'Fama': Iker Karrera y Paula Vázquez valoran la segunda edición

Iker Karrera y Paula Vázquez nos reciben en la escuela mientras preparan el número final y hacen balance de los resultados de la segunda edición de 'Fama a bailar'

Paula Vázquez hace balance de la segunda edición
Enrique Cidoncha

Cada tarde en los exteriores de la fábrica Roca de Alcalá de Henares se agolpan decenas de adolescentes para colarse en Fama a bailar. Pocos saben que esas instalaciones reconvertidas en platós fueron escenario de una lucha sindical sin cuartel durante la Transición. Ellos propician otra revolución bien distinta, la de un talent que destaca el esfuerzo entre los jóvenes y ha cambiado los patrones de consumo de entretenimiento en televisión.

A punto de finalizar esta segunda edición, la final por parejas será el jueves 9 y la individual el 16, Teleprograma responde a la invitación de la productora Zeppelin y de Movistar. Dentro en un recinto de 6.000 metros se reparten las zonas de ensayo y descanso, realización… Pero nuestra mirada está puesta en los concursantes, a los que no podemos dirigirnos.

La segunda edición de Fama a bailar llega a la final
Atentos al último baile. Safu y Yaic (los dos lucen pañuelo en la cabeza) estaban ya fuera de la escuela.
Enrique Cidoncha

La presentadora Paula Vázquez y el director de la escuela, Iker Karrera, actúan de anfitriones. Ambos son portadores de entusiasmo y autoexigencia. “La edición pasada resultó peor por la novedad; ahora es más fácil llevarla. Además, hemos incluido dinámicas que han dado mucha vidilla”, explica Karrera.

“La danza está más presente que nunca" (Paula Vázquez)

En el recuerdo de los ‘fameros’ están Wondy, Pablo, Esther, Ugo… “Los anteriores tenían nivel desde la gala uno, y eran cautelosos; los de este año piensan más en vivir y no les importa exponerse”, dice el director, que tiene su propia escuela.

La audiencia ha marcado también el ritmo: “El espectador ha demostrado en las nominaciones que tiene criterio; valora la calidad y no el tiempo que lleven dentro”.

Aritz y Lohi, Carla y Marshall, Antonio y Esther, Valeria y Fonsi… agotan sus fuerzas en estas semanas decisivas; la tensión por la cercanía de las finales individual y por parejas se respira en el ambiente. Aún hay muchos obstáculos por superar. “La competitividad nos une”, decía Safu, ya expulsada, quien destacó por su singularidad.

'Fama a bailar'
Enrique Cidoncha

Todos son únicos pero trabajan en perfecta sintonía. Las coreo grupales han hecho historia en las redes. “Este año ha habido más –cuenta Paula–. Se graban con cámaras de cine y tienen la estética de videoclip. Los chicos salen de aquí con su videobook hecho”.

Consumo en diferido

Son muchas las razones para medir el efecto de este talent; desde #0 aseguran que su consumo en diferido es superior al 40 por ciento, y aporta crecimiento al canal. La lista de artistas invitados no ha dejado de crecer; rozan ya el centenar y algunos han repetido, contagiados por el nivel: “Esto es una máquina que pone en alza el oficio”, dice Paula, que no quiere hablar de telerrealidad, aunque defiende: “En este plató se suda de verdad, ¡hasta huele! Tenemos talento suficiente para no vender humo”.

Este es un centro de alto rendimiento dentro de un concurso”, remata Iker, que confiesa haber sufrido “alguna crisis” por falta de ideas: “La selección de temas es muy comercial, con fusiones que sorprenden. Igual el público no entiende de estilos pero le gusta que la actuación genere algo en su estómago. Hay que equilibrar la balanza de sonidos y llevar la música a más gente”. De momento la marca Fama ya ha salido a la calle en una competición, Red Bull Dance Your Style, que busca al mejor bailarín del mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV