‘Pesadilla en la cocina’: Chicote al rescate, esta vez de ‘La Casuca’

En esta ocasión, Alberto Chicote dirige sus pasos y su paciencia hasta ‘La Casuca’, un restaurante de Móstoles que hace varias décadas fue uno de los mejores locales del municipio pero que hoy, en manos de la hija del dueño y su marido, ha perdido a la mayor parte de su clientela. 

Alberto Chicote se enfrenta a La Casuca, un restaurante en manos de una pareja en el que el poco respeto hacia los clientes, una comida de baja calidad y la apatía están haciendo que se hunda. El chef recibirá el encargo de encarrilar el negocio, tarea nada sencilla a tenor del poco entusiasmo que encuentra entre todos los miembros del equipo del restaurante.

Unos medallones de carne que saben a pescado, un trozo de plástico en la comida, un steak tartar de aspecto horrible… Estos son algunos de los ejemplos a los que se han enfrentado los clientes de La Casuca. Cualquier comensal decidido a quejarse recibe una brusca contestación. Esta actitud, la apatía en el servicio y una comida de cada vez peor calidad están llevando al borde de la desesperación al dueño del restaurante.

Las deudas a proveedores tampoco ayudan a mejorar una situación en la que el matrimonio muestra una total falta de profesionalidad, de ganas y de cariño por el restaurante. Alberto Chicote tendrá que armarse de paciencia para intentar encauzar un negocio cargado de gritos, malas vibraciones y falta de interés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo