Ponemos ‘En el punto de mira’ a los reporteros de Cuatro: ¿Qué tema ha tenido más consecuencias? ¿Cómo planean cada investigación?

Juan Serrano, el director, nos cuenta junto a sus seis compañeros –Luis Troya, Marta Losada, Ricardo Pardo, Mireia Linares, Boro Barber y Verónica Dulanto– todos los secretos del programa: “La Comunidad de Madrid nos ha contactado después del reportaje sobre el panga y…”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los reporteros revelación

En el punto de mira se convirtió en el programa revelación de Cuatro el pasado verano y con su segunda temporada se ha confirmado como uno de los espacios de periodismo de investigación más seguidos y valorados por el público. Los reportajes sobre el origen del panga o los vientres de alquiler en Ucrania siguen dando que hablar semanas después de su emisión, y en cartera guardan nuevos asuntos que parecen cotidianos pero que esconden una cara oculta desconocida hasta ahora.

Teleprograma.tv se cita en la Gran Vía madrileña con los seis reporteros y el director del programa de la productora Cuarzo para conocer más a fondo esa forma de trabajar que los ha colocado en el punto de mira de los espectadores.

La digestión del panga

El reportaje del panga, el pescado más barato del mercado y uno de los más vendidos, sigue trayendo cola. “Se consumen unas 50.000 toneladas al año en España –nos recuerda Ricardo Pardo, el reportero que viajó a Vietnam para conocer el origen–. Se hablaba siempre de que no es un pescado sano, por lo que quisimos saber de dónde viene y lo acompañamos con entrevistas a expertos en salud pública. A partir de ahí ha habido muchas reacciones; por ejemplo, la Comunidad de Madrid se ha puesto en contacto con nosotros para pedirnos los informes, ya que están barajando la posibilidad de prohibir el panga en los comedores escolares”. Y no es la única: Carrefour ha anunciado que deja de vender panga en nuestro país.

Un mes de trabajo para cada de reportaje

Marta Losada destaca el impacto del reportaje sobre la maternidad subrogada: “Llevamos tiempo viendo a famosos en las portadas que siguen este método, y nosotros pusimos el foco en de dónde vienen esos críos. No sabíamos que acabaríamos en Ucrania: allí vimos que el origen marca la gran diferencia de precios”.

Juan Serrano, el director, nos explica qué proceso siguen para elaborar cada reportaje: “Dedicamos un mes a cada uno: la primera semana recopilamos todos los datos posibles sobre el asunto en cuestión; después pasamos dos o tres días dándoles orden y sentido para dar forma a una escaleta; a continuación dedicamos una semana a la grabación; y, por último, una semana más para escribir el guión definitivo y redactar el programa”.

La elección de los temas

Pero… ¿en qué se basan para elegir un tema u otro? “La clave es que sean asuntos que resulten muy cercanos a la audiencia y que tienen una cara B hasta ahora desconocida”, explica Juan. Sus compañeros añaden más características: “Que toquen realidades cotidianas con un lado incómodo que era más fácil ignorar, que hagan pensar, que se hable de ellos en el bar al día siguiente… Somos ambiciosos en lo cotidiano”. Una vez que los detectan, los ponen en común con todo el equipo del programa y con la cadena y deciden si empezar a investigar o no.

El director está especialmente orgulloso del reportaje sobre matrimonios de conveniencia: “Descubrimos cómo se introduce a inmigrantes ilegales a través de esas ‘mafias del altar’. También destacaría el que hicimos sobre alimentos tóxicos en nuestra dieta, que fue uno de los más vistos. A los agricultores les puede molestar, pero los consumidores tienen derecho a saber la cantidad de fertilizantes que echan en lo que comen”.

La verdad contra las denuncias

Con tanta repercusión de los reportajes… ¿Han recibido amenazas o ataques? “Hay muchas personas a las que no les gusta determinado periodismo por lo que no siempre somos bien recibidos –nos cuenta Verónica Dulanto, muy sorprendida por lo que dio de sí el tema de las herencias y todo el negocio que hay detrás–. Nos hemos encontrado casos de gente que nos ha denunciado o que no está dispuesta a dar la cara, porque además la cámara intimida. Es la parte más violenta pero hay que insistir porque tenemos que exponer todas las caras de la historia, ya que nosotros nunca nos posicionamos. Para eso están los debates que se generan en twitter”.

Ante esas denuncias, el director lo tiene claro: “La clave es ser correctos con los datos que recopilamos: si estás contando la verdad, aunque sea una verdad oculta, nadie puede denunciarte”.

La cara de más de 25 personas

Su compañero Luis Troya destaca el reportaje sobre los falsos médicos: “Me alucinó comprobar cómo estas personas sin título de Medicina pueden acceder a trabajar en un servicio de urgencias con el beneplácito del hospital y saltándose el control de todas las instituciones, desde el Ministerio de Sanidad hasta el propio centro”.

Luis nos explica también quién conforma el equipo de grabación: “Vamos el reportero, el cámara y el redactor que ha preproducido el tema anteriormente”. En total, en el programa trabajan el director, los seis reporteros, ocho redactores, tres coordinadores, cuatro cámaras, cuatro editores y un realizador. Casi todos han ganado experiencia en otros espacios de la productora, como El programa de Ana Rosa, Las mañanas de Cuatro o Un tiempo nuevo.

La clave, el trabajo en equipo

Para Mireia Linares, uno de los temas más jugosos fue el de los carteristas: “Fue increíble averiguar que detrás de algo tan cotidiano como el robo de una cartera hay una multinacional de ladrones con tentáculos en nuestro país y también en Italia, una mafia perfectamente organizada”.

Para ella, uno de los puntos fuertes de En el punto de mira es la fortaleza del equipo. “Por ejemplo, hay veces que entregamos el bruto de la grabación en la redacción y al verlo se dan cuenta de algo que se nos había pasado por alto, y sirve para tirar de nuevos hilos y cerrar más entrevistas”. “Te puedo asegurar que no hay en televisión un equipo como el nuestro, nos ayudamos y aconsejamos para que el producto final se luzca”, subraya Verónica.

El último que nos comenta su reportaje favorito es Boro Barber, que se queda con el dedicado a los nuevos millonarios: “Hay 15.000 más que el año pasado en España, generamos millonarios a un ritmo vertiginoso. La gente quiere saber quiénes son, cómo viven, con quién se casan… Y nosotros hemos entrado en sus vidas”. Aunque el que más le sorprendió fue el de los percebeiros en Galicia: “No te imaginas la tensión para encontrar al mejor… Siempre me recuerda a la frase de Forrest Gump, ‘la vida es como una caja de bombones’, porque nosotros llamamos a cantidad de puertas y realmente no sabes quién te va a abrir”.

El equipo de En el punto de mira demuestra lo bien compenetrado que está con esta pregunta final: ¿cómo describe cada uno al compañero que más admira?
Luis Troya: “Para mí, la persona que mejor comunica es Mireia. Tiene una cualidad especial para transmitir a la perfección lo que quiere decir cuando mira a cámara”.
Mireia Linares: “Me gusta mucho la manera de preguntar de Marta, aunque intenten desacreditarla siempre insiste. Eso me encanta”.
Marta Losada: “Me impacta la naturalidad de Boro. Le da igual quién esté delante que siempre mantiene esa pose tranquila y cercana, sin distancia entre el entrevistador y el entrevistado”.
Boro Barber: “A mí me parece que Ricardo es un tío muy comunicativo… ¡Y además queda muy bien en pantalla!”.
Ricardo Pardo: “Vero es el carácter, tiene una mirada asesina que solo con eso ya pone contra las cuerdas al entrevistado”.
Verónica Dulanto: “Me gusta mucho el estilo de Luis, además creo que es el más perfeccionista de todos”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV