Megan Montaner, la tentación de ‘Velvet Colección’: “No voy a ser la nueva Ana Rivera”

Mientras disfruta de su recién estrenada maternidad, la actriz vuelve a trabajar con Bambú tras ‘La Embajada’ para dar vida a una joven llena de energía que vivirá un triángulo con Clara (Marta Hazas) y Sergio (Fernando Guallar).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En Velvet Colección hacía falta una pareja que sustituyera a Ana (Paula Echevarría) y Alberto (Miguel Ángel Silvestre). Y, aunque Megan Montaner asegura que Elena, su personaje, no tiene nada que ver con el de sus antecesores, nos adelanta cómo será el nuevo triángulo amoroso.

¿Cómo es Elena?
Viene a desarmar todo el cotarro. Es una chica con mucha energía y vitalidad y trae muchas ideas para Velvet. Quiere que el bikini, que está triunfando en otros países, se implante en España. Y, además, viene a sacarse una espinita que tiene clavada desde que dejó plantado a Sergio [Fernando Guallar] en el altar porque se agobió. Llevaban juntos desde los 12 años.

Entonces va a haber triángulo amoroso…
Sí. El otro vértice es Clara [Marta Hazas]. Va a ser una lucha de leonas, pero Elena tampoco llega en plan: ‘Te voy a quitar a tu maromo’ (risas)

¿Con qué más personajes tendrás relación?
Con Imanol Arias y Adriana Ozores, que interpretan a los padres de Sergio. También con Jonás [Llorenç González], Pedro [Adrián Lastra]…

¿Vais a ser Fernando Guallar y tú los nuevos Alberto y Ana?
Está claro que es otra historia de amor, pero quiero pensar que no va a ser lo mismo.

¿Habrá boda?
¡Ojalá!

En Bambú escribieron el personaje pensando en ti… ¿Veías la serie?
La verdad es que no porque al llegar a casa lo único que me apetecía era estar tirada en el sofá o irme a dar una vuelta por el monte. Pero ahora estoy haciendo los deberes.

¿Qué tal te han recibido tus compañeros?
Muy bien. Ha sido como volver a la familia, porque a muchos les conocía. Pero también he pasado miedo y nervios porque la serie lleva ya un tiempo y el público ha empatizado con los personajes. ¡A ver si llegamos nosotros y hundimos el barco! (risas)

¿Qué tal te ves con ese look?
Hemos pasado muchísimas pruebas, ha sido un caos que no veas. Pero al final me parece que ha quedado genial: superfemenino. Yo me siento estupenda. Me recuerda a mi abuela, a la que le robaba esos pendientes de pinza insoportables.

¿Eres una esclava de la moda?
Para nada. Al final consumes lo que la sociedad te da en ese momento. Pero yo llevo lo que me gusta y con lo que me siento cómoda.

En Sin identidad fuiste protagonista absoluta. ¿Lo echas de menos?
Tiene su lado bueno y su lado malo. Pero, al final, la calidad de vida compensa mucho. Y sobre todo ahora que he sido madre. Si me hubieran ofrecido ser la protagonista absoluta no habría podido.

Y el ritmo será diferente también…
Bueno, ahora las semanalas tienen un tempo muy similar al de las diarias. Vamos corriendo. Pero es verdad que se cuida más la estética, los medios son distintos y el trabajo en plató también.

¿Cómo te estás organizando con el pequeño?
Salgo a la una para estar con mi chiquitín. Y me están ayudando también mi pareja, mis familiares y mis amigos.

¿Qué tal la experiencia de la maternidad?
Increíble. Es algo que, por mucho que te cuente la gente, no sabes lo que es hasta que no lo vives. Cambia todas tus prioridades.

¡Te has incorporado al trabajo enseguida!
Sí. La verdad es que siento devoción por Bambú porque me cuidan mucho. Pero es complicado. He vivido situaciones en las que me han dicho: ‘No, porque estás embarazada’.

¡El 21 de agosto cumples 30 años!
¡Sí! Parece que desde que soy madre me he hecho mayor de repente: me regalan solo cosas para niños (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV