Rodolfo Sancho y Hugo Silva, compañeros de patrulla en ‘El Ministerio del Tiempo’: “Tenemos un humor parecido”

Hablamos con los actores de su primer proyecto en común. Su buen rollo es evidente, y en realidad tienen muchas cosas en común: se curtieron en ‘Al salir de clase’, han vivido grandes amores en la ficción con Michelle Jenner…

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cómplices, pero  muy profesionales. Así se muestran Rodolfo Sancho y Hugo Silva en su cita con Teleprograma.tv, y también ansiosos ante la segunda temporada de El Ministerio del Tiempo. “Es mejor que la primera“, dice Rodolfo.

¿Qué tal trabajáis juntos?
Hugo Silva: Hemos coincidido al final de mi colaboración y hemos disfrutado mucho. Rodolfo es un actorazo que lo pone fácil; un gran tipo, cariñoso y con un sentido del humor parecido al mío.
Rodolfo Sancho: En su día incluso compartimos representante, pero es nuestra primera vez juntos; son solo cuatro secuencias y me han sabido a poco: cuando yo vuelvo, él se va.

La serie lo ficha para relevarte mientras grabas Mar de plástico.  
R.: En ocasiones, de las necesidades surgen grandes soluciones, como en este caso.
H.: Yo era fan de la serie y estoy agradecido y feliz de que el creador, Javier Olivares, me contactara. Y más ofreciéndome semejante personajazo.

Háblanos de ese Pacino que promete mucha comedia.   
H.: Es un policía chungo, hábil en infiltrarse en el submundo de las drogas, que es captado por el Ministerio en 1981 para integrarse en la patrulla. En cada misión, elige un personaje de la época y se transforma en él para lograr información. Hacer tantas personalidades ha sido enriquecedor.

Vuestro viaje en el tiempo preferido ha sido…
R.: A la época de Los últimos de Filipinas, por la situación extrema de Julián en el sitio de Baler. Fue un rodaje intenso y duro pues tuvimos que cruzar un río cargados con armas, con barro hasta la cintura y con el frío de noviembre.
H.: Por divertidos, la invasión francesa y los años veinte; y por emotiva, mi aventura con Cervantes, que está en nuestro adn cultural.

¿Qué otra celebridad os gustaría  que apareciera en la serie?
H.: Lola Flores, daría muchísimo juego, en una trama de humor en plan homenaje. No se me ocurre nadie más español.  .
R.: A mí me gustaría que viniera a hacer un cameo Pedro Casablanc, es un actor fantástico al que admiro y en el que me fijo mucho para aprender.

¿A qué lugar viajarías?
H.: Iría un fin de semana al Madrid de los ochenta, para salir, conocer garitos y ver conciertos. En aquella España había efervescencia en todo: cultura, política…
R.: Iría a Grecia, Roma, el medievo… Y otras épocas porque me gusta la historia. Pero, solo de visita, luego volvería al siglo XXI.

Ambos estuvisteis en Al salir de clase, un clásico juvenil…
H.: Llegué cuando Rodolfo ya no estaba. Éramos chavales que empezaban, con mucha ilusión, y estábamos haciendo realidad un sueño. Fue de los sitios que más me ha formado y me puse las pilas.
R.: No hay mejor escuela que una diaria. Para moverte en el plató, estar atento al sonido, al foco…

También los dos habéis trabajado con Michelle Jenner…
H.: Es una compañera fantástica que se ha convertido en una grandísima actriz. Nos entendemos trabajando y somos muy amigos. El 26 de febrero estreno con ella la película Tenemos que hablar. Es mi partenaire perfecta. 
R.: Es una actriz sin igual. Le tengo un enorme cariño porque hemos compartido mucho juntos y hemos disfrutado haciendo de los Reyes Católicos. Un trabajo que ambos llevaremos siempre en nuestro corazón.

¿Tenéis algún hobbie común?
R.: Sí, los dos hacemos surf.
H.: Y hemos fumado algún cigarrito entre secuencia y secuencia.

Hugo, ¿querías volver a la tele ?
Me da igual el medio; busco historias y personajes que me motiven. Por suerte, me llegan papeles interesantes, menos lineales y de más libertad creativa.

Aquí, de nuevo eres policía, como en Los hombres de Paco.
H.: Una casualidad. Y que es un oficio muy cinematográfico. 
R.: Yo también ejercí de  poli en dos películas y ahora, en Mar de plástico, me divierte hacer el papel de guardia civil obsesionado con el crimen.

Otra coincidencia, los dos fuisteis actores de moda. ¿Qué tal lleváis ahora la popularidad?
R.: Con naturalidad. Te acostumbras a no pasar por ciertos lugares a ciertas horas, y ya está. 
H.: Yo también desde que aprendí que lo mejor era afrontarla con mucho sentido del humor.

¿Pero estáis en las redes sociales?
H.: Yo sí. Había dos Hugo Silva en twitter, y antes de que alguien hable por mí, prefiero hacerlo yo.
R.: No tengo tiempo, y creo en el star system del Hollywood clásico, con estrellas inalcanzables.

¿De qué habláis entre vosotros?
R.: Del exceso de trabajo; si grabas siete secuencias al día, tengas la cara que tengas, estés afónico o no, 14 horas, no hay más tiempo.
H.: He hecho cine en Argentina y allí se trabaja con menos urgencia.

 

¿Qué proyectos tenéis?
H.:
La serie Web Therapy y una película con Gerard Depardieu en Argentina, donde también rodé El Hilo Rojo.
R.: Grabo aquí hasta marzo y, en mayo, retomo Mar de plástico. 

¡Enlazas dos series!
R.:
Sí, con esfuerzo, buena voluntad, cariño y sacrificando horas de sueño y salud.

¿Os gustaría volver a trabajar juntos?
H.: Si me llaman para la siguiente de El Ministerio del Tiempo, fantástico; la experiencia ha sido estupenda y la trama de Pacino está abierta.
R.: Me encantaría repetir juntos en algo dramático, con personajes fuertes, como los de De Niro y Al Pacino en Heat, de Michael Mann.

Hugo, ¿notas que se te percibe de una manera diferente como actor? Ya no te piden que te quites la camiseta…
Tengo casi 40 años, ya no me toca. Si me lo pidieran ahora, casi lo agradecería (risas).

¿Cómo viven tu profesión en casa?
Mis hijos están bastante al margen porque son muy pequeñitos, dicen que “papá trabaja en el ordenador”. Los niños lo naturalizan todo, no tiene prejuicios.

¡Han participado en tu último corto, Supercool!
Fue un capricho mío. Ahora que son pequeños me aprovecho y me divierto con ellos (risas). Es una anécdota para que cuando sean mayores digan: “Mira qué loco estaba papá”.

El viernes 26 estrenas en el cine la peli Tenemos que hablar, de nuevo con Michelle Jenner. ¿De qué va?
Está ambientada en la España del año 2000, cuando todo iba como un tiro. Mi personaje es uno de esos muchos pequeños inversores engañados, y en esa situación recibe una llamada de su mujer, con la que no se habla pero de la que sigue enamorado, que le dice justo esto, “Tenemos que hablar”. Todo se lía y da pie a una comedia delirante con situaciones fantásticas.

¿Estarás en la segunda parte de Los nuestros?
He oído algo por ahí pero todavía no me han llamado.

Rodolfo, ¿tú por qué te has volcado más en la tele que en el cine?
Porque, de momento, los personajes que me llegan para televisión son mejores que lo que me ofrecen en cine. He dicho que no a alguna comedia y a algunos papeles que no son tan profundos como, por ejemplo, Fernando el Católico.

El viernes 19 se estrena al fin en cine La corona partida, donde cierras ese personaje emblemático.
Fue una alegría porque a mí me quedó la espinita clavada, siempre pensé que el verdadero final de Isabel era el final de Fernando: él le promete que no dejara que nadie destroce su reino, que ningún extranjero lo usurpe. Además en la película trabajo con José Coronado, que interpreta al padre de Felipe el Hermoso. Me cuentan que ha quedado muy bien, tengo muchas ganas de ver el resultado.

¿Has seguido Carlos, Rey Emperador?
Todavía no, la tengo pendiente.

 

Los 13 nuevos viajes de ‘El Ministerio del Tiempo’

“Reforzamos la aventura, sin perder la ironía, y jugamos con los géneros: hay capítulos íntegros de comedia, como el de Napoleón; de thriller, como el segundo de Hugo Silva, 
que rinde homenaje a la serie de 
la BBC, Life on Mars, y uno basado en Perdidos, que aborda la gripe española de 1918”, dice su creador Javier Olivares, creador de El Ministerio del Tiempo.

La Armada Invencible, los últimos 
de Filipinas, los ‘poderes’ del gran mago Houdini, un falso Cid, y el conflicto de Cervantes con Lope 
de Vega son algunas las misiones 
de la patrulla en estos 13 capítulos.

“Es una serie valiente en la que la imaginación de los guionistas no tiene límites. Me sorprendían cada día”, dice Hugo Silva, cuyo personaje se transforma en otro en función 
de los`viajes’. “Le apodan Pacino porque trabajando se parece al actor en Serpico; es cinéfilo y cita películas de su época, los ochenta”.

Su fichaje solucionó la ausencia de Rodolfo, en Mar de plástico: “Julián, en crisis tras fracasar en su intento de salvar a su esposa, se marcha solo a otra época, tratando de ser útil como enfermero”. El jefe de la patrulla vuelve en el séptimo episodio. 
Borja Cobeaga y Diego San José 
(guionistas de la exitosa saga Ocho apellidos…) firman el guión de 
un capítulo y los cineastas Paco Plaza ([REC]) y Javier Ruiz Caldera (Anacleto…) dirigen dos.

La tanda, además, afianza guiños populares –Charlton Heston sale preparando el rodaje de El Cid– 
y resucita a Napoleón (Fernando Cayo), Houdini (Gary Piquer) 
y Felipe V (Fernando Conde).

Alexandra Jiménez, Pastora Vega, Mónica Estarreado, Javier Collado 
y Juan José Ballesta colaboran 
en la ficción que, tras cinco meses, termina de grabarse en marzo y 
se convertirá en novela, El tiempo es el que es, de los guionistas 
Anaïs Schaaff y Javier Pascual.

ESTOS SON LOS 13 VIAJES DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE ‘EL MINISTERIO DEL TIEMPO’

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV