gaitán) a quien llama como la fallecida.

Desde ese momento su esposo (Ríos) y ella se convierten en padres sobreprotectores que harán lo posible por alejarla del mundo de mafiosos y narcotraficantes que acabó con su otra hija.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los dos actores sintieron algo más que emoción cuando les propusieron volver. “Me asusté porque ya lo dice el refrán, segundas partes… Pero en este caso, apuesto porque no será así. El vestuario, los guiones, el reparto… todo es realmente bueno”, aseguraba Cathy días antes del estreno en Estados Unidos, el 19 de julio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Carolina Gaitán, que se estrena en la novela como la nueva Cata que va a demostrar que sin senos sí se puede prosperar, encajó perfectamente con sus padres. “Hubo mucha complicidad y nos reímos mucho, sobre todo yo, que me pasaba todo el día gastándoles bromas y asustándolas. Parecía una más entre ellas, porque empezaban a hablar de cosas de mujeres y me limitaba a escuchar”, recuerda Fabián.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Delante de las cámaras, sin embargo, hubo pocas risas, al menos para Carolina: "Me costó interpretar a Catalina por todo el rencor que alberga hacia la Diabla por ser la culpable de las desgracias de su familia".

Lee el texto completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo han cambiado

Fabián y Cathy se reencontraron ocho años después. Reconocen que han madurado y que ya no les importa aparecer sin maquillaje o desaliñados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La hora del retoque

Urrego observa con atención cómo una compañera repasa el maquillaje de Julián Beltrán, que da vida al sicario Pipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más que compañeros

“Somos muy amigos, nos conocemos bien porque hemos coincidido en tres novelas”, dice Juan Pablo Urrego de Carolina Gaitán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toca ensayar

Marilyn Patiño y Juan Pablo Llano, Majida Issa y Johana Fajul, esta con Juan Pablo Urrego… Antes de grabar, los actores repasaban el guión y comentaban los pasos a seguir con Diego Mejía, el director, que no dudaba en dejar la cámara para indicar con gestos cómo veía la escena. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Urrego se divirtió como un niño: “Disfruto con los tiroteos, y las persecuciones. Me gusta correr y saltar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buen ambiente y visita sorpresa

Aunque las grabaciones fueron largas e intensas, el ánimo nunca decayó. “Nos llevamos todos muy bien, formamos un gran equipo”, ha dicho Fabián. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por los estudios pasaron Miguel Varoni a ver a su mujer, Cathy, y Gustavo Bolívar, el autor de la historia, que charló con los actores, entre ellos, su sobrino Francisco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gustavo Bolívar, el autor: “Me rechazan los proyectos que no tienen violencia”

En 2005 publicó ‘Sin tetas no hay paraíso¸, novela que revolucionó el panorama editorial y se convirtió en éxito internacional gracias a sus versiones para televisión.

Hoy Gustavo Bolívar saborea de nuevo el triunfo con la segunda parte, Sin senos sí hay paraíso.

¿Por qué continuar la historia?
En la primera parte la protagonista muere, en esta quería mostrar a una Cata consciente de los errores que cometió su hermana y que está dispuesta a vencer las amenazas de su entorno que siguen provocando los carteles de la droga. Reflejo a una generación distinta de jóvenes. La primera entrega marcó a los adolescentes que la leyeron…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Que fueron muchísimos…
Antes de publicar el libro, la editorial no sabía si sacar quinientos o mil ejemplares. Vendimos un millón en todo el mundo. Se leía en los colegios y provocaba un diálogo entre los jóvenes. Recibí cientos de correos electrónicos de chicas de México, España, Colombia… diciendo que ya no iban a operarse el pecho.

Hay quien considera que haces apología del narcotráfico.
Algunos lo piensan de los que novelamos sobre el tema, pero no he visto una serie ni mía ni de mis colegas donde el narco se salga con la suya, evada la justicia divina o humana, no sea extraditado…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Alguno de tus proyectos ha sido rechazado por las cadenas?
Claro, antes de aceptar uno ya me han censurado tres. Y curiosamente son los que no tienen violencia. He escrito más de cincuenta historias, pero quieren encasillarme en esto. De ahí mi afán en sacar adelante El último príncipe azul, la telenovela de corte clásico que tengo entre manos.

No es de extrañar que quieran tus narconovelas, las conviertes en éxito, como El capo.
Esa historia me ha marcado porque encontré un personaje con el que cantarle las cuarenta a la clase política: Jaramillo. En una escena le dice al ministro: “Usted me robó el dinero para educación. ¿Quién es el culpable de que yo sea narcotraficante?”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela