La llamada; ‘Mi hija‘

Resat secuestra a Öykü, Candan y Sevgi y anuncia a Demir que si quiere volver a verlas debe pagar una gran suma de dinero como compensación por el negocio que le ha hecho perder.

mi hija

QUÉ HA PASADO

• Öykü anima a Ugur a no rendirse con Sevgi.

• Demir vigila a Ahmet.


Mientras descarga la mercancía ilegal, Ahmet recibe un aviso de Arif de que la policía está un camino y debe salir de allí. Cemal, Demir y Ugur lo persiguen y el delincuente clama venganza. “Ve a por algún ser querido de Demir”, indica a uno de sus hombres. Acto seguido, telefonea a su rival: “Déjame y mejor cuida a los tuyos. Podría pasarles algo si no te das prisa”. De inmediato, Gokturk pide a sus amigos que den la vuelta y vayan a casa.

Una vez allí, se encuentran todo revuelto y ni rastro de Candan, Sevgi y Öykü. Para ese entonces, las tres permanecen encerradas en una pequeña habitación. La profesora acaba sufriendo un ataque de ansiedad y Öykü, tratando de calmarla, le dice que lo más seguro es que Demir y Ugur ya estén investigando: “Incluso habrán llamado a la policía y tu padre estará en camino. Vamos a salir de aquí”.

Cemal, el mejor consejero para Gokturk

Al ver que pasan las horas y no hay noticias de Candan, Sevgi y Öykü, Demir se inquieta y quiere salir a buscarlas, pero Cemal lo detiene. “Debemos esperar a que nos llamen, es obvio que nos van a pedir algo a cambio. Sé que no van a hacerles daño hasta que consigan lo que quieren”, afirma.

A la mañana siguiente, Resat, el jefe de Ahmet, llega a la casa donde están retenidas las mujeres. Öykü, lejos de asustarse, le planta cara asegurando que su padre vendrá a buscarlas y acabará con él. “Tiene una deuda conmigo y ha llegado la hora de que pague”, responde el delincuente.

mi hija

Poco después, se pone en contacto con el propio Demir y este lo amenaza de muerte. “Cálmate o tendré que colgar. Cometiste un grave error y tendrás que cubrir los daños que ocasionaste anoche. Me hiciste perder mucho dinero así que tendrás que pagarme hasta la última lira si quieres volver a ver a tu hija y a las otras dos mujeres. Las liberaré cuando pagues. Volveré a llamar mañana y te diré dónde nos veremos”, le anuncia Resat.

Además, le prohíbe avisar a la policía. Gokturk, que está acompañado por Cemal y Ugur, hace un gran esfuerzo por controlar sus nervios y dice que conseguirá el dinero, pero con la condición de hablar con su hija. “Estoy bien, tranquilo. No me han hecho nada”, declara Öykü.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Mi hija