Yon González, de policía a enfermero en ‘Bajo sospecha’: “Las fans me respetan más desde que no me quito la camiseta”

El actor, que va a meterse ya al gimnasio para preparar su papel de constructor en ‘La catedral del mar’, nos cuenta cómo evoluciona el agente Víctor García en esta nueva entrega y en quién se fijará ahora que Blanca Romero ha sido apartada de la serie.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Yon González abre un nuevo caso de Bajo sospecha en Antena 3. Todavía le quedan unas semanas de trabajo en la segunda temporada de la serie, en la que el agente Víctor García busca al asesino del Hospital Montalbán. En cuanto termine, en marzo, empieza con la adaptación televisiva de La catedral del mar, también para Atresmedia.

El capítulo de estreno ha tenido una audiencia de 3,2 millones de espectadores y un 17,5% de share. No es un mal dato pero significa el mínimo histórico de la serie, y queda lejos de los más de 4,2 millones que siguieron el arranque de la primera temporada.

De un pueblo de la sierra a un hospital. ¿El escenario hasta que punto condiciona la trama de esta nueva temporada?
Sigue siendo un thriller, pero la investigación se lleva de forma más fina que antes. En cuanto a mi personaje, se le va conociendo algo más, pero está todo muy marcado por el caso. No sobra ninguna escena en ese sentido. Lo que hay es mucha más acción, aunque sea esta vez en un recinto cerrado. Entre estas 12 paredes van a pasar muchísimas cosas. Al espectador no le va a dar sensación de agobio, y no hace falta que aparezcan muchos exteriores, como cuando íbamos a Navacerrada. Es más cómodo y encima no pasamos tanto frío. Yo estoy muy contento.

 

¿Víctor ha cambiado?
Bueno… sigue sin callarse nada.

¿Qué tal la relación con la policía francesa?
Es un poco como 8 apellidos vascos pero a nivel europeo y en drama (risas).

¿Cómo evoluciona la relación con su padre, el comisario?
Un poco mejor que la anterior temporada. Se van a meter menos caña porque, al final, son un equipo. Víctor no está tan a saco con él.

¿Es sencillo hacer de médico?
Doctor, camarero, policía… da igual. Soy como un coche 4x4. La clave es interpretarlo con naturalidad.

Desde la productora señalan que el personaje de Blanca Romero fue un error. ¿Tú la echas de menos?
Claro, pero las cosas ahora son así. La parte más romántica me toca con Olivia Molina, la médico Yagüe.

Enlazas un proyecto con otro. Estarás contento, ¿no?
¡Mucho! En mis diez años de carrera no me han faltado papeles y protagonizar dos series es un privilegio.

¿Tienes ganas de comenzar La catedral del mar?
Sí, pero tengo que ponerme ya con el gimnasio porque interpreto a Arnau, un bastaixo que tiene cargar rocas.

Lo que ya no haces tanto es cine.
Es que ahora lo normal es que cuando haces tele no haces cine…

Lo dices con fastidio.
Al final esto es un negocio. Matar el tiempo, la peli de Antonio Hernández que hice con mi hermano Aitor Luna apenas ha tenido ayudas.

¿Agradeces que ya no te quiten tanto la camiseta en pantalla?
Con Bambú ocurre menos que con Globomedia [risas]. ¡Me he ganado llevarla puesta! Y las fans me respetan más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV