'First Dates' y el crucero del amor

El dating de Cuatro surca los mares para emparejar a 100 solteros a bordo de un lujoso barco, que completa un crucero por el mar Mediterráneo.

image

¿Qué mejor escenario que un crucero para abrir las puertas al amor y vivir unos días dedicados a la búsqueda de pareja mientras se disfruta de una plácida travesía? A punto de cumplir 1.000 emisiones en antena y tras haber propiciado cerca de 5.000 citas a través de su formato de emisión diaria, First Dates da un giro en los nuevos especiales que ha comenzado a grabar bajo el título First Dates Crucero y que está previsto su estreno para primeros del 2020. "El comandante Sobera y su tripulación sabían que detrás del restaurante había otro horizonte que cruzar y era el mar Mediterráneo", apuntó Manuel Villanueva, director de contenidos de Mediaset. Por primera vez, el programa de citas de Cuatro sale del restaurante y se embarca a bordo de un crucero, MSC Bellissima, para propiciar encuentros entre personas que buscan el amor y, si surge la chispa, ir más allá de su primera cita y ver cómo son los primeros pasos de su incipiente relación. “Es una especie de Vacaciones en el mar, dijo Yolanda Martín, la directora del programa “y han participado, desde el capitán del barco, hasta los camareros”. Baste una anécdota: una camarera de una chocolatería del crucero comentó al equipo que le gusta cantar y acabó interpretando para el programa el Bésame mucho, con todas las parejas emocionadas. Porque si en First Dates las parejas están dispuestas a encontrar el amor, “en First Dates Crucero, las parejas quieren enamorarse y casi casi tener el primer hijo”, añadió entre risas Carlos Sobera, emocionado con esta nueva versión del programa que presenta. “Es brutal la disposición emocional que tienen todos los daters.

image

En First Dates Crucero, que la cadena produce en colaboración con Warner Bros. ITVP España, Carlos Sobera y el staff de First Dates -integrado por Matías Roure, Lidia Torrent, Yulia Demoss y las gemelas Marisa y Cristina Zapata-, junto con el capitán del barco y el resto de la tripulación, se convertirán en anfitriones de los 100 “daters” que participarán en las distintas entregas del programa para que sus citas transcurran en las condiciones más agradables y consigan su objetivo: que triunfe el amor. “Ya hemos conseguido que una de las historias de amor, que había empezado antes, culmine, de momento, en una petición de mano y en una ceremonia que también veremos en el programa”, nos explicó su directora. “Para todo el equipo ha sido emocionante esta primera semana porque, aparte del restaurante, tenemos tantos escenarios para poder seguir a los concursantes que quieren encontrar el amor, que nos lo hemos pasado muy bien”, dijo Sobera. Y añadió: “Me gustaría destacar también, el extraordinario maridaje que hay entre la tripulación y la gente que hace el crucero y todos los que hacemos el programa. Hemos conocido al capitán, Rafaelo, a Tonino… gente que se implica de verdad y que cuando entra en el restaurante nos pregunta: Carlos, ¿cómo van las parejas? De verdad que es muy emocionante. Yolanda, la directora, se ha pasado la primera semana llorando todo el tiempo. “Es una mujer muy tierna, muy sentimental y hemos encontrado en esta primera semana relaciones de amor fantásticas. Al final, todos hemos acabado llorando. No podemos contarlo todavía, pero seguro que emocionarán a los telespectadores”, confesó Sobera.

image


En busca del amor

"Internacionalmente el formato se mete en hoteles, pero nosotros apostamos por uno de los barcos más grandes del mundo. Aquí se crea un clima distinto, viendo lo que pasa después de las citas y que crea mucho interés en el espectador", ha explicado el director de Producción de Mediaset, Jaime Guerra.

El espectador tendrá una visión completa de todos los protagonistas, a los que verán en distintas situaciones, y de sus citas: desde los nervios previos, las expectativas y cómo se preparan para su primer encuentro… hasta todo lo que ocurra después. Porque si su primera cita en el restaurante del barco termina con un sí, los solteros podrán seguir conociéndose en un segundo encuentro que tendrá lugar en un ambiente lúdico y distendido: desde una excursión en una de las escalas que realiza el crucero por el Mediterráneo (Barcelona, Marsella, Génova, Nápoles, Mesina y Malta) a un momento de relax en la piscina, una actividad en una de las lujosas instalaciones del barco e incluso en el interior de sus camarotes, entre los que se encuentra un dúplex con un jacuzzi en el balcón privado.

image

Las cámaras robotizadas instaladas por todo el crucero para la grabación del programa recogerán la estancia de los solteros de principio a fin: desde su llegada al barco, sus expectativas iniciales, sus interacciones con otras personas y el desarrollo de su primera cita; hasta sus impresiones después del encuentro, su primera noche a bordo, su segundo encuentro si surge la chispa del amor… y todos los momentos divertidos, conmovedores y excitantes que surgen cuando dos desconocidos que se sienten atraídos comienzan a conocerse.

Un despliegue técnico sin precedentes

First Dates Crucero ha supuesto un desafío para el equipo técnico debido a las condiciones particulares que implica una grabación a bordo de un barco como el MSC Bellissima, con capacidad para alojar a 5.686 pasajeros, tiene 315 metros de largo, 65 metros de alto y 450.000 m2 de superficie, un espacio equivalente a 63 campos de fútbol. Además, contiene 2.217 camarotes, 12 restaurantes, 20 bares y salones y dos teatros: uno con 985 localidades que acoge seis espectáculos diferentes y otro exclusivamente creado en colaboración con el Cirque du Soleil, que acoge dos espectáculos de Cirque du Soleil at Sea, seis días por semana.

La producción se ha tenido que adaptar a los protocolos de seguridad y para ello ha contado con la ayuda y asesoramientos de los ingenieros de MSC Cruceros en un proceso que ha durado más de tres meses de proyecto y realización; todo el material que se esté empleando en las grabaciones -como cableado, objetos de decoración, maquillaje y herramientas de trabajo-, es ignífugo; y la planificación ha tenido que ser muy rigurosa en el montaje para poderlo compatibilizar con los horarios del barco y con las horas de descanso del resto de los pasajeros.

image

El despliegue técnico incluye 16.000 metros de cable y 8 toneladas de material técnico que han tenido que ser trasladados desde Madrid a Barcelona en 2 trailers de 10 metros de largo cada uno. El programa ha instalado 59 cámaras robotizadas: 11 cámaras en la Horizon Pool, la piscina que está en popa y tiene como fondo natural las ciudades en las que atraca el barco; 21 en el restaurante L’Atelier Bistro; 13 en las cabinas; y 14 en el dúplex, una habitación de dos plantas con jacuzzi en la que los solteros pueden dar rienda suelta a su pasión. Además, cuenta con 11 equipos ENG y con 4 controles de realización (como curiosidad, uno de ellos, el del dúplex, se ha instalado en un vestidor). “Un trabajo de ingeniería que nos ha llevado meses y que se convertirá en diez entregas especiales de First Date Crucero", nos dijo Yolanda Martín. En ellas veremos al centenar de solteros elegidos de entre los "2000 o 3000" que se presentaron al casting “porque se querían enamorar”. Personas que serán grabadas no solo durante su cita, sino también mientras se preparan en el camarote o disfrutan de un baño en la piscina, entre otros escenarios. "Traemos a gente muy auténtica", reivindicó Sobera, que promete "momentos tiernos y llenos de sorpresas".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV