La psicóloga de ‘Mejor llama a Pilar’: “Las redes sociales fomentan la idea de que la infidelidad es una solución”

Pila Cebrián nos explica en qué consiste esta nueva terapia de pareja televisada: “Pese a las cámaras, los participantes se han expresado mucho más que en mi consulta”.

La psicóloga Pilar Cebrián lleva diez años solucionando problemas de pareja en su consulta. Ella misma se ‘vendió’ a varias televisiones para explicar su método y Cuatro ha apostado por ella para ser la coach de Mejor llama a Pilar, que se estrena esta noche a las 22.30.

¿En qué consiste esta terapia televisada?
Primero seleccionamos parejas muy destruidas pero dispuestas a arreglar su situación porque en el fondo se quieren muchísimo; no queríamos gente que solo que quisiera salir en la tele. A diferencia de en las consultas que siempre he hecho, aquí vivo el conflicto in situ, lo que para mí ha sido una experiencia alucinante a nivel personal y profesional. En secreto siempre me decían que esto era la ultima oportunidad, que no podían más, y todos viven una evolución increíble. Mi función es darles herramientas para afrontar los problemas, y ellos deben ‘entrenar’ cada día. Y siguen en contacto conmigo para que se sientan seguros, la terapia no solo se queda en esos días de grabación. El resultado es muy bonito, nos vamos a ver representados todos porque todos tenemos problemas con nuestras parejas.

¿Qué caso te ha impresionado más?
Todos y te lo digo de verdad. No puedo elegir. Esa pregunta me la ha hecho mi marido y mis padres y no sé contestar. No sabía cuál seleccionar para enseñar a mi familia. Todos tienen puntos intensos, me he roto en todos, me emociono...

¿Las cámaras influyen en las parejas? ¿No hacen que se cohíban a la hora de contar algo tan personal?
Pensaba que podría distorsionar los relatos, que las parejas no llegaran a expresarse… Pero lo que pasa es tan intenso que al final nadie está atento a que haya una cámara. De hecho se han expresado mucho más que en las consultas, ha sido muy extremo. Estaban tan rotos y tan motivados que les daba todo igual. Es muy duro que se rompa una pareja en la que has creído.

¿Y qué situaciones son las que te emocionan?
Por ejemplo el caso de una mujer que sufrió un ictus y a partir de eso no podía tener hijos. A mí la maternidad me ha hecho crecer mucho y ella se rompió y me emocionó. Lloré como madre.

¿Cómo llegaste a la televisión y a este proyecto?
Soy una persona muy activa, siempre estoy maquinando. Esa variable de mi personalidad hace que cada cierto tiempo quiera algo más. Había hecho alguna cosa de tele y no se me da mal comunicarme. Envié varias cartas presentándome a gente de tele por si sonaba la flauta. Yo laboralmente estoy muy contenta, tengo una consulta de psicología y una agencia matrimonial: ayudo a parejas y también las formo entre gente soltera o divorciada. Me llamaron al casting, me pusieron una prueba difícil y me encantó. Me sentí muy cómoda desde el principio, confié mucho en este proyecto.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la televisión?
Me llamaron de Aragón TV para el programa Sin ir más lejos y alguna vez en TVE. Pequeñas colaboraciones para hablar de algún tema relacionado con la psicología.

¿Qué te atrae de la televisión?
La comunicación. Domino la psicología y confío en ella. Creo que todo el mundo debería tener acceso directo a estas herramientas. Poderlo llevar a todo el mundo es favorable. Pongo mucha pasión en lo que hago.

¿Y cómo empezaste en la psicología?
Es vocacional. Vi El club de los poetas muertos y leí El Señor de las Moscas y me convencieron para estudiar periodismo o psicología. Quería hacer la carrera en Zaragoza, pero mis padres me trajeron a Madrid.

¿Y eras seguidora de los programas de coaching de Cuatro?
Sí, he visto todos. Mi trabajo es muy intenso, estoy expuesta a dramas diariamente en la consulta. Este tipo de programas me dan una perspectiva que me ayuda y entretiene. Me gustó Supernanny cuando mi hijo era bebé. Ajuste de cuentas, El encantador de perros, Hermano mayor… soy muy seguidora. Pero veo de todo, también mucho cine, que mi marido es cinéfilo de los 80. Me gusta la tele.

¿Por qué en España no tenemos la costumbre de acudir a terapia de pareja?
Mi consulta afortunadamente está hasta arriba de gente. Antes de nada debes hacer un introspección y darte cuenta de que tienes un problema. No acuden a terapia porque creen que se van a arreglar solos, o que la infidelidad es una solución, algo que las redes sociales están fomentando mucho. Eso te aleja de la conciencia del problema. Las terapias son muy exitosas cuando los pacientes ya llegan con un análisis de la problemática y tú solo tienes que darles unas herramientas para que funcionen. El 80 por ciento de mis pacientes vienen cuando el problema ya se ha hecho muy gordo, como cuando tienes una herida o una mancha y primero pruebas los remedios de la abuela antes de acudir al médico. Es mentira que los problemas psicológicos se superen con motivación y fuerza de voluntad. Igual que cuando se te parte una pierna, cuando se te parte algo a nivel emocional también hay que trabajarlo con un profesional. Uno no se opera a sí mismo a corazón abierto. Si tienes un problema, acude a un profesional que te ayude.

¿Has pensado que este programa puede dar un impulso a tu consulta?
Pienso poco en ese sentido. Funciono al día. Mi tío me decía de pequeña que no era consciente del peligro porque hacía las cosas sin pensar. Esto lo hago siempre en mi vida, no pienso las cosas, me muevo por impulsos, De hecho llevo un tatuaje que dice “Si tiene que pasar...”. ¿Cómo me va afectar? Pues que me quede como estoy. Esto es la guinda del pastel, un añadido alucinante pero que no lo necesito en mi vida, en el buen sentido.

¿Mantienes contacto con las parejas que han participado en el programa?
Tengo el whatsapp de todos los participantes del programa y me piden consejos cuando se han perdido un poco, pero nadie lo achaca a que la terapia no sea la correcta. Si comes adelgazas, si vas al gimnasio estás más fuerte y si vas a terapia, te curas. Los pacientes me mandan fotos de sus bebes si han tenido, me cuentan lo bien que les va… Esa gratitud es alucinante, no te lo puedes ni imaginar.

¿Eres capaz de desconectar cuando sales de la consulta o te llevas el trabajo a casa?
La noche anterior de mi primer paciente no pude dormir por esa misma duda. Mi marido me recogía en la consulta y solo le contestaba en monosílabos. No era capaz de hablar. Después de diez años, cuando cierro la puerta desaparece la terapeuta y vuelvo a ser Pilar. Y es más, con mis amigas mis consejos siempre son malos (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV