'Tierra Amarga': el resumen de los capítulos de esta semana en Antena 3

Qué ha pasado en 'Tierra Amarga': Demir sopesó dejar todo su dinero a Leyla para que Yilmas no se llevará ni una sola lira si algún día descubría que Adnan es su hijo.

demir sopesó dejar todo su dinero a leyla para que yilmas no se llevará ni una sola lira si algún día descubría que adnan es su hijo

    Behice continuó tratando de arrebatarle a Hünkar todo el poder que ha acumulado en Çukurova hasta la fecha. La recién llegada intentó hacerse con el control de la asociación de mujeres de la ciudad ganando las elecciones a la presidencia. Por supuesto, la señora Yaman planeó hacer todo lo posible para evitarlo y se excusó diciendo que alguien que no nació en la ciudad no estaba capacitada para ostentar un puesto de semejante calibre.

    Lo que la señora Yaman desconocía, es que su contrincante tenía un as bajo la manga que podría hacerle mucho daño. Gracias a Müjgan, supo que Adnan es hijo de Yilmaz y piensa guardar semejante información hasta que pueda usarla en su propio beneficio. Eso si, Behice no dudó en insinuarle a Hünkar que conoce algún que otro secreto que podría perjudicarle. “Todos mentimos en esta vida, algunos más que otros, querida”, le comentó.

    Saniye acogió a Üzüm en su casa

    Por otro lado, Saniye se presentó nuevamente en los lodazales para dar algo de comida y ropa a sus habitantes. Allí se encontró con Üzüm. La pequeña le contó que Zelis, su madre, no estaba muy bien de salud. Cuando Saniye llegó a su choza, se percató de que la enferma estaba realmente mal. No dejaba de sangrar por la boca al toser y tenía una fiebre muy alta.

    Desesperada por salvarle la vida, llamó a Gaffur para que la llevase al hospital de una vez. Este, horas más tarde, regresó al rancho Yaman y le contó a su esposa que Zelis moriría sin remedio: “Los doctores dijeron que no hay nada que hacer”. La niña estaba a un paso de quedarse huérfana.

    Por otro lado, Demir vendió sus propiedades de Estambul para conseguir liquidez económica y se sorprendió al saber que fue Yilmaz quien las compró. En un ataque de ira cogió su coche y conducía rápidamente cuando, debido a un despiste, estuvo a punto de caer por un acantilado. El hombre aguantó horas en su automóvil, en el filo de la pendiente. Creía que moriría, pero, por fortuna, algunos de sus trabajadores aparecieron y le salvaron la vida.

    Este impactante hecho le hizo pensar en las palabras de Hünkar, quien le aconsejó poner toda la fortuna familiar a nombre de Leyla. “Mi madre tiene razón. Si cuando muera, Züleyha le dice a Yilmaz que Andan es su hijo, parte de mi fortuna pasará a sus manos a través de él”, pensó.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Tierra amarga