Sergio Peris Mencheta aterriza en HBO con ‘Snowfall’: “En España no se perdona al ganador”

Veinte años después de ‘Al salir de clase’, ha cruzado el Atlántico para encarnar a Gustavo Zapata ‘El Oso’, un luchador chicano, de la época del crack en California.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un episodio piloto desechado por la productora y una grabación en un inglés “imposible” habrían desanimado a cualquier actor, pero Sergio Peris-Mencheta es un luchador habituado a forjarse en empresas arriesgadas pero que merecen la pena. Y, según él, la nueva serie Snowfall lo es.

¿Cómo llegas a esta producción?
Me llamaron hace dos años para hacer el piloto. Los productores [FX y Groundswell] llevaban tres meses buscando un rostro para mi personaje. Hablé con ellos y luego pasaron nueve hasta que volvieron a aparecer, cuando dirigía La cocina en el Teatro Valle Inclán de Madrid.

¿Quién es Gustavo Zapata ‘El Oso’?
Un luchador mexicano en decadencia que trabaja con una banda en negocios ilegales, robo, extorsión… No habla mucho, lo que disimula mi nivel de inglés (risas).

No se explica nada de su vida.
Mi historia es una de las tres de Snowfall. Las otras son las de Franklin, un narco, y Teddy, un policía. El Oso es un misterio, no sé si tiene familia o novia o qué. A los yanquis les encanta este tipo de personajes.

¿Cómo lo preparaste?
Tuve que engordar una barbaridad, hasta los 108 kilos, y aprendí palabras en chicano, que es diferente al mexicano, y también al inglés con ese acento. Judith Scott, la actriz que hace de Claudia [una camello de crack], fue mi salvadora porque al principio no me enteraba de nada. Había un montón de acentos diferentes en el plató. Para empezar, llamé a mi amigo Óscar Jaenada, que me enseñó el inglés de su Cantinflas (risas).

¿Para cuánto tiempo has firmado?
¡Para siete años! Después de gastarse 20 millones de euros en dos capítulos piloto y cuatro en cada uno de los demás…

El piloto de ‘Snowfall’ no salió bien.
En junio de 2016 decidieron que no les gustaba. Lo tiraron a la basura y de los 35 que habíamos participado solo nos quedamos Damson Idris, que encarna a Franklin, otro actor y yo. FX contrató para el segundo piloto a Dave Andron como showrunner y coguionista junto a Tommy Schlamme como productor ejecutivo, que es algo así como ‘el salvador de series de FX’.

Pero no es tu debut en EE.UU.
Antes había rodado Love Ranch (2010) con Helen Mirren y Resident Evil: Ultratumba (2011), en la que me aburrí muchísimo.

¿Ya has acabado?
Sí, lo hemos rodado todo como si fuese una película larguísima. Y en enero comenzaremos a grabar la segunda tanda.

¿Estás satisfecho?
Mucho. Hay que atreverse con todo y con esta experiencia he aprendido muchísimo. Los americanos ruedan las series con mucha valentía, casi improvisando, nada que ver con España. Ellos no perdonan nunca a los perdedores y nosotros a los ganadores.

Pero tú sigues centrado en el teatro.
Siempre. Ahora hay un teatro off que antes no había y esto está muy bien pero el sistema está equivocado, no se puede seguir llevando a gente de 18 años a ver a Calderón. Hay que meter el teatro en los colegios y no al revés. Tienen que hacer 
La vida en sueño en clase.

Y es más inmediato.
Exacto. En dos horas se puede parodiar el debate del Estado de la Nación en cualquier microteatro. El teatro es el bufón del rey.

¿Y tu opinión sobre el cine?
Está en vías de extinción. A mí me acompaña más una serie como 
A dos metros bajo tierra que una película. Creo que son el futuro.

Tú lo has vivido de cerca.
Estuve en la temporada de pilotos de EE.UU. ¡Había 650 proyectos de series esperando para ser aprobados!

¿Qué odias más en tu trabajo?
Cuando el teatro solo es entretenimiento. ¡Y las luces de los móviles! Puedo entender que la gente olvide apagar el móvil y suene una llamada, pero mirarlo durante una representación…

¿Y lo que te gusta?
El silencio justo al acabar la obra. El dejar a la gente en otro mundo.

Hace ya 20 años que debutaste en televisión con Al salir de clase
Antes participé en Scavengers, un concurso de Antena 3 con Bertín Osborne. Lo gané y con el premio me compré mi primer coche.

Es un tópico pero dicen que aquellas series fueron una escuela.
Es que es verdad. Además de hacer amigos, por ejemplo, Víctor Clavijo es casi mi hermano, te imponen un ritmo didáctico. ¡Grabé 227 episodios en seis meses!

¿Puedes contarnos algo de la serie La catedral del mar?
Todos seguimos esperando fecha de emisión en Antena 3. Interpreto al inquisidor general del reino Nicolau Aymerich. El director es 
Jordi Frades y la serie tiene una pinta estupenda.

¿Tus próximos proyectos?
Eres la primera persona a quien cuento que acabo de firmar para dirigir la obra ¿Quién es el señor Schmitt?, del francés Sébastien Thiéry, que protagonizará Javier Gutiérrez.

Tu amiga Elsa Pataky dice que si trabajas fuera no te vuelven a llamar en España. ¿Es verdad?
Es la pura verdad y no sé por qué.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV