‘Vergüenza’: Malena Alterio y Javier Gutiérrez, la ‘incómoda’ pareja de Movistar +

La primera serie de los cineastas Álvaro Fernández Armero y Juan Cavestany, sobre una pareja formada por un fotógrafo y una desempleada, tendrá una segunda temporada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Una comedia romántica, que subraya las partes más oscuras de una pareja”. Así definen los cineastas Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero su primera serie, Vergüenza, que Movistar ofrece bajo demanda, y completa, a partir del viernes 24. También se puede seguir por capítulos los martes en #0.

Narra la historia de Jesús, un fotógrafo de bodas (Javier Gutiérrez), con ínfulas artísticas, que no para de hacer el ridículo con quienes se cruzan en su camino, provocando situaciones patéticas, que rayan lo grosero. Ello provoca vergüenza ajena en Nuria  (Malena Alterio), su pareja, y también en el espectador. 

“Incido en la carga dramática y en la profundidad del personaje para no quedarme en la superficie de la comedia. Por eso resulta incómoda y extraña”, explica el protagonista, que llegó al proyecto hace nueve años. Cavestany y Armero lo escribieron a su medida y a la de Malena, que entonces estaban en Águila Roja y Aquí no hay quién viva respectivamente. 

“Grabamos el piloto –recuerda la actriz–. Gustó y tuvo varias novias, Canal+, La 2…, pero por su estilo de humor y formato no encajó en ninguna cadena. Nos olvidamos hasta que, de repente, ha interesado a Movistar. Estamos deseando que se vea”.

Vergüenza nunca habría existido sin Javier y Malena –dicen los creadores–. Los elegimos por su carisma, talento, rigor y capacidad de riesgo”. No en vano Jesús genera momentos patéticos al mirar con descaro el escote de su suegra; usar el váter sin tirar de la cadena o enviar whatssapps equivocados… Una patología que contagiará a Nuria.

Son diez capítulos con 90 personajes, entre los que destacan los padres de él, Enric Benavent y Resu Morales; los de ella, Miguel Rellán y Lola Casamayor; y el colega de trabajo de Jesús, Vito Sanz: “Soy como Sancho Panza: voy detrás de él, intentando sostenerle, pero es imposible”.

Armero y Cavestany también la dirigen. “Tienen estilos y formas de trabajar diferentes, así que se repartieron los capítulos, pero cuando coincidían, me causaban cierta confusión sobre el punto de comedia que querían de mí”, bromea Malena.

Apaches Films (La llamada, Oro) producen esta serie de tres millones de euros: “Movistar nos ha dado todos los medios que necesitamos, con un plan de rodaje como en cine, y complejo por el número de localizaciones, en escenarios reales”. Bares, oficinas y calles de Madrid y Torrelodones han sido el mejor plató.

“Es el tipo de serie que nos divierte ver con un personaje incómodo, que confiamos sea aceptado, y finalmente querido –dicen sus creadores, expectantes con la respuesta del público–. Seguramente se va a consumir más vía móvil que en tele. Si vas en metro, un capítulo de 25 minutos, da para cinco paradas”.

Vergüenza, cuya nueva tanda de ocho ya se ultima, cierra los estrenos de producción propia de Movistar este año. La peste, de Alberto Rodríguez, llegar en enero y Mira lo que has hecho, de Berto Romero, en febrero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV