Abducidos por el nuevo ‘Expediente X’: todo sobre el reencuentro entre Mulder y Scully

¿Qué ocurriría si todos los casos en los que trabajaron los carismáticos agentes del FBI interpretados por Gillian Anderson y David Duchovny fueran falsos? Es la pregunta que plantea la esperada décima temporada de una serie que revolucionó la televisión.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras su estreno en Fox, Cuatro estrena el martes 18 en abierto el esperadísimo regreso de Expendiente X, la serie que marcó una época en los 90 y que confía de nuevo en sus protagonistas originales para resucitar el interés del público. La campaña de promoción mundial ha provocado que un OVNI se ‘estrelle’ en la plaza de Callao de Madrid y también que David Duchovny luzca su estrella en el Paseo de la Fama, todo por recordar a los espectadores que la verdad ‘sigue’ ahí fuera. En este reportaje recordamos por qué Expediente X se convirtió en un auténtico fenómeno y cuáles son las claves de los nuevos episodios.

Para que una serie pase a la historia se necesitan unos actores carismáticos, guiones bien trabajados, cierta atmósfera reconocible, un buen acabado que incluye música, fotografía y decorados y algo de suerte para que aparezca en el momento justo. Expediente X –que se emitió entre 1993 y 2002 y que vuelve a la pequeña pantalla en Fox el domingo 24 en EE.UU. y el martes 26 en España – al igual que Twin Peaks o, más recientemente, Breaking Bad o Juego de tronos, puede presumir de todo eso.

La segunda serie de ciencia ficción más longeva –solo la supera Stargate SG-1– estaba protagonizada por una pareja atractiva, fría e inteligente formada por el ‘creyente’ Fox Mulder (David Duchovny) y la escéptica Dana Scully (Gillian Anderson), dos investigadores del FBI de casos paranormales que se compenetraban perfectamente y que, además, desprendían cierta tensión sexual aunque nada urgente.

Todo era fruto de la imaginación de un selecto grupo de guionistas reclutados por el creador de la serie, Chris Carter. Por mencionar solo a unos pocos, Howard Gordon y Alex Gansa escribieron luego 24 y Homeland; Vince Gilligan se inspiró en un personaje inventado por él en un episodio de Expediente X para comenzar Breaking Bad y James Wong trabajó luego en Millennium o American Horror Story.

La sombría y envolvente fotografía de Bill Roe (Terminator: las crónicas de Sarah Connor) y las inolvidables composiciones 
de Mark Snow terminaron de definir un producto caro –costa
ba 1, 5 millones de dólares cada capítulo– pero bastante rentable: Leonard Betts, el episodio 12 de la cuarta temporada, tuvo una audiencia de 29,7 millones de espectadores solo en EE. UU.

Cuando concluyó hace ya más de una década, en 2002, la serie había ganado 76 premios (16 Emmy y cinco Globos de Oro entre ellos), y no tardó en inspirar ficciones posteriores como Fringe o Sobrenatural.

“Me sorprende que la gente siga viendo mi serie de los años noventa, pero fue un producto realizado con mucho trabajo y talento, y todos nos esforzábamos en superarnos cada día. Yo creo que por eso triunfó”, relata el productor y creador Chris Carter.

Ahora, 14 años después de su conclusión y siete desde la segunda película, XFiles: Creer es la clave, la rueda gira de nuevo, arrastrando a los mismos creadores y a sus cuatro personajes principales: los agentes Mulder y Scully, su jefe Walter Skinner (Mitch Pileggi) y el misterioso Fumador (William B. Davis). Incluso la detective Mónica Reyes (Annabeth Gish) vuelve como invitada en un episodio.

Las caras nuevas las aportan Joel McHale, como el poderoso personaje Tad O’Malley; Robbie Amell, de la serie The Flash, como el agente Miller y Lauren Ambrose –Claire en A dos metros bajo tierra– en el papel de la agente Einstein.

“La buena noticia es que el mundo, en este tiempo, se ha vuelto aún más extraño y es un momento perfecto para contar estas seis historias”, continúa Carter.

El último capítulo de la novena temporada, titulado La verdad,  concluyó con Mulder y Scully abrazados en la cama del hotel donde se habían refugiado huyendo del Ejército. “Puede que haya esperanza”, decía ella, refiriéndose al futuro de su hijo y, también, al de su relación con Mulder. Fundido a negro.

Pero todo ha cambiado. Un presentador televisivo (McHale) proclama que existen pruebas de una inminente invasión alienígena. Mulder, desaparecido hasta ese momento, y Scully, 
retirada del FBI y con un próspero futuro en la medicina forense, deciden volver a reunirse para la investigación de esos sucesos.

Cuando se encuentren verán que están marcados por extrañas cicatrices como otros viejos conocidos de los fans de la serie. “Vamos a mostrar un monstruo en cada episodio”, promete Duchovny. Y Anderson le complementa: “Soy una seguidora muy exigente y estos seis capítulos van a gustar mucho”.

Un sí, pero con condiciones

Cuando su ‘padre artístico’ Chris Carter requirió sus servicios, David Duchovny estaba trabajando en 
la serie Aquarius y Gillian Anderson en La caza (The Fall), pero ambos dieron un sí rotundo. “Si embargo, empecé a ponerme nerviosa solo 
de pensar en la cara de los fans cuando oyeran de nuevo la música de Expediente X, dijo Anderson, que ha tenido que pedir perdón a sus fans por llevar peluca; su cabello se había debilitado a causa de un tinte pelirrojo y del estrés.

Los dos actores establecieron condiciones para participar en esta nueva entrega, debido a que están muy ocupados con otros proyectos televisivos y a su afianzado prestigio tras los éxitos de Californication (Duchovny) y Crisis y Hannibal (Anderson). Así, exigieron que esta décima temporada solo tuviera 
seis episodios y que se grabara en verano, cuando estuvieran libres para el experimento. Vancouver, Canadá, volvía a ser el escenario 
de la serie, algo lejos de Los Ángeles donde ella, divorciada, tiene tres hijos, y de Nueva York, donde 
vive él tras su separación de Téa 
Leoni, con la que tiene dos.

¡El OVNI aterriza en Madrid!

A las 7 de esta mañana, un Objeto Volador No Identificado se ha estrellado contra el suelo de la Red de San Luis de Madrid, en pleno centro de la ciudad entre la Gran Vía y la calle Montera.

Se trata de una réplica exacta de la nave que aparece en la serie, con 7 metros de diámetro y unos 350 kgs de peso. Este ‘aterrizaje’ forma parte de la campaña de marketing que ha organizado Fox. El OVNI podrá visitarse hasta el próximo martes 26, día en que la cadena estrena la serie.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV