Carlos Blanco es Oubiña en 'Fariña': "Me ha tocado el gordo con este papel"

Mientras el verdadero Oubiña pide millón y medio de euros a la productora Bambú por las escenas de sexo de su personaje, el actor y humorista gallego disfruta en un registro que no es el suyo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gallego, cómico y muy versátil, Carlos Blanco lo borda en Fariña interpretando al narcotraficante Laureano Oubiña, que estos días ha sido noticia por pedir millón y medio de euros a la productora Bambú por mostrarle teniendo sexo en la serie alegando "daños morales".

¿Cómo es el Oubiña al que das vida?
Pues es lo que se ve, Oubiña es transparente, un bruto, que va de frente; tan de frente que se atrevió a desafiar a un tribunal, y eso le costo tres condenas de ocho años, 24 años de cárcel, cuando si hubiera sido inteligente hubiera tenido una solo. Un tipo con 10 hijos, camionero de profesion, que de repente se convierte en multimillonario. Y machista, muy machista. He conocido personas así, les he padecido, porque he nacido allí, en la ría de Arosa. Sus negocios engancharon a mucha gente a la droga y destrozaron a un gran número de familias. Ahora que juzguen los espectadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo será su pulso con Sito Miñanco (Javier Rey)?
Muy tenso, ya que mi personaje intena poner en su sitio a un tipo que es pura ambicion. Aunque pertenecen a la misma cooperativa, no son amigos y cada uno va a lo suyo. Estamos todos juntos porque nos necesitamos, nada más.

¿Qué piensa el verdadero Laureano de tu personaje?
Seguro que está encantado de salir en televisión. No sé si le gustara la vision que el guión da de él. Me vi con él, pero lo que hablamos es privado, solo le expliqué que soy un actor que interpreta un texto. Yo perdí un hermano por la droga, así que no puedo ser benevolente con él; si no le gusta, que se tome azúcar.

Te hemos visto en muchos episodios de seres nacionales y en la TVG, pero este papel es una oportunidad, ¿no?
Sí, y que de repente vengan a rodar en mi casa, con mi gente, lo siento como el premio gordo, ¡me ha tocado la lotería! Hice el casting y ahora disfruto de una oportunidad maravilllosa que intentaré no desaprovechar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has ejercido de anfitrión con el resto del reparto?
Un poco sí, porque yo como he conocido a toda esta gente, les cuento y también les digo dónde comer el mejor pulpo o el mejor marisco. Y les he contado anécdotas que se han introducido en la serie, pues tengo amigos que de chavales se dedicaron al narcotráfico. Actuaban con una impunidad absoluta.

¿Qué te parece Narcos, de Netflix?
Su éxito ha dado qué pensar… Pero esas historias las tenemos aquí en España, con menos sangre y crueldad, pero las tenemos. Aquí básicamente los narcos eran transportistas, desde barcos en alta mar hasta tierra, y de ahí en camiones, lo que hacia Oubiña a otros puntos del Estado o incluso fuera. Porque eran vidas al límite, y de repente veías a señores conduciendo Ferraris y comprando pazos enormes, todo muy excesivo.

También había gente admirable como Ramón Sampedro, al que conociste…
Trabajaba por aquel entonces en la radio y le entrevisté varias veces, estuve en su casa, y cuando grabamos en la playa donde sufrió el accidente, me emocioné.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué sentiste?
Me vinieron un monton de recuerdos a la cabeza, de haber estado hablando con Ramón. Su historia, la de los narcos… todo eso me remueve por dentro. En la película Heroína me tocó ser el marido de Carmen Avendaño (Adriana Ozores), un personaje muy lindo que estaba detras de ella cuidando de los hijos mientras ella iba a las manifiestaciones contra los narcos.

Tienes una voz muy personal
No soy periodista, pero trabajé muchos años en la radio, primero en la SER y luego en la radio pública de Galicia, donde hice muchos programas durante 20 años, desde espacios de cultura a acontecimientos deportivos. Lo único que no probé fueron los informativos.

¿Lo de actor vino después?
No, yo empecé como actor, después vino la radio, y después recuperé mi antiguo oficio. He hecho de todo para poder sobrevivir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Y ahora?
Yo vivo como monologuista. En Galicia tanto Xosé Touriñán, compañero en Fariña, como yo, llenamos teatros con nuestros monólogos de amor. La gente aquí me conoce y me para por la calle; ayuda que participé en Mareas vivas, que fue un éxito. Mi aspecto en la serie también ha cambiado, ya que me han teñido el pelo, pero en la realidad soy como el abuelo de Heidi (risas).

¿Te apetecería vivir en Madrid?
No se si me acostumbraría, ya que ahora vivo en un sitio tranquilo y añoraría la comida, la familia, mis amigos, la playa...Hay aviones para ir y venir a trabajar.

Tu hijo sigue tus pasos, ¿no?
Tiene 29 años, es autor y director, y estudió en la escuela de arte dramático. Mi sueño es que me dirija algún día, ya que tiene mucho talento y lo quiero a rabiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Actualmente, se encuentra de gira con su compañero en la serie Xosé Touriñán con Somos criminais, un espectáculo teatral en el que analizan y dramatizan crímenes autóctonos en todas sus variables, desde el crimen por inconsciente hasta el crimen por acumulación de mala hostia, pasando por el crimen familiar por causa de las herencias, el asesinato por sugerencia o los orígenes del narcotraficante gallego. El viernes 30 y el sábado 31 estarán en el Auditorio Municipal de Villagarcía de Arousa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV