Carlos Latre: "Soy un tipo alegre, pero no excesivamente payaso"

El humorista hace balance de su experiencia en 'The World's Best', el concurso de los concursos de la tele americana. Hablamos con Carlos Latre de sus nuevos proyectos y de la faceta más personal de uno de nuestros mejores cómicos.

Carlos Latre- "Tu cara me suena" Photocall - FestVal Day 4
NurPhotoGetty Images

Lleva 20 años en la tele. Le hemos visto en la pasada edición de Tu cara me suena y ahora con Pablo Motos en El Hormiguero. Además acaba de cruzar el charco para trabajar en la CBS americana en The World's Best, convirtiéndose en el primer cómico español que firma por una de las grandes majors estadounidenses.

¿Cómo surgió el proyecto de grabar diez programas para el primer talent mundial? No me lo creía. Que te llamen de la CBS para ofrecerte trabajo es como que te fiche el Madrid o el Barça. Me dicen que quieren contar conmigo en el concurso de los concursos que se llama The World´s Best, que presenta James Corden y en el que están Drew Barrymore, RuPaul y Faith Hill. Querían formar un jurado de gente muy conocida en todo el mundo y habían pensado en mí como representante de España, como cómico, imitador y con una amplia carrera en televisión, como productor de teatro… ¡Un sueño convertido en realidad! Y vaya sorpresón cuando, en el primer programa, que se emitió al acabar la Super Bowl, nos vieron 26 millones de telespectadores.

Carlos Latre- James Corden

¿Es la primera vez que un cómico español ficha por una cadena americana?
Sí, así es. Es mi proyecto más abrumador, pero creo que ha sido una buena experiencia.

¿A quién imitas en The World´s Best?
El representante por antonomasia de España es Julio Iglesias. He tenido la posibilidad de compartir escenario con gente de Filipinas, Canadá, Japón, Alemania, Sudáfrica…y todo el mundo conoce a Julio Iglesias. También he imitado a Rafa Nadal, a Shakira, a gente del fútbol como Messi, Ronaldo, Mourinho, Sergio Ramos… Y, por supuesto, todo en inglés.

Debes de tener un excelente nivel de inglés…
Tengo un nivel normal, en el que puedo defenderme, pero al ser un programa grabado he tenido tiempo para prepararlo bien. Me defiendo bien en inglés, pero noto menos agilidad que si hablo en español. Pero soy un tío valiente y me dije a mí mismo: “p´adelante, como los de Alicante” (risas).

¿Cómo es hacer tele al otro lado del charco?
Tienen muchísimos medios. Es como estar en una gala de la MTV, pero en cada programa. Pero he notado que antes había muchísima diferencia entre España y Estados Unidos y hoy en día, no tanta. Tu cara me suena, El Hormiguero, Masterchef… los grandes formatos que se hacen en España no tienen nada que envidiar a los de allí. Pasa lo mismo con las series que se hacen aquí: La casa de papel ha ganado un EMI, Vis a vis se ha hecho internacional, la serie Merlí, de TV3, es un éxito absoluto en Argentina… La gran diferencia es la mentalidad: en América tienen una mentalidad ganadora, de show bussiness, de entertainment; tienen el entretenimiento metido en la cabeza desde el principio hasta el fin.

¿Te gustaría seguir compaginando tus trabajos en España con trabajos en Estados Unidos?
Por supuesto. Yo, como humorista, veo que América tienes muchas puertas por abrir. Ahora estoy preparando un nuevo espectáculo teatral, más internacional, con muchos personajes y me gustaría presentarlo en España y también en Estados Unidos y en América Latina. Pero siguiendo en España, porque es mi país y aquí me siento a gusto y muy querido.

¿Cómo compatibilizaste este trabajo con el de jurado en Tu cara me suena y como colaborador en El Hormiguero?
Tuve la gran suerte de que Atresmedia, Jorge Salvador y Pablo Motos, todos, me dijeron que era una oportunidad única, que debía vivir ese sueño y que disfrutara al máximo. Y me esperaban a mi regreso con los brazos abiertos. Me he sentido muy arropado y muy querido y estoy muy agradecido a Gestmusic y a 7 y Acción, las productoras de los programas.

En la noche del viernes al sábado tienes tu propio programa radiofónico titulado Surtido de ibéricos. ¿Hay guerra de egos con Leo Harlem, El Monaguillo, Goyo Jiménez o Miguel Lago?
Nos admiramos y nos queremos muchísimo. Tenemos estilos muy diferentes y eso hace que tengamos unas disciplinas humorísticas distintas. Pero aunque hiciésemos lo mismo, hay gente con la que me llevo de maravilla como Raúl Pérez, Dani Mateo, Flo es como mi hermano…Hacemos un poco como los cocineros, que cada cual tiene su restaurante pero se apoyan muchísimo.

Carlos Latre - Surtido de Ibéricos

Ahora que hablas de Dani Mateo, recuerdo la polémica que se creó cuando se limpió con la bandera española. ¿Dónde están los límites del humor?
El límite del humor está en el espectador, en la percepción del humor y en lo que te hace sentir mal. Se nota que la sociedad está más crispada y últimamente, esa piel se ha hecho más fina. Se ha perdido la confianza en la buena fe que se le presuponía el humor.

En teatro triunfas desde hace tiempo presentando la gira de Yo fui a EGB. ¿Eres un hombre nostálgico?
Mucho. Cuando escucho alguna de las canciones de este espectáculo, me acuerdo de cuando era pequeño y estaba en mi habitación escuchando música o de cuando estaba en el porche de mi casa de verano, oyendo Bajo la luz de la luna de Los Rebeldes, viendo Súper Cine Exin o Barrio Sésamo. Es una gozada hacer la gira.

Carlos Latre- 'Yo fui a EGB' 2nd Tour Presentation In Madrid'Yo fui a EGB' 2nd Tour Presentation In Madrid
Europa Press EntertainmentGetty Images

¿Ya estás trabajando en el espectáculo del que hablabas?
Sí. Después de tres años con Yo fui a EGB, ya estamos trabajando en el próximo show, más grande, más espectacular y con visos de internacionalidad. Todavía no hay nada definitivo pero seguramente habrá mucha parte musical, con banda en directo, bailarines y hasta coristas. Y también será un antes y un después en el aspecto tecnológico. Yo soy muy maquinitas y pretendo humanizar la tecnología al servicio del humor.

Has puesto voz a una bicicleta en la película Bikes, que se estrena el 18 de abril…
Es la primera coproducción oficial entre España y China y un filme animado en defensa de la bicicleta, del deporte y de la sostenibilidad. Ha sido muy bonito este proyecto porque la idea parte de un director de Castellón, mi tierra, que me propuso participar y me pareció una idea genial por el mensaje que lanza a los niños. Y al final he hecho dos o tres personajes diferentes, no sólo uno.

Eres una persona multidisciplinar. Tocas un poco de todo.
Sí. Siempre intentando hacerlo bien y con la máxima ilusión.

¿Cómo ha cambiado ese Carlos Latre que imitaba a personajes de la farándula en Crónicas marcianas?
Ha cambiado la experiencia, la paciencia… pero sigo igual de ilusionado, de apasionado por lo que hago. Veinte años después, tengo la sensación de que estoy empezando en esto.

Tienes cara de buen chico, pero de pequeño eras un trasto
Sigo siendo un niño grande, pero ya no soy tan trasto. Hace un tiempo, hablando con un psicólogo descubrí que me había hecho humorista para contrarrestar las broncas que me caían, para resultar más simpático. Cuando empecé a hacer cachondeo, vi que aquellas broncas se tornaban en risas. Y pensé: “Esto es un filón”.

Y ahora te gustaría montar una escuela para enseñar la técnica de imitación…
Sería algo parecido a una escuela de interpretación. Cuando llegué a Crónicas marcianas, el humor era para mí un hobby, pero de ahí hice una profesión. A través de la radio lo perfecciono, pero luego hago técnicas interpretativas, hago un Shakespeare en Londres, hago ballet, baile en Nueva York… y todo para formarme corporalmente, interpretativamente, musicalmente con canto, con lírico… Al final te das cuenta que las técnicas que se utilizan en una escuela de imitación y en otra de interpretación son muy parecidas. El fin es copiar a una persona, pero en mi caso, esa persona es conocida.

¿Tú eres un hombre gracioso en tu vida cotidiana?
Soy un tipo alegre, pero no excesivamente payaso. Lo que me preocupa es que los que están a mi alrededor estén a gusto, estén felices. Soy más cicerone.

¿Te molesta que se te acerque la gente pidiéndote una imitación o un chiste?
Lo llevo bien, que la gente me pida personajes me parece comprensible. Por eso siempre trato de ir con una sonrisa por la calle. Trato de acordarme de cuando soñaba con estar donde estoy ahora.

En 2004 te casaste con Yolanda Marcos. Después de una sonada crisis, volvisteis y ahora es la productora ejecutiva de vuestra productora, Ertal. ¿Crees en las segundas oportunidades?
A las pruebas me remito (risas). Resetear y los puntos y seguidos son a veces muy necesarios. Lo importante es que haya amor y en la actualidad estoy más enamorado de ella que el primer día. Fue un pararse para reflexionar, no un dejar de quererse.

¿Cómo te marcó el hecho de que te arruinases produciendo la serie El mundo de Chema en 2006, después de Crónicas marcianas?
Arruinarse es algo terrorífico porque sientes mucha soledad. En este mundo de la televisión haces pocos amigos. Mis amigos de verdad los tuve y los sigo teniendo, pero en ese momento fue una losa tremenda en mi vida. Pero también te digo que, en los peores momentos, yo estoy tranquilo, confío en mí mismo y no me arredro. Pienso que si no me gano la vida de una manera, me la ganaré de otra. Y de aquella crisis salió hacer teatro porque no quería depender de trabajar o no en televisión.

Vuestra hija Candela ya tiene once años. ¿A quién ha salido?
Yolanda, mi mujer, es periodista y actriz de doblaje, ahora habla de gastronomía y le está yendo muy bien, pero la niña es mía (risas). Ya está estudiando teatro musical, quiere irse a estudiar a Nueva York dentro de poco y lo tiene clarísimo. Si antes hablábamos de la escuela de imitación que quiero crear, opino que en la educación deberían fomentarse, además de las matemáticas y la Física y Química, las Artes y la Cultura en la educación española. Apenas hay bachillerato artístico. En Estados Unidos en cambio hacen música, discursos, hablan en público, hacen teatro… desde que son pequeños.

Además de radio, televisión y teatro, presentas un montón de eventos y das conferencias. También eres administrador de una empresa dedicada a dar soluciones tecnológicas a través del entretenimiento. No paras.
Siempre he sido emprendedor. Mi cabeza no para, pero si te fijas, la columna vertebral de todo lo que hago es el entretenimiento. A través de la tecnología, de la educación en la enseñanza, teatral, televisiva…

¿En las conferencias también hablas de humor?
Exactamente. Hablo de cómo incide el humor en las relaciones de la gente en las grandes empresas. Cómo se trabaja mucho mejor en un buen ambiente, con humor, con entretenimiento y con una vinculación personal entre los trabajadores.

Con tanto trabajo, ¿te da tiempo a conciliar?
Absolutamente. Soy un padrazo, pero tengo mi puntito… Aunque tengo la suerte de tener a Candela, que es una niña maravillosa.

¿Qué aficiones tienes cuando no trabajas?
Hago mucho deporte, bailo, me gusta hacer reuniones con amigos y soy buen anfitrión. Me gusta mucho el cine, me apasiona ver teatro y me gusta viajar a otros países para ver musicales y aprender.

Creo que una de tus pasiones es el vino. ¿Eres un entendido?
Soy un loco de la gastronomía y el vino. Incluso tuve el año pasado el privilegio de ser jurado del concurso de cata por parejas más importante de España. Si te fijas, ambas actividades están ligadas también al entretenimiento porque todos los actos importantes de la vida se concitan alrededor de una mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV