Jordi Coll, un juez entre mujeres en 'La otra mirada'

Habitual de las series de época –antes lo vimos en 'El secreto de Puente Viejo' o 'Acacias 38'–, Jordi Coll disfruta ahora de 'La otra mirada', la ficción de La 1 sobre una academia para señoritas en la Sevilla de los años 20.

¿Qué ha enganchado al público de La otra mirada?
Pues que toca todos los palos. Personajes desde los 60 años a niños, tramas para todas las edades y, sobre todo, que muestra la vida en la Sevilla de los años 20. Además, cuenta cosas que siguen pasando como las infidelidades, las reconciliaciones, el feminismo, el miedo al futuro…

¿Contento con Martín, tu personaje?
Sí, es un juez de renombre, que viene de familia de jueces y le gusta su trabajo. También ve perfecto su matrimonio y a nivel profesional es tan ambicioso que quiere medrar y codearse con la clase alta. De ahí, que tenga un poco apartada su vida emocional.

Tu mujer Manuela (Macarena García) tiene carácter.
De joven se enamoró de ella por eso. Manuela ha sabido cultivar su inteligencia emocional y él no, por eso tienen esos conflictos. Ella es contestona sí, pero es que lleva mucho tiempo callando cosas.

¿Qué tal con Macarena?
Genial, nos llevamos bien y nos reímos mucho.

¿Te gusta tu look en la serie, con bigote?
En el teatro lo he llevado mucho y me ayuda a meterme en el personaje. Y el acento también. No es muy marcado porque es un tipo muy culto y en esa época intentaban disimularlo, sobre todo la gente de clase alta.

¿Cómo te preparaste?
Con una coach de Acacias 38, que es una maravilla de mujer y nos ayudó a trabajarlo. Me he fijado en el habla, en personajes famosos… Espero que la gente de Sevilla lo valore.

¿Qué tal en una serie rodeado de mujeres?
Genial, porque el equipo es todo muy bueno. Todas tienen mucho talento, hasta las más jovencitas.

¿Qué alicientes tiene una serie semanal?
Estoy muy cómodo con la productora Boomerang TV y a ellos parece que les gusta repetir conmigo. Estoy cómodo y me adapto mejor.

¿Qué ha supuesto para ti Acacias 38?
Muchas cosas. El ritmo de un ficción diaria lo conocía de El secreto…, y Acacias me ha servido para ver y asimilar cosas que se me escapaban antes. Ahora tengo más confianza y Martín es mi primer papel de clase alta, lo que me hace mucha ilusión.

¿Te agobia la audiencia?
Solo espero que la serie siga funcionando. La cultura es muy importante y más necesaria que nunca en este país. En Esaña se hacen grandes ficciones y se tocan todos los palos, así que no hay que tener miedo en contar cosas. Y a más series, más trabajo para todos.

¿Proyectos?
Si puedo compaginarlo quiero hcer una función teatral en Cataluña. El teatro me encanta y me ilusiona.

¿Vives en Madrid?
No, ahora vivo en Barcelona, sobre todo tras el nacimiento de mi segundo hijo. Nos gusta que se críen junto a toda la familia. Y a Madrid se llega rápido en AVE o avión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV