Najwa Nimri ('Vis a vis' y 'La casa de papel'): "Tengo mucho ego, pero la fama no es lo que más me importa"

Charlamos con Najwa Nimri sobre su carrera y sus papeles en 'Vis a vis' y 'La casa de papel'.

Presidiaria sin escrúpulos en la ficción, Najwa Nimri ha encontrado en Zulema, su personaje en Vis a vis, la posibilidad de crear una identidad con total libertad. Un estado que ha reforzado tras su fichaje por La Casa de Papel.

¿Qué te ha aportado Zulema?
Me ha pasado algo extraño. Con 46 años he vuelto a conectar con los jóvenes, algo muy complicado, gracias a un personaje fuerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Tiene que ver la relación que hay entre el reparto femenino?
Sí, mis compañeras pertenecen a otra generación de actrices con las que me encuentro más en sintonía ahora que hace 20 años, que me sentía absolutamente incomprendida. Cuando el divismo estaba de moda, a mí no me latía.

Cuando te ves tan agresiva y violenta en la serie, ¿qué piensas?
Entiendo que desde fuera se puede pensar: “Esta tía, ¿hará eso todos los días?”. Pues no, no voy por ahí clavando puñales. En realidad soy un pajarito, lo que pasa es que soy buena actriz.

¿Contabas con el favor del público?
No, y ahí empezó el problema. Me han permitido en cuatro temporadas dar muchos matices a Zulema. No quería que se justificara o redimiera. Tenía que jugar a caer mal. Va y cae bien. ¿Qué hago? Pues seguir jugando con la misma intensidad. Esa fue la sorpresa, porque estaba predestinada a morir.

Tamara Arranz / productora

¿Hay más acción esta temporada?
Sí. Hasta ahora no había sido así, y te llevas más golpes, sin duda. Pero también entramos en la laguna de lo humano. Es más efectista pero pasa por las emociones.

Te has incorporado a La Casa de Papel para Netflix y …
Y no puedo contar nada, pero estoy encantada. Es el mismo equipo de Vis a vis, y es maravilloso tener una proyección internacional, porque cuando viajas lo notas y te suben el caché.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué sensación da que te sigan en Corea o Paraguay?
Pues la gente se hace un montón de tatuajes con la cara de Zulema, y me hace ilusión, pero a mí me gusta mucho trabajar cuando actúo o canto. Vivo en el mundo de idear cosas, es mi caldo de cultivo. Todo lo demás simplemente me parece bien y ya está.

¿Te molesta la popularidad?
No es lo que más me importa y eso que tengo mucho ego, como una catedral de grande. Pero he aprendido a relativizar mucho sobre esas cuestiones. En mi casa todos son médicos, así que… Lo veo todo de una forma muy natural, porque el champán lo mismo sube que baja, y no me siento peor. Para llegar a eso tienes que tener una cabeza muy bien amueblada y ser capaz de cambiar con el tiempo. Se llega a más gente gracias a la tecnología, pero también todo es más efímero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV