Mark Hamill cambia el sable láser por la espada en 'Knightfall'

Martes 26 de marzo, en HBO - La segunda temporada de la serie de History Channel llega a la plataforma de streaming con el actor que dio vida a Luke Skywalker al frente.

Mark Hamill y Tom Cullen en una escena de la temporada 2 de 'Knightfall'
Productora

Si hay algún episodio de la Historia que ha supuesto un misterio a desentrañar en el universo cinematográfico ha sido la guerra por el Santo Grial y la labor de los templarios. Es precisamente este interés el que debió de movilizar al actor Jeremy Renner (En tierra hostil, Vengadores) para situarse como productor ejecutivo de la serie que estrenó History Channel en 2017.

Knightfall estrena ahora su segunda temporada, disponible en HBO a partir del martes 26 de marzo, apenas 24 horas más tarde que su estreno en el canal original y con una novedad en su reparto que llama la atención. El popular actor de la saga Star Wars, Mark Hamill, se une a la producción.



La serie cuenta la historia de los Caballeros Templarios, una hermandad de guerreros de las Cruzadas (siglo XIV), que dedicaron su vida a cuidar del Santo Grial. Tras la caída de la ciudad de Acre perdieron la Tierra Santa y su preciada reliquia. Años más tarde, en 1306 los caballeros supervivientes están en París, donde la misteriosa muerte del maestro de su templo deja una pista sobre el paradero del Santo Grial, lo que provocará que comiencen una misión con el fin de recuperarlo. Y para ello, el valiente líder templario Sir Landry, interpretado por Tom Cullen (Downton Abbey, Black Mirror), se pondrá al frente de la misma.

En esta segunda tanda de ocho episodios, veremos en HBO la intervención del maestro Talus (Hamill), un caballero templario endurecido en la batalla con un oscuro pasado que debe soportar. Tras diez años prisionero en Tierra Santa, ahora se encarga de la formación de los nuevos reclutas de la orden de la icónica cruz roja. Su papel puede ser determinante en los nuevos episodios, no solo en la guerra pendiente entre los Caballeros Templarios y el Rey Felipe de Francia (Ed Stoppard), sino también en la redención del propio Landry, pues tendrá un conflicto moral con él.

Mark Hamill en una escena de la segunda temporada de 'Knightfall'
Productora

Tal y como relata la propia Historia, la serie terminará con la persecución y muerte en la hoguera de los templarios el viernes 13 de 1307, orquestada por Felipe IV de Francia. Tan trascendente llegó a ser la labor de los templarios que esta fecha quedó marcada con el estigma de la mala suerte.

En el reparto repiten Ed Stoppard (The Crown), Pádraic Delaney (Los Tudor), Simon Merrells (Spartacus), Julian Ovenden (Downton Abbey) y Jim Carter (Downton Abbey). A ellos se unen Genevieve Gaunt (The Royals) y Tom Forbes (The Bastard Executioner).

Una serie con polémica

En el contexto de su estreno (diciembre de 2017), Knightfall arrastró consigo una polémica, quizá inesperada para sus creadores. Cuando iniciaron este proyecto ya adoptaron la decisión de seguir la línea del éxito marcada por su precedente en Canal Historia, Vikingos, salvo que en esta ocasión no tendrían las leyendas como amparo. Retando a la base que sostiene la cadena idearon una serie en que el espectáculo vence a la calidad de los diálogos y el rigor histórico. A partir de ahí, surgen las críticas.

Si bien la serie se había grabado el año anterior (2016), la fecha de su emisión coincidió en el tiempo con uno de los períodos más complejos de la coyuntura política reciente en España. Apenas dos meses antes (1 de octubre de 2017) se realizó la convocatoria de referéndum de independencia de Cataluña acompañado de diversos problemas.

Y la casualidad vino dada por una de las varias licencias históricas que se toma la serie. En ella, el rey Felipe de Francia, al ser testigo del empobrecimiento de la Corona, trata de recuperar influencia internacional con el matrimonio de su primogénita, Isabel, con algún gran príncipe europeo. Aunque intentan que la joven acepte una oferta de la Casa Real de Inglaterra, ella prefiere contraer matrimonio con un príncipe con el que lleva meses carteándose: el príncipe Lluís, el sucesor de lo que llaman en la versión original (y aquí viene el conflicto) 'el Reino de Cataluña'.

Con la efervescencia de la corriente independentista, esta terminología, no acorde con la denominación del territorio en Historia, identificado como Corona de Aragón, generó un debate inesperado alejado del argumento principal de la producción de History Channel.

A raíz de esta circunstancia, tanto HBO como Netflix (ambas ofrecen Knightfall en su catálogo) modificaron el doblaje, quedando finalmente la procedencia del mencionado Lluís como príncipe de la Corona de Aragón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo