'Juego de tronos': Jon y Daenerys, hasta que la muerte los separe

Los seis episodios, de duración especial, de la octava temporada, llegan la madrugada del lunes 15 a HBO y a Movistar+ sin pista alguna sobre cómo será el esperado desenlace de la ficción. ¿Y si al final todo fuera una gran historia de amor entre Daenerys Targaryen y Jon Snow? No parece probable.

Daenerys y Jon en la temporada 8 de Juego de tronos

Lo sentimos por los románticos que se han ilusionado con la mirada cómplice de los protagonistas, pero la serie más grande de todos los tiempos, la que batirá sus propios récords –el último, el del tráiler más visto, con 81 millones de visitas en 24 horas–, va a terminar con un baño de sangre. Valar Morghulis –‘todos los hombres deben morir’–, resuena en la cabeza de quienes auguran, incluso ansían, la tragedia máxima.

Caigan todos o no, nuestra apuesta es que quieres se aman perecerán, porque muerte y amor conviven en el universo de George R. R. Martin, en manos de David Benioff y D. B. Weiss, los showrunners, en las dos últimas temporadas. Desde que HBO adelantó a la literatura, la acción se ha desatado, por lo que en las más de siete horas de montaje final habrá mil giros de guión. Respecto a los personajes de Emilia Clarke y Kit Harington, todo cuanto dicen apunta a ello: “El final del mundo puede estar muy cerca, pero al menos Jon está enamorado de alguien y ya sabe quién es”, afirma él.

Jon y Daenerys juego de tronos

Daenerys ha sido testigo de muchas cosas, ha sufrido la pérdida y el dolor –apunta ella–. Ha dedicado toda su existencia a llegar a este punto”. Un detalle prosaico: todo duele menos cuando cobras casi un millón de dólares por capítulo, como ha sido el caso de los protagonistas… Pero no siempre fue así, como recordó Richard Madden, Robb Stark hasta que se le atragantó la famosa Boda Roja: “Yo cobré una mierda”. Porque este fenómeno se forjó como el vidriagón, a fuego lento. “Al principio había seis o siete caravanas y una de maquillaje –recuerda Conleth Hill, el eunuco Varys–. El último ha sido como un festival de rock”.

Daenerys temporada 8 Juego de tronos

Volviendo a Poniente, antes de que Jon y Dany, que se tutean desde que saltó la chispa, asuman su destino final, sabemos que liderarán el ejército de Inmaculados y de Dothrakis para luchar en el Norte. Pese a la paranoia antispoiler que ha acorazado la grabación, hasta el punto de anunciar rodajes en países a los que solo iban equipos de producción para despistar, o de repartir los guiones a través de una app que los borraba después de leerlos, sí que han corrido por internet fotos en las que se ve Invernalia en llamas. Son imágenes que cuadran con el anuncio que se le escapó al especialista que interpreta al Rey de la Noche de que en el tercer capítulo, el más largo de todos, con 122 minutos, veremos “la madre de todas las batallas”.

Dedicaron a grabarla 55 días, en Irlanda del Norte, a temperaturas bajo cero: “Tardamos el doble de lo normal en llevar a cabo esta –dice Nikolaj Coster-Waldau, Jaime Lannister–. La escala de producción no tiene precedentes, ni televisión ni en cine”. El presupuesto no engaña: han pasado de seis a 13 millones de dólares por capítulo.

El rey de la noche caminantes blancos
Productora HBO

Secretos revelados

Al enclavar la gran batalla a mitad de temporada, la lógica argumental apunta a que los muertos ganarán el primer asalto y los tres capítulos finales serán los de las medidas desesperadas, donde realmente se calibrará la pericia y el valor de los guionistas para rematar el juego de forma memorable.

Esa misma lógica también grita que hay un 99 por ciento de posibilidades de que Daenerys esté embarazada. Y pronto se enterará de que es la tía de su amante. La garganta profunda sería Samwell Tarly, el mejor amigo de Jon. “Sam siente el peso de la responsabilidad por la información que conoce, pero sabe que sería mejor que Jon se enterara por él antes que por otro”, ha contado John Bradley-West en una de las escasas entrevistas que aportan algo de información.

Sansa en Invernalia de Juego de tronos

En cualquier caso, ese ‘pelín’ de incesto es perfectamente asumible cuando, en el bando contrario, Cersei Lannister (Lena Headey) espera al cuarto hijo engendrado por su hermano Jaime. Historias paralelas, porque tanto la actual reina como la aspirante a ocupar el trono junto a sus dragones, recibieron sendas maldiciones por las que no podrían tener hijos.

De nuevo hay que apelar a la peculiar escala de valores de R. R. Martin y a su visión de la familia para apreciar la importancia de estas gestaciones, que sin duda serán clave por la parte ‘mágica’ de la serie. Más aún cuando también sabemos que cerca del final reaparecerá en plan Gandalf la sacerdotisa Melisandre, especialista en sacrificar críos con sangre de reyes para cambiar el rumbo de las guerras.

George R.R. Martin final de juego de tronos
Los tiempos de la televisión han cercenado la posibilidad de que la serie sea fiel al creador de los libros, que tardará varios años en rematar su obra. ¿Cómo será su final? Si nos metemos en su mente, pronosticamos: Jon y Dany se sacrificarán para ganar la guerra y serán Tyrion y Sansa quienes ocupen el Trono de Hierro hasta que el hijo de los primeros pueda reinar.
Steve Jennings

Paternidad y poder son otro dúo indisoluble en una serie que ya llevaba en su ADN una gran carga feminista antes de que otras se sumaran a esa corriente. “Lo mejor es que la forma en que las mujeres han llegado a ese punto no ha sido predecible y, sin embargo, viendo por todo lo que han pasado, tiene sentido –opina Maisie Williams, Arya Stark–. Era algo que todas deseábamos y que esta serie, al contrario de la gran mayoría, lo ha llevado a cabo de la manera más potente”.

Historia de la televisión

Algunos miden la relevancia de Juego de tronos en que tiene su propia marca de whisky, revitaliza el turismo aquí o allá o estampa camisetas de Primark… Pero si es historia de la televisión es por ese poderío femenino… Y por la valentía de matar a su protagonista en la primera temporada… Y por la calidad de los diálogos de Tyrion… Y por la brutalidad audiovisual de las batallas… Y por su sensualidad y crueldad sin censura… Y porque, se siente quien se siente en el trono en el último capítulo, este juego nos ha marcado para siempre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV