Javier Cárdenas vuelve en ‘Hora punta’: “Wyoming, Motos y Sobera tienen más presupuesto que yo”

El presentador nos avanza cómo es su nuevo programa en la franja más competida, en que intentará trasladar su éxito en las ondas con el mismo equipo de colaboradores y también con más tacto: “Si dijera en la tele el 5% de lo que manifiesto en la radio sería el tío más polémico de Europa”.

Sentado en la silla de nuevo programa, Javier Cárdenas responde a nuestras preguntas de forma enérgica. Habla de Hora punta con la misma pasión que de Levántate y Cárdenas, su show radiofónico convertido en éxito desde hace diez años. De hecho, el equipo de colaboradores de la radio –Alejandra Castelló, Tony Martínez, Alberto Peñarroya y Albert Lesán– es el mismo que compartirá con él media hora de programa de televisión tras el telediario de la noche. Cárdenas tendrá que competir por hacerse un hueco dentro de una franja horaria muy reñida con El Gran Wyoming, Pablo Motos y Carlos Sobera consolidados con sus respectivos programas. “Cuando se vaya a la cama, queremos que el espectador haya aprendido algo más y queremos hacerlo despertándole una sonrisa. Con Hora Punta vamos a desconectar de la realidad un ratito con contenidos atemporales”, explica.

¿Cómo es el trabajo en equipo para poner en marcha Hora punta?
Trato que se involucre todo el mundo. Tengo una idea clara del programa pero se debe enriquecer con todas las ideas del equipo. Hacemos un guión base donde volcamos todo y, a partir de ahí, vamos seleccionando lo que más nos gusta hasta lograr la lista final de temas que desarrollaremos.

¿Predominará algún tipo de contenido sobre otros?
Sobre todo lo que quiero, y así lo comuniqué en su momento a los responsables de TVE, es hacer algo parecido a lo que hago en la radio con Levántate y Cárdenas. Quiero que el programa tenga mucho ritmo y hablaremos de una gran variedad de temas. Para empezar conectaremos con una mujer que realizará una inmersión con un gran tiburón blanco, el cirujano Jorge Planas nos hablará de los famosos que se han destrozado la cara… Cuando el espectador vea una imagen impactante, se encontrará con la siguiente todavía más impactante.

¿Jorge Planas tendrá sección fija con tu equipo?
Sí, vendrá de forma habitual, pero por el plató pasarán más médicos. También tendremos a una catedrática de Historia y Religiones Antiguas que explicarán sucesos curiosos de la antigüedad, vendrán policías que explicarán los atracos más ridículos que se han producido en España, contaremos con psicólogos, sociólogos, nutricionistas…

¿Tienes guardado algún as en la manga para competir con El Intermedio, El Hormiguero y First Dates?
Mi fuerza está en la audiencia que me escucha cada día en la radio. El público de la radio es fiel y te sigue. Pero hay que ofrecerle algo más. Que lo que escuchan en la radio, luego lo vean en la tele y se queden flipando.

¿Qué opinión te merecen el Gran Wyoming, Pablo Motos y Carlos Sobera?
Son profesionales que gozan de gran audiencia y me merecen mucho respeto. También es cierto que para realizar sus programas tienen un presupuesto superior al mío. Luego entre los tres tengo mis favoritos. Le tengo mucho aprecio a Carlos Sobera. Empezó conmigo en la radio y es un gran profesional y un buen amigo. Tiene mucha capacidad de trabajo y es capaz de pasar de un concurso como Atrapa un millón a First Dates de forma natural y siempre creíble.

Dime tres palabras que te definan como presentador.
No veo diferencias entre el Cárdenas locutor de radio y el Cárdenas presentador en televisión. Cuando dirigía el programa El octavo mandamiento en Localia, parecido al que será Hora punta, tenía una estructura casi igual al programa de la radio. Con esto quiero decir que tengo una personalidad definida con independencia del medio en el que trabaje. Trato de ser un tío fresco, voy sin guión, espontáneo, me gusta darle ritmo a mis programas, que pasen muchas cosas.

¿Dónde te sientes más cómodo, frente a una cámara o ante un micro?
Ahora con un micro, no te voy a engañar. Son ya cuatro horas diarias durante diez años y lógicamente ganas en experiencia y confianza. Además, en la radio puedes expresar ideas que no van a tener la misma trascendencia que en televisión. Si dijera en la tele el cinco por ciento de lo que manifiesto en la radio, sería el tío más polémico de Europa.

Hablando de polémicas, has vivido una importante en twitter con tus opiniones sobre Hitler.
Esto quiero dejarlo claro. En mi programa demostramos que manipularon esas declaraciones. En otra cadena de radio cogieron mis declaraciones, las trocearon y luego las difundieron de tal manera que parece que digo algo que no se corresponde con la realidad. Y muchos se han quedado con esas declaraciones manipuladas y me lían un follón por internet.

¿Qué les dirías a todos los que te critican por ello en twitter?
Que se informen primero y esto no lo digo de forma despectiva. Si yo fuera usuario de twitter me enfadaría con quienes me han engañado. He sufrido dos incendios en un mes y los dos han salido de la misma cadena de radio. Hablamos de una cadena que en cuatro años ha cambiado de presentador tres veces. Levántate y Cárdenas, gracias a su audiencia, genera mucho dinero por ingresos publicitarios y eso algunos no lo toleran.

Se te recuerda mucho por tu faceta de entrevistador de frikis. ¿Qué tipo de humor veremos en tu programa?
De entrada, esto del humor es relativo. He visto programas, supuestamente de humor, que no me han hecho ninguna gracia. Hora punta es un programa de curiosidades, de dejar al espectador con la boca abierta y de explicar sucesos de forma desenfadada y entretenida. Por supuesto que habrá cámaras ocultas que provocarán situaciones de humor, pero también disfrutaremos momentos emotivos y por eso nadie ha dicho que sea un programa para llorar.

¿Qué tipo de humor no soportas y no veremos jamás en tu programa?
El escatológico. Las gracias de caca, culo, pedo, pis no me gustan nada. Ya sé que mucha gente me recuerda por las entrevistas a Carlos Jesús y a Paco Porras, ese tipo de humor absurso es el que me gusta.

¿Y los veremos desfilar por tu programa?
No. Aquí no entra el humor friki. Con ese tipo de personajes ya puse punto final un año antes de que acabara mi participación en Crónicas Marcianas. Llevaba muchos años haciendo ese tipo de entrevistas y me aburría. Luego pasé a la radio y decidí realizar otra cosa completamente distinta. Y estoy seguro que dentro de cinto años, el programa no tendrá nada que ver con el que hago ahora. No soporto caer en la monotonía.

¿Y tú cómo has cambiado como profesional en estos últimos diez años?
No lo sé, tendrías que preguntárselo a la gente de mi equipo. Quizá me he vuelto más serio, voy con cuidado a la hora de realizar determinadas declaraciones. Soy consciente de que mis declaraciones tienen más repercusión que antes. Incluso me callo opiniones para no incendiar nada. Soy metódico en el trabajo. Entiendo que mi profesión es divertida siempre y cuando se hagan los deberes. Quiero decir que los temas hay que trabajarlos mucho y bien para que el oyente y el espectador sigan con nosotros.

¿Tienes algún otro proyecto entre manos?
Sí. Trabajo en un documental sobre los encuentros cercanos a la muerte. Este tema me apasiona. Se trata de explicar, de forma aséptica, la experiencia que supone estar con personas que han vivido la muerte clínica y han vuelto a la vida. Entrevistamos a médicos que creen en este tipo de expeciencias y otros que afirman que todo es producto de la imaginación. Este proyecto es muy diferente a todo, así no me aburro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV