¿Qué fue de… Gabrielle Carteris?

No tenía la belleza y el dinero de sus compañeras de Beverly Hills, pero sí la cabeza mejor amueblada de 'Sensación de vivir'. A sus 57 años, Gabrielle Carteris, Andrea en la serie de los 90, sigue siendo una chica lista y preside el Sindicato de Actores de Cine de Hollywood (SAG-AFTRA).

Estaba a punto de cumplir los 30 cuando interpretó a Andrea Zuckerman, una adolescente de apenas 16 que competía por el puesto al alumno más brillante del instituto con Brandon Walsh (Jason Priestley), con el que mantenía una tensión sexual que tuvo en vilo a los fans de la serie de Aaron Spelling. Detrás de sus gafas y su físico menos agraciado que el de Brenda (Shannen Doherty) y Kelly (Jennie Garth), la editora del periódico del instituto se fue ganando un puesto en la pandilla y en el corazón de los fans de Sensación de vivir.

Durante los 147 capítulos que estuvo en la serie, su personaje evolucionó e incluso cambió de imagen, demostrando que las empollonas no tienen por qué ser feas. Se casó en la ficción con el personaje de Jesse (Mark D. Espinoza) y dejó el glamour de Beverly Hills para mudarse a Yale con su marido, con el que tuvo una hija. Pero las chicas buenas también meten la pata y le puso los cuernos con un hombre casado. Por eso, en una de sus idas y venidas a la serie para visitar a sus antiguos amigos, les confesó que se había divorciado. Y es que a lo largo de las diez temporadas que duró la ficción, todos sus protagonistas pasaron por las camas de los otros, los buenos se hicieron malos y viceversa. La actriz recuerda con nostalgia aquella época, y desvela una imagen inédita de la pandilla en la que se coló su propia madre.

Además, hace dos años la artista americana participó en el reencuentro del reparto original de la ficción creada por Aaron Spelling con motivo de los 25 años de su emisión.

Tras la serie, Gabrielle Carteris no volvió a vivir un éxito parecido como actriz. Ha participado en multitud de tv movies, en papeles episódicos en series como Mentes Criminales, JAG Alerta Roja, Nip/Tuck, Crossing Jordan y My Aliby, y fundamentalmente se ha dedicado al doblaje, con trabajos como Avatar: el último maestro del aire o los videojuegos Spider-Man 3 o Minority Report.

En 2016, su suerte cambió y la empollona de 90210 se convirtió en una de las personas más influyentes de Hollywood al asumir la presidencia de SAG-AFTRA (el Sindicato de Actores de Cine y la Federación Americana de Artistas de Radio y Televisión). Dicho sindicato, que representa a más de 160.000 actores, presentadores y profesionales del medio, se encarga por velar por los derechos del colectivo. En los últimos tiempos, los esfuerzos de la actriz como presidenta se centran en pelear por la igualdad de género y luchar contra la política de inmigración de Trump.

En cuanto a su vida personal, dista mucho del típico ambiente hollywoodiense. Gabrielle conoció a su marido Charles Isaacs cuando aún formaba parte del reparto de Sensación de vivir, y vive felizmente con él y sus dos hijas, Kelsey Rose y Mollie Elizabeth. Precisamente su primer embarazo fue el responsable de la maternidad de Andrea en la serie ya que, al encontrarse en pleno éxito de la ficción, los responsables no tuvieron más remedio que embarazar al personaje para disimular sus cambios físicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV