Actores extranjeros que triunfan en series españolas

Son diferentes por su aspecto y acento, pero eso nos les ha impedido hacerse un hueco en nuestra ficción gracias a personajes que han calado hondo en la audiencia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Stany Coppet: “Aprender español ha sido lo más difícil”

Enamoró a la audiecia con su papel del malvado Khaled en El príncipe, aunque antes ya había trabajado en Águila Roja, la película. Por la repercusión de ese trabajo ha fijado su residencia en Madrid, junto a su mujer, Dolores Chaplin (la nieta del mítico cómico), y su hijo Akiles Leo, aunque, asegura: “mantenemos casa también en París por nuestras respectivas carreras, que se desarrollan en otros países”.


Él se considera un privilegiado por poder trabajar en el mercado español, y ha tenido que superar algunos obstáculos, entre ellos, el idioma, para hacerse un hueco. “Fue lo que más me costó al principio, porque yo trabajaba más en inglés y en francés. He tenido que ampliar mi vocabulario, pero luego todo ha salido bien. Además, he podido estar a lado de grandes actores, como en el caso de Perdóname, Señor, donde he estado junto una estrella de Hollywood, como Paz Vega, y conocer la historia de Barbate. Creo que los productores españoles no apuestan por actores extranjeros como protagonistas, algo que no ocurre en otras profesiones, aunque reconozco que mi caso es algo especial”.

Su crisol genético (su madre es francesa, blanca, y su padre, negro, de la Guayana francesa) le ha dado una visión del mundo muy abierta, además de una gran versatilidad lingüística. “Puedo actuar en cuatro idiomas y ahora también en árabe, que estoy estudiando”. De su trabajo en España destacaría el cariño que pone la gente, algo que no ocurre en otros países. “Es una forma muy humana, y el trato que dispensan aquí marca la diferencia con otros mercados. Puedes hacer amigos de verdad en el mundo profesional”, dice.

Silvia Sanabria: “Es difícil encontrar un papel”

Es Nacha Aguirre en Servir y proteger, una policía latina, lesbiana, con la que Silvia, de origen colombiano, se siente por fin reconocida como intérprete tras un intenso trabajo en otros ámbitos. “Por mi perfil de extranjera, aunque ya llevo 10 años en España, es complicado encontrar un papel. La idea de la serie era buscar un personaje latino que viniera de un país conflictivo y tuviera una vida dura. No ha sido mi caso, pero estoy satisfecha”.

Reconoce que el 90% de los casting que ha hecho ha sido rechazada por su aspecto y acento, y que para dar vida a Nacha empezó a ver las noticias de su país de origen para volver a cogerlo. “En España todo es más abierto. Yo llevo muchos años aquí, tengo amigos españoles, y ya digo guay en vez de chévere”, alega Silvia, que es tan luchadora como su personaje. “He hecho todos mis trabajos por curriculum, por mi formación, no solo como actriz, y por mi tesón y curiosidad”, aclara.

Chanel Terrero: “He sido rechazada por mi aspecto”

Tenía tres años cuando aterrizó en Cataluña con su madre, que vino a España por amor. Y ya a de niña sentía una debilidad especial por reunir a la familia y hacerle alguna representación. Su vocación fue creciendo con los años y Chanel se formó como bailarina y actriz, llegando a trabajar en los musicales El rey León y Mamma Mía y en series como El secreto de Puente Viejo, Perdóname, Señor y La peluquería, donde interpreta a una controladora de parquímetros.

Aunque Chanel ha tenido suerte, también en su carrera de modelo, reconoce que se ha sentido rechazada en algunas ocasiones por su aspecto. “Ha sido mitad y mitad. Algunas veces no me han cogido por extranjera, pero otras me ha venido muy bien”, asegura.


En La peluquería, mi papel es muy divertido. Yo soy cubana de nacimiento, pero en la serie hago de mexicana. Me tuve que preparar el papel viendo series, como La reina del Sur, para tomar el acento. Lo pillé muy rápido y grabarlo ha sido una auténtica gozada”, dice Chanel.

Guapa, exuberante y sensual, dice que nunca se cierra puertas, tanto en la interpretación como en la moda. De hecho, tiene dos proyectos importantes de cine y televisión para el otoño, aunque aún no puede hablar de ellos. “Me gusta la pasarela, pero también la fotografía. Yo me considero una artista polifacética, algo que buscaban en Mamma Mía, así como con garra y ganas de actuar, y de color, cualidades que me llevaron a trabajar en El rey León”, confiesa.


Saca lo mejor de cada personaje y nunca tira la toalla. “Nos sorprendió que quitarán La peluquería, ya que pensábamos que funcionaría bien en verano. De todas formas, me quedo con las buenas críticas que le han hecho a mi personaje. Mi curso más intensivo como actriz ha sido el trabajo, a pesar de los obstáculos que he tenido que superar”.

Tomás Pozzi: “He generado mucha confianza como actor”

Vino a España con una compañía argentina para representar una obra de teatro durante seis meses y ya lleva 16 años, en los que ha enganchado un trabajo con otro. El último, la serie Gym Tony, por la que Tomás se ha dado a conocer. Su peculiares características físicas, sobre todo su acento argentino y su altura, le distinguen del resto, algo que él ha asumido ya como natural. “Yo siempre he llamado la atención, pero, en el ámbito profesional, si eso no está respaldado por un trabajo sólido como actor, que genere confianza, se termina. Lo que más me congratula es que hay proyectos que se hacen pensando en mí, como Gym Tony, que surgió a raíz de Amar en tiempos revueltos, papel que también se creó pensando en mi persona”, confiesa.


De nuestro país destaca la seguridad que genera el país, algo muy distinto a Argentina, y la manera en la que ha sido acogido. Tanto, que el año que viene trabajará en el teatro de Zarzuela. “Es un orgullo que cuenten conmigo para eso”. 

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV