Así fue el impactante final de ‘Vis a vis’

Las puertas de Cruz del Sur se cerraron para siempre con un espectacular episodio que reunió a 2.649.000 espectadores (16,4 % de share).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las Puertas de Cruz del Sur se han cerrado para siempre y el desenlace de Vis a vis marcó record de temporada reuniendo a 2.649.000 espectadores (16,4 % de share). La transgresora ficción de Antena 3 producida por Globomedia nos ha regalado momentos que pasarán a la historia de la televisión gracias a interpretaciones como la de la hasta ahora desconocida Maggie Civantos o la inquietante Najwa Nimri.

Analizamos el último y espectacular episodio que arrancó con Castillo (Jesús Castejón) aceptando una peligrosa oferta de Macarena: si consigue doblegar a Zulema (Najwa Nimri), a la que le acaban de conceder la libertad, el comisario la ayudará a escapar de la cárcel.

Mientras tanto, Saray (Alba Flores) recibe la peor noticia que podrían darle: está embarazada de su marido. Durante la ecografía que le hace Sandoval (Ramiro Blas) ella toma una decisión: no quiere tener al bebé. Poco después recibe la visita de su madre, ilusionadísima ante la idea de convertirse en abuela. 

De haber continuado, la trama podría haber dado mucho de sí en cualquiera de sus vertientes: viendo a Saray criando a su bebé dentro de Cruz del Sur o enfrentándose a toda su familia al decidir no tenerlo.

Pero el momento álgido del episodio fue el esperado enfrentamiento entre Maca y Zulema, que ha conseguido la libertad. La rubia consigue engañar a su compañera dándole un abrazo y, con la ayuda de Bambi (Olivia Delcán), la ata y empieza a torturarla hasta conseguir que le diga dónde está secuestrada Amaia.

Inflexible casi hasta el final, Zulema se niega a desvelar el paradero de la niña. Pero Maca está dispuesta hasta a acabar con la vida de su compañera y comienza a inyectarle aire en las venas en una de las secuencias más violentas que se han visto en la serie. Finalmente, acaba confesando dónde está la pequeña.

Zulema queda en coma tras la tortura recibida por Maca.

Pero el plan de la rubia va más allá e intenta conseguir un móvil de Sandoval a cambio de no contar nada sobre los abusos que el médico ejerce sobre las presas.

Si la ficción hubiera renovado, la relación entre la presa y el doctor podría convertirse en una de las más peligrosas. ¿Alianza, enfrentamiento? Cualquiera de las opciones hubiera sido muy interesante.

Pero Sandoval, insaciable, ha encontrado a la horma de su zapato en Miranda (Cristina Plazas), la hasta ahora férrea directora de la cárcel, con la que ha empezado una relación sadomasoquista que LA ACTRIZ NOS AVANZÓ EN ESTA ENTREVISTA.

La pareja da un paso más en otra de las secuencias más impactantes del desenlace: la directora recibe una brutal paliza por parte del médico en su despacho.

La relación entre ellos da pie, desde luego, a una trama tan oscura como interesante por lo que podría haber aportado a la evolución de ambos personajes.

Sandoval, además, recibe una suculenta oferta por parte de los inversores: quieren destituir a Miranda y convertirle en el nuevo director de Cruz del Sur. La decisión daría un giro radical a las tramas de la serie ya que, previsiblemente, el médico adoptaría métodos muy poco ortodoxos con las presas. En semejante situación de poder, Cruz del Sur hubiera sido un verdadero infierno. Eso sin contar con la adicción a las drogas que quedó patente en esta impactante secuencia del final.

Bajo el efecto de las drogas, Sandoval debe atender a Zulema, que se debate entre la vida y la muerte. Finalmente, el médico consigue salvarla, aunque la deja en coma.

No cabe duda de que la ficción no sería la misma sin la villana. Mantenerla en estado vegetativo, despertarla totalmente, dejarla en libertad o hacerla regresar a Cruz del Sur hubieran enriquecido igualmente las tramas y abrirían nuevas líneas argumentales muy interesantes.

Rizos (Berta Vázquez) consigue el tercer grado. Valbuena (Harlys Becerra) se ofrece a llevarla a casa en coche, pero Estefanía se niega y le confiesa que intentó matarle.

¿Seguiría su relación con Saray con la misma intensidad? ¿Se haría cargo del hijo de la gitana, en el caso de que esta finalmente lo tuviera? Otra línea argumental que podría estar llena de interesantes giros.

El momento más feliz y dramático del final llegó con la boda de Sole (María Isabel Díaz Lago) y Fernando (Rafa Núñez). La cubana, que ha sufrido una pequeña recaída de su dolencia cardíaca, se prepara para vivir el día más feliz de su vida.

Bajo la atenta mirada de Miranda y Carlota, la gobernanta (Mona Martínez), Sole le da el “sí, quiero” al hombre de su vida.

Sus compañeras, sobre todo Tere (Marta Aledo), esperan ansiosas el momento de recibir el ramo…

…que acaba cayendo finalmente en manos de Miranda. ¿Boda a la vista?

Anabel (Inma Cuevas), más sola que nunca, intenta disfrutar de la fiesta de la boda de Sole, pero su maldad no tiene límites y quiere vengarse de ella. Su plan comienza por fingir que está arrepentida y llamar a su madre para pedirle 18.000 euros…

…una cantidad que acaba con la vida del recién casado, tras recibir un tiro en la cabeza.

¿Cómo reaccionaría su mujer? ¿Sobreviviría su débil corazón a un golpe tan duro?

El giro que han dado los hermanos Ferreiro en los últimos capítulos ha sido espectacular. Sin nada que perder, Román (Daniel Ortiz), secuestra a Fabio (Roberto Enríquez) para que le diga dónde está el dinero que robó en Marruecos. Torturas, amenazas… cualquier cosa sirve para sacar a su hermana de una vez por todas de Cruz del Sur.

¿Cómo hubiera sido la relación entre la presa y el funcionario? Amantes, pareja, amigos o enemigos, la trama hubiera ganado peso y generado giros realmente interesantes.

Macarena convence a Castillo para que le deje acompañarle al lugar donde está secuestrada Amaia. La joven viaja en helicóptero hasta el lugar, pero al llegar descubren que Zulema ha vuelto a engañarles. Una llamada de Castillo a Elena (Verónika Moral) es suficiente para dar con el paradero de la niña.

Al llegar al establo abandonado donde estaba secuestrada, el equipo consigue liberar a la niña, que se encuentra en unas condiciones lamentables.

Al reaccionar, Amaia abraza instintivamente a Maca para agradecerle que la haya puesto en libertad. Esta trama, como la de El Egipcio, se da por concluída en este episodio.

Castillo quiere cumplir con su palabra y le pide a Maca que le deje inconsciente durante media hora para que así ella pueda escapar.

Ya en libertad y tras recibir una llamada de Fabio, Maca decide volver a Cruz del Sur. ¿Quizá porque lo que le espera fuera era peor? ¿Qué sentido tenía la libertad si lo había perdido todo? ¿Aún le quedaban deudas pendientes dentro de la cárcel? ¡Hasta siempre, Cruz del Sur!

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV