‘The Royals’, la polémica y excéntrica sátira de la monarquía británica

Elizabeth Hurley es la protagonista de esta serie dirigida por Mark Schwahn: el rey está aburrido del trono, la reina mataría por ocuparlo, el príncipe es adicto al sexo, la princesa, a la coca… Pero cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

“Le falta garra”; “parece un vídeo de la MTV”, o “solo sirve de entretenimiento” fueron algunas de las críticas que recibió The Royals tras su emisión en Gran Bretaña y EE.UU. el año pasado. Los espectadores, sin embargo, la recibieron con entusiasmo, tanto que ha firmado una tercera tanda de diez capítulos. “Estamos orgullosos de la acogida –dice el director Mark Schwahn (One Tree Hill)–. Hemos transportado a los espectadores a una monarquía sexual, excéntrica y divertida”. Canal+ Series Xtra estrena el miércoles 9 un doble episodio sobre la vida cotidiana de una ficticia familia real británica, los Henstridge, que acapara escándalos y de portadas de prensa.

Con un reparto coral, su reclamo es Elizabeth Hurley (Gossip girl), que interpreta a la reina Helena, empeñada en mantener su estatus por encima de todo y de todos y que incluso mataría por suceder a su marido. “Mi personaje es una mezcla de la princesa Diana y Cruella de Vil. Fantaseaba con cómo habría sido Lady Di si hubiera llegado a reinar…”, comenta la actriz de 49 años.

La ficción arranca con la decisión del rey Simon (Vincent Regan) de convocar un referéndum para abolir la monarquía y olvidarse de sus obligaciones. De repente, su hijo mayor, Robert (Robert Jobson) muere en un accidente militar y el príncipe Liam (William Moseley), más ocupado por el sexo que por el poder, se convierte en el heredero.

“The Royals es provocadora y con gran carga sexual”, revela Schawhn. “¡Y tanto! –exclama Hurley–. Me dio vergüenza que mi hijo de 12 años leyera el guión. Entre las escenas de cama y las de drogas y el lenguaje grueso, no sabía dónde meterme… (risas)”.
Algunos buscan semejanzas, pero los autores aseguran que la serie es “una sátira sin ánimo de denuncia y no deberían molestarse porque no hay nada real. La diversión radica en exagerar las situaciones”. Las redes sociales no opinan lo mismo y ya han hallado parecidos con los Windsor de hoy –Liam y Enrique de Gales son pelirrojos y aficionados a las fiestas y al alcohol– o los de la anterior generación –Simon es un reflejo de Eduardo VIII–, que renunció agobiado por el poder y enamorado de una plebeya.

Elizabeth, como inglesa, defiende la monarquía y a la familia real británica, no en vano es una máquina de hacer dinero para su país: “Me encantan, son fabulosos, ¡cómo estrellas de cine!”. La primera temporada de The Royals, de diez episodios, fue grabada en el palacio de Blenheim, en el condado de Oxfordshire, que sirvió de escenario para recrear la residencia de los Henstridge. De estilo barroco inglés, allí acontecieron numerosas intrigas políticas entre los siglos XVIII y XIX, pero también es conocido por ser el lugar de nacimiento del que fuera primer ministro británico Winston Churchill, cuya familia es la propietaria.

Su estreno en la cadena estadounidense Entertainment TV fue un éxito con una audiencia media de 1.410.000 espectadores. “La trama ha funcionado porque, en el fondo, es una reflexión exagerada sobre lo que supone pertenecer a una familia real, una institución ya caduca”, concluye el director.

La otra ‘dinastía’ de Collins
La actriz, de 82 años, popular por interpretar en los ochenta a la villana Alexis Carrington en los enredos de Dinastía, recupera sus dotes perversas en los salones palaciegos de The Royals. Joan Collins encarna a Alexandra, la duquesa de Oxford y madre de Simon. Histriónica, mordaz y con carácter, siempre está incordiando a su nuera, Helena: “Querida, no me había dado cuenta de que para decorar el palacio habías empleado como inspiración un parque temático de Las Vegas”, le espeta ya en el primer capítulo. “Grabar esta serie ha sido una de las experiencias más divertidas de mi carrera. Los guiones, el vestuario… ¡Ha sido un regalo!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV