Edgar Vittorino se confiesa: "Siempre me imaginé trabajando en España"

Charlamos con Edgar Vittorino, de 'Vivir sin permiso' y 'Vis a vis', sobre su carrera en España, su crecimiento como actor y sus aficiones. Es uno de los actores de moda.

Ha descubierto su imponente físico y su potencial de malo malísimo en España, donde le ha tocado hacer de sicario en Vivir sin permiso y de duro presidiario en Vis a vis. Hasta entonces sus registros habían pasado por ser el típico galán de telenovela, un padre de familia o un futbolista con melena rizada. Pero eso ya quedó atrás, y después de ponerse en forma y explotar su cuerpo, ahora su intención es seguir por ese camino y sobre todo continuar la trayectoria que ha iniciado en nuestro país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Has entrado en España por la puerta grande con Vivir sin permiso y Vis a vis.
Sí, estoy muy contento. Lo de Vivir sin permiso fue una apuesta desde el principio. Mi manager de España cuando vio ese proyecto y que había un personaje extranjero, que en principio no era colombiano, me dijo que tenía que estar ahí. Y apostó mucho, quiso a toda costa que estuviera ahí. Había otras opciones, pero fuimos a por esta serie. estuvimos como dos meses de casting hasta que logramos convencer de que tenía que ser yo. Luego ellos transformaron el personaje hacia ese colombiano que se ajustaba perfectamente a mi físico y a mi nacionalidad. Y Vis a vis también es una alegría porque me encontré con Alba Flores, con la que había estudiado en Nueva York hacía cinco años. Es un regalo también.

¿Antes no habías hecho nada en España?
No, eso fue lo primero. Según llegué a España fue el primer casting que hice, a las dos semanas de llegar.

¿Te habías planteado venir antes?
Sí, yo hacía muchos años que tenía la idea de trabajar allí, pero se empezó a concretar cuando estuve estudiando en la escuela de Juan Carlos Coraza, unos cursos que hace cada año. Hice un par de ellos y en uno, un actor, Félix Gómez, me presentó a su mánager porque vio un potencial en mí para trabajar en España, y Begoña Calahorro empezó a trabajar conmigo. Me fui a Colombia porque tenía un proyecto y desde allí les mandaba pruebas. Siempre estábamos a punto pero al final escogían a otro, así que pensé que lo mejor es que me fuese para España y desde allí seguir intentándolo. Terminé mi proyecto en Colombia y me fui para allá.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te atrajo de aquí?
Era algo personal, yo me había enamorado del cine español desde pequeño y creo que fue uno de los motivos para seguir en la carrera de actor, por las películas de Pedro Almodóvar, que me enamoraron mucho. Siempre me imaginé trabajando allí, en ese tipo de cine, en esa forma de ver la televisión y el arte. Lo tenía en mi cabeza y era un sueño que quería cumplir como artista y como persona. Tengo familia italiana por parte de madre, así que también tenía la nacionalidad europea que me permitía ir a Europa a trabajar.

¿En Vivir sin permiso hiciste el casting para el personaje de Freddy directamente?
No, lo hice para otro, pero luego ellos al verme en los castings decidieron incluir la personalidad de Fredy. Lo comenzaron a construir ya cuando yo estaba elegido. Casi que se escribió cuando ya se sabía que era yo quien lo iba a interpretar.

¿Te lo hicieron a la carta?
Sí, un poco. Cuando me vieron, decidieron que quedaría muy bien un personaje colombiano para aprovecharme. Cada capítulo iba creciendo ese personaje e iba tomando forma. Hasta terminar en punta.

En Vis a vis, Caimán también es un personaje duro…
Sí, bueno, tiene su peculiaridad porque es un personaje de las maras, con muchos tatuajes, un jefe de la cárcel de hombres, que tiene la maldad dentro. En eso se parecen mucho Freddy y Caimán, son muy malos los dos, pero con distintas raíces y en distintos estatus.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Habías hecho antes personajes tan malos?
No, nunca. Ha sido una novedad y una diversión para mí porque nunca me habían dado un papel de malo en Colombia ni en ningún otro lado. Había hecho un futbolista, un papá de dos niñas para el que me envejecieron bastante, el típico galán de telenovelas, guapo que se enamora del amor imposible, un policía en una película para Estados Unidos. Pero aquí he descubierto que tengo esa cara tan de malo. No me imaginaba que pudiera adaptarme a ese registro tan creíble.

¿Ha sido entonces un gran cambio para ti?
Sí, mucho. De hecho, ahora que empieza a llegar a Colombia lo que he hecho en España, la gente aún no me ubica, se sorprenden, porque nunca se me había visto de esta manera, con ese look tan agresivo y con esa actitud. Para Latinoamérica va a ser impactante. Y lo estoy disfrutando mucho. Espero que se me permita hacer más cosas en España. Ya lo he demostrado en otros países pero espero poder demostrar también aquí que mi registro no es ni solo de malo ni solo de bueno. Siempre está la posibilidad de cambiar.

¿Cómo te gustas más? ¿Qué crees que resulta más creíble?
(Risas) No sabría decirte... A todos les he dado, por supuesto, un tono de verdad, que he encontrado en mi persona. Es verdad que normalmente soy muy buena persona, pero hay otros momentos que también tengo mi parte mala, como todos. Para estos personajes de malo, creo que me cuestan más que los de bueno, porque en mi vida soy una persona que hace yoga, que soy muy religioso, muy familiar… Mi vida personal se parece más a la de aquellos primeros personajes que me dieron en Colombia de galán, de niño bueno, pero al descubrir este otro lado, mi físico también se ha transformado. Es como lo opuesto: los rasgos, la cara con los pómulos marcados… mi físico me permite crear la maldad. Me ayuda a crearlo, a tener una mirada intensa, me ayuda a dar miedo. Es curioso porque en los dos me siento cómodo, por un lado me parezco más a unos emocionalmente, y por otro, físicamente es más fácil llegar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te has tenido que preparar para sacar esa parte más oscura?
Para hacer a Freddy lo que hice fue buscar a unos hombres que fueron unas personalidades en Colombia: uno había sido un sicario muy conocido, que mejor no mencionarlo, trabajaba con Pablo Escobar, y empecé a mirarlo mucho, a leer lo que escribía, a entender cómo pensaba… También me serví mucho de otro tipo, que no fue sicario pero que era un tipo de la calle que un día hizo una película, que fue muy famosa, y lo llamaban el Sargo, porque era de ojos verdes, pero era alguien muy de la calle que un día lo pusieron a hacer una película que tuvo mucho éxito. Lo empecé a ver a él en su vida real, en las entrevistas, cómo se comportaba… Y con ellos tuve un poco eso que necesitaba para Freddy. Luego también me sirvió recordar aquellos momentos de la Colombia de los noventa, que a todos nos duelen, aunque no me haya tocado vivir de cerca la violencia de esa época, pero algo queda en uno porque has sentido el miedo, la televisión hablaba mucho de eso y creo que lo he traído a mí. Aunque no haya sido tan cercano, algo de eso recogí para el personaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al final hay que justificar de alguna manera a esos personajes para hacerlos…
Sí, desde la cabeza de esos personajes tienen sus razones para actuar así. Desde la mía, como Edgar, no tiene ninguna justificación. Yo siempre he criticado que se ensalce a los maleantes que hemos tenido, como Pablo Escobar, y eso me duele, porque nos ha causado tanto daño a nosotros como país, a Colombia a nivel mundial… entonces yo no justifico lo que han hecho esas personas, pero es una realidad y a veces está bien exteriorizar esas cosas, y que se vayan. Yo, como Edgar, no los justifico, pero por ejemplo para Freddy sí había una razón, que era sobrevivir y salir de un lugar donde posiblemente lo iban a acabar matando.

Estos personajes te han hecho lucir mucho cuerpo y ser un malo seductor, ¿te tuviste que preparar para ello físicamente?
Me tocó prepararme. Cuando veía los libretos, veía escenas sin camisa y en algunas incluso desnudo, así que me tocó ponerme una dieta y trabajarme el cuerpo para sacar lo mejor porque el personaje lo exigía. El seducía para conseguir objetivos. Entonces tenía que ser así, no solo por estética sino porque utilizaba su cuerpo dentro de la historia.

¿Te ha sorprendido verte con ese cuerpazo?
(Risas) Nunca me imaginé que pudiese llegar a ese punto. Yo siempre había entrenado, pero estando en Galicia me puse un entrenador personal y eso me ayudó mucho y se vieron luego los resultados. Con mi novia, que es muy fitness, me ayudó mucho en casa y me sirvió para ese resultado que los libretistas querían para Freddy. Me exigieron un poco. Conseguí algo que no había conseguido todavía en Colombia, que era explotar ese lado más del físico, además de lo interpretativo. Aquellos personajes no me habían exigido un físico particular. Aquí se explotó más y se le sacó un provecho. Luego muchas mujeres me escribían por redes sociales, por el personaje y también por el físico que tenía. Así que se juntaron las dos cosas: la parte interpretativa que a la gente le gustó, y también fue bien recibido por el público femenino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Y te ha gustado? ¿Sigues manteniendo ahora ese físico?
Sí, claro, ya uno aprende muchas cosas, como a alimentarme de otra manera para mantenerme físicamente como estaba con Freddy. Ahora tengo menos tiempo y no puedo estar igual todo el tiempo, pero intento mantenerlo y sigo haciendo ejercicio, uso complementos vitamínicos como aminoácidos, y sigo entrenando como mi chica. Trato de entrenar al menos tres veces a la semana.

¿Crees que es importante el físico en tu carrera?
No lo había necesitado hasta ahora para ningún personaje, pero creo que ayuda. Al final es darse más posibilidades como actor, ser gordo, flaco, tener buen cuerpo, tener todas esas posibilidades te abre un abanico mayor de personajes.

¿Conocías Vis a vis antes de entrar?
Sí, porque al haber estudiado con Alba Flores, sabía que ella había trabajado ahí, cuando acababan de hacer la primera temporada. Al regresar a Colombia me puse a verla y siempre me pareció una muy buena serie, y con una temática diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tu personaje es el primer hombre que entra en la cárcel de mujeres…
Sí, es la primera vez que se ve a un hombre con el mono amarillo. Va a entrar a dar duro, va a desencadenar más violencia de la que ya vemos, pero no estará en manos de él sino en lo algo que él hace y que genera un gran conflicto.

¿Te gusta tanta violencia?
Pienso que lo que no se puede hacer es generalizar. La violencia en una serie es específica de esa ficción que se está mostrando, hay que recordar eso siempre. No pensar que si mostramos a Freddy que es un sicario colombiano violento, es que todos los colombianos son así. Para poder estar de acuerdo en que eso se haga, yo tiendo a recordar que es una ficción y que no hay que generalizar. Hay series que no tienen violencia, otras que sí, y otras que a medias, hay para todos los gustos. A gente les gusta eso, porque hay mucha acción, por la persecución, las peleas, el riesgo… Yo no tengo un punto de vista negativo frente a que se haga una serie violenta. Quentin Tarantino es un genio y hace películas violentas. Es una ficción al fin y al cabo. Se hace para que el público al que le gusta lo vea, y el público que no, tiene otras opciones.

¿Qué tal con los actores de Vis a vis?
Solo conocía a Alba. Luego conocí a Najwa, que fue genial trabajar con ella, es admirable su concentración, su disciplina, su forma de trabajar… Está siempre cien por cien metida en su personaje. Fue muy interesante y nos llevamos bien. Yo solo he estado en un par de capítulos, y coincidí también con Cristina Marcos y con una catalana, Georgina Amorós, que también era nueva.

¿En Vivir sin permiso hiciste buenas amistades?
Sí, lógicamente con el que interpretaba al Tigre (Daniel Currás) porque estábamos juntos todo el tiempo y nos inventábamos cosas, le buscábamos peculiaridades a nuestra relación, que era bastante extraña. Con él sigo hablando y cuando estuve en Galicia nos fuimos a cenar juntos, a ver un partido de fútbol… Se mantiene la amistad. Con los demás me llevé muy bien, con Claudia Traisac nos reíamos muchísimo a pesar de la relación violenta que teníamos en la ficción. A veces hoy es complicado hablar de cualquier tema porque está la sensibilidad a flor de piel y en las redes sociales te dicen que cómo que golpeas a una mujer, por eso algunas veces sacábamos fotos dándole yo un beso en la mejilla, o mostrábamos la escena, donde había una colchoneta en la que ella se caía cuando yo la golpeaba, que no se caía al suelo. Cada vez que nos tocaban esas escenas, era muy tierno entre nosotros, yo siempre le pedía disculpas (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"En España he descubierto mi lado malo"

Y ahora estás con un reality y has participado en La Reina del Sur.
En La Reina del Sur estuve en dos capítulos y lo grabábamos en Rusia y en Rumanía. Una semana en cada sitio más o menos grabando, que pronto se emitirá. El reality Reto cuatro elementos se graba en la Riviera Maya, en México, pero es para Colombia. Es una nueva etapa en mi carrera que no había hecho antes. Me han dado la oportunidad de presentarlo y lo estoy disfrutando mucho, me estoy encariñando mucho con este trabajo y con la gente. Con los concursantes vas viendo cómo evolucionan cada día y te enamoras.

¿Alguna vez habías pensado en ser presentador?
No, para nada. Fue la productora, Cristina Palacios, que pensó en mí y me llamó. Estaba aún en Vivir sin permiso, y me convenció de que podía hacerlo, aunque yo estaba un poco reacio. Todo estaba dado para poder hacerlo porque tenía estos dos meses libres y le dije que sí, me lancé a la aventura. Ha sido un poco duro al principio, pero ya luego le fui cogiendo el ritmo.

¿Tenías que tener una buena forma física?
Sí, claro. Tengo que tener actitud aventurera, se llama Naturaleza extrema, así que hay que tener la actitud y el físico de alguien a quien le gusta la aventura y que tiene que demostrarlo un poco con los concursantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has sido muy aventurero en tu vida?
Sí, siempre me ha gustado y no me cuesta porque he hecho varias veces body jumping y parapente… Ese tipo de cosas siempre me han llamado la atención. Hay una sección del programa, donde los concursantes tienen que bajar a lo que llamamos el inframundo, que es donde tienen que comer cucarachas y ponerse ratas encima. Yo le tengo mucho miedo a eso, pero ya me tocó estar con las cucarachas. Una vez había comido cucarachas fritas, pero estaban fritas… ahora he tenido que superarlo, pero como siempre me han gustado estas cosas, lo llevo mejor que otra persona que le tenga pánico.

¿No hay nada que te dé respeto?
Hasta ahora no he encontrado nada con lo que no pueda del todo, pero lo de las cucarachas vivas, que me dan bastante asco, me ha tocado tocarlas y lo he tenido que hacer de forma que los concursantes no se diesen cuenta de que me daba asco y estaba cagándome del susto por dentro. Pero delante de ellos como si fuera el más amigo de las cucarachas.

"Ahora exploto más mi físico"

¿Te habría gustado participar como concursante?
Sí, a veces lo pienso, porque a pesar del esfuerzo físico que hacen que es mucho, les veo que se divierten y hacen grandes amistadess, están aprendiendo mucho, superan sus miedos y se superan a sí mismos como personas, y eso vale la pena. Cualquier cosa que te haga crecer personalmente, es una experiencia única que uno no se la puede perder. Me da lástima no estar ahí, pero trato de aprender viéndolos a ellos.

¿Qué te queda por probar?
Por ahora me está sorprendiendo la vida porque he hecho cosas que nunca pensé que iba a hacer, como algún musical. Jamás pensé que iba a hacerlo, pero me llegó y dije que sí, y al final es ese espíritu aventurero, que también lo traslado al trabajo y si me llega algo que me suena bien, me lanzo, aunque no tenga mucha experiencia. Creo que un actor más que saber de todo tiene que aprender rápido, ese siempre ha sido mi lema. Me llegó esa oportunidad, así que me puse un coach y me aprendí las canciones, no me volví un cantante, pero aprendía a cantar esas canciones bien y fue un éxito en Colombia. Y lo mismo con Reto cuatro elementos, que espero que también sea un éxito. Ahora viene una peli, que voy a hacer en España, de la que no puedo decir mucho pero espero en verano poder contaros algo. Es una película muy interesante con muchos actores que tienen mucho nombre allí. Empezaremos a grabar en febrero o así, en cuanto termine aquí. Ensayamos en enero, intentaré escaparme unos días. Estaremos grabando en las Islas canarias y Alicante, es todo lo que te puedo contar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Dónde quedan las telenovelas?
Por ahora no voy a volver. Me llegaron un par de propuestas pero he preferido seguir indagando en estos otros espacios que se me abrieron en España. Quiero seguir por ese camino y ver hasta donde se puede llegar. Después de Vivir sin permiso se han abierto varias posibilidades y hay que aprovechar el tirón que ha dado la serie.

¿No echas de menos las telenovelas o ser el típico galán?
Es divertido también, pero prefiero ir haciendo otras cosas. Durante bastante tiempo hice telenovelas y ahora tengo que aprovechar lo que se me está presentando. No voy a pensar en lo que no tengo, sino en lo que tengo en frente.

Tienes novia. ¿A qué se dedica?
No es actriz, ella trabaja en cosas de nutrición, fitness…. Es de Galicia, la conocí cuando hicimos Vivir sin permiso en la primera temporada. Llevamos más de un año juntos. Ahora va a venir a Colombia a conocer a mi familia y mi tierra. Es algo muy bonito que vamos a hacer ahora. Yo conocí bastante Galicia, y a su familia, que me mostraron rincones muy lindos, así que ahora nos toca el turno a nosotros de enseñarle lo bonita que es Colombia.

¿Qué planes tenéis juntos?
No lo hemos pensado bien aún... Tendremos que poner algún punto de encuentro e ir con calma.

¿Cuáles son tus aficiones?
Ahora tengo una que es jugar al pádel. Estoy enganchado a eso, y siempre que puedo lo practico. Aquí no hay mucha opción pero en España está muy de moda y me he aficionado. Empecé a jugar con un amigo y ahora ya tengo uniforme, raqueta… e incluso he estado en torneos, tanto en Madrid como en Galicia. Ahora mismo tengo ese hobby. También me gusta mucho viajar, ahora estoy aprovechando en México.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Series TV