Los concursantes de ‘Supervivientes’, antes y después

Unos se han quedado en los huesos y otros no tanto, pero todos han sufrido una transformación física ‘gracias’ a la dieta de arroz, pescado y coco y a las largas horas bajo el sol caribeño.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La delgadez de Yola Berrocal se nota más que en el resto porque, como salta a la vista, hay una parte de su cuerpo que no va a adelgazar. Yola ya llegó muy fibrada a la isla, y ahora se está quedando literalmente en los huesos… Tanto, que tiene cierta tendencia a que se le caiga el bañador. La piel se le ha cuarteado tanto por el sol que se le arruga hasta en esa zona siempre tersa… Por no hablar del pelo, que es un drama total.

Yurena llegó a la isla con más ‘provisiones’ y, aunque no se puede decir que haya realizado un gran despliegue físico como para ponerse en forma, la dieta del destierro la ha estilizado y ahora luce mejor figura con sus dos bañadores de cuerpo entero. El sol también ha hecho mella en su melena, que ha mutado a un rubio cobrizo. También está teniendo problemas para mantener las cejas a raya, sobre todo ahora que Miriam, su amiga y esticién, está fuera del concurso.

Uno de los más favorecidos por el hambre y el sol es sin duda Víctor Sandoval. El presentador ha perdido mucho volumen y hasta Jorge Javier Vázquez insiste en que desde está en la isla tiene el guapo subido. Su alergia al marisco le priva además de una de las pocas fuentes de alimentación.

Paco también llegó a la isla bastante fornido y blanco como la leche. Tras las primeras semanas definió su cuerpo y, sumado al bronceado, estaba muy atractivo. Sin embargo, en estos últimos días se nota que el hambre ya está consumiendo su masa muscular y no tiene tan buena cara. La barba canosa le echa unos cuantos años encima.

Como modelo profesional, Carla luce tipazo desde el primer día de concurso. Y dos meses después, no ha perdido tanto peso como para quedarse demasiado delgada y está especialmente guapa.

“Se me han quedado los bracitos de niño”, se queja Suso. Llegó a la isla sacando músculo, como acostumbraba en Gran Hermano, y cada vez se nota que le quedan menos reservas. “Solo me veo paquete”, bromea. En cuestión de salud, es de los que se ha puesto más veces enfermo.

Dulce es de tipo fibrado y no parece que haya perdido demasiados kilos, pero también está llegando ya a la reserva muscular. En su caso se le nota el desgaste sobre todo en la cara, que se le está quedando muy chupada.

Jorge también es modelo pero del tipo alto y delgado más que musculoso, por lo que su cambio ha sido muy paulatino. Sin embargo, en las últimas pruebas sí que se le ha visto especialmente escuálido, y eso que gracias a su habilidad para pescar es el que alimenta a todo el grupo. Y el que parte y reparte…

Steisy tenía claro que su paso por la isla iba a beneficiar a su cuerpo y así está siendo. Sin perder sus características curvas, de las que siempre ha estado muy orgullosa, la tronista luce ahora un tipo natural y espectacular a partes iguales.

El caso de Mila Ximénez, que ha cumplido 64 en la isla, es distinto al de todos sus compañeros. A simple vista, no parece que la colaboradora haya perdido ni un gramo desde que está en Honduras, pero no se debe a que esté comiendo más sino a que ‘expulsa’ menos. Ella misma ha contado que lleva unos 20 días sin poder ir al baño, de ahí que esté tan hinchada. Otro drama que lleva casi peor es el de su pelo, frito por el sol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV