Jon Plazaola nos revela los detalles de lo nuevo de 'Allí abajo'

Entrevistamos al actor Jon Plazaola, que nos cuenta qué le espera al chef Iñaki, su personaje en 'Allí abajo'. ¿Cómo será su relación con Carmen (María León)? ¿Y las andanzas con la cuadrilla? ¿Cómo lleva su reciente paternidad?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De mente abierta –su acento revela su procedencia vasca–, hasta hace tres años Jon Plazaola era un desconocido para el gran público. Pero llegó Allí abajo y se hizo popular gracias a su personaje Iñaki.

¿Dónde se desarrolla más la acción esta cuarta temporada, en Sevila o en el País Vasco?
El año pasado estuvimos casi todo el tiempo en Euskadi, pero este año hay un cincuenta por ciento muy bien repartido.

La serie cerró la tercera temporada en el momento que Carmen (María León) tenía a su bebé, Elaia, entre sus brazos. Pero dejó en el aire su relación con Iñaki…
El desenlace no lo sé ni yo. De momento, Carmen e Iñaki viven en Sevilla cuidando de la niña, pero viven separados. Carmen se hace cargo de la niña e él vive en casa de Koldo porque ya sabemos que de vez en cuando baja a hacer sustituciones a la clínica Hispalis.

La nueva tanda comienza con el bautizo de Elaia. ¿Tú acudes en calidad de padre?
Sí. La pareja no está junta, pero por su hija llevan bastante bien la separación. Saben que han sido marido y mujer, hay muchos recuerdos, tienen una niña y ese hecho les va a unir. Carmen, además se convertirá en la nueva directora de la clínica Hispalis.

¿Iñaki sigue en Arzak?
No. A Arzak no le ha ido demasiado bien con el nuevo Kaia y lo quiere reconvertir en una escuela de surf. Iñaki entonces intentará recuperar el bar de su padre.

¿Sigue con el eterno debate si la cuadrilla o el amor, ahora que es padre?
La paternidad está siempre por encima de la cuadrilla. Lo único que supera a los amigos es la llegada de su bebé.

El actor Tamar Novas  (Fariña) entra en la serie como nuevo personaje. Es un pediatra que tendrá derecho a roce con María León. ¿Te sale otro competidor?
Nunca son suficientes y esta vez, mi contrincante es un gallego. He coincidido con él un par de días en el rodaje y pesar de nuestra rivalidad (risas), le doy la bienvenida a la familia, como compañero y como gran actor que es.

¿Quién pesará más en la vida de Carmen, el gallego o el vasco?
No tengo ni idea. Nos falta un tercio por grabar y no tengo ni idea qué pasa entre Yago (Tamar Novas) y Carmen.

¿Y tú te buscas otra novia?
Una mediadora dictamina que hasta que acabe la lactancia, nuestra hija va a tener que estar con la madre. Iñaki pues se queda un poco solo y la cuadrilla intentará que rehaga su vida y allí entra de nuevo la peluquera que en la temporada anterior cambió de imagen a Carmen. Pero él está muy centrado en el trabajo.

María León asegura que igual que cambia de pelo, se renueva del todo en la serie. ¿Eso qué significa?
El trabajo que hace María León me encanta. Aporta unos matices y una fuerza a su personaje que te dejan tieso. Esta temporada veremos a una Carmen con más personalidad que nunca, como madre y como directora de la clínica. Es muy valiente y este año está en su punto más álgido.

¿Sigues encontrando en Carmina Barrios (Luci) la mejor maestra para tus expresiones?
Me río mucho con ella. Su saludo es algo así como: "Ijolagranputa, ven p´aca que te como tó" (risas). Es divertidísima. Una mujer de escándalo. Y tenemos a todos los andaluces del equipo diciendo ‘kabenzotz’.

¿Qué te gustaría que le pasara a Iñaki en los siguientes capítulos?
Me gustaría ver a Iñaki más en Sevilla que en el norte; da más juego. Pero estoy contento de todo lo que le pasa. La verdad es que no tengo ninguna petición para los guionistas (risas).

¿Los actores os gastáis bromas en el plató?
La 'familia gitana' de Allí abajo sigue muy unida. En el plató reina el buen ambiente, el compañerismo. Nos gastamos bromas continuamente, nos reímos mucho, vamos juntos a cenar…Nos llevamos bien porque somos del mismo palo.

¿Cuál es tu relación personal con los de la cuadrilla: Iker Galartza (es Peio), Gorka Aguinagalde (es Koldo) y Óscar Terol (Antxon)?
Iker es de la cuadrilla de mi primo y hemos trabajado juntos en ETB. A Gorka, que el pobre ya es viejo (risas), le he admirado desde pequeño y una vez me toco presentar un homenaje  que le hacían, así que imagínate la ilusión que me hizo porque era mi ídolo. Luego presentamos juntos el festival de Arrigorriaga. Y Óscar es un genio, muy conocido en la ETB, porque es el creador del programa Vaya semanita y además ha escrito varios libros de humor.

¿En la vida real sigues manteniendo tu propia cuadrilla?
Sí, son mis amigos de toda la vida. Desde que hacíamos parvulitos en Urretxu (su pueblo de unos seis mil habitantes).

¿Sigues con tu novia, que regenta una tienda en Zumárraga?
Sí, seguimos juntos, seguimos. Tiene una tienda en Zumárraga, el pueblo natal de mi madre, a unos tres kilómetros de Urretxu.

¿La popularidad no te ha cambiado?
No. Aunque tengo que admitir que mi vida ha cambiado radicalmente en ese sentido (salgo a la calle y la gente me conoce, me piden fotos, hago más entrevistas…), me lo tomo todo con mucha naturalidad y como consecuencia lógica de nuestro trabajo. Es más, es gratificante ver cómo la gente se acerca de forma tan amable a mí y puedo corresponderles con un gesto tan sencillo como sacarme una foto, por ejemplo.

¿Ya te han hecho algún homenaje en tu pueblo?
Pues no (risas), pero la gente se porta conmigo muy bien. Hay gente que se merece un homenaje antes que yo.

¿Crees que tu padre, que falleció hace un tiempo, estaría orgulloso de ti?
Sí, pero sobre todo yo estoy orgulloso de él.

Hace un tiempo me decías que te gusta la mitología y que te rondaba por la cabeza un guión para un proyecto con personajes mitológicos de tu tierra…
Sigo con ese proyecto con gente mitológica como Mari, la señora de Amboto que controla las tormentas; Tártalo, similar a un cíclope por tener un solo ojo; Lamiak, especie de sirenas con cuerpo de mujer pero patas de pato…Lo veo para un corto o para una película más que para un libro.

¿Ha repercutido el éxito de la serie en nuevas ofertas? Háblame de nuevos proyectos.
He tenido que decir no a varias ofertas que he recibido, pero no me voy a quejar porque hay que acordarse de otros muchos compañeros que no tienen trabajo. Aún así, el 28 y 29 de abril estreno en Donosti, en el Teatro Principal, una obra de teatro que se llama Mandíbula afilada y que en junio y julio llegará al teatro Bellas Artes de Madrid. La hago con Noemí Ruiz, Trini en Allí abajo, en castellano y con Aitziber Garmendia (Ocho apellidos vascos) en euskera.

En septiembre vuelves al teatro, pero con otra obra.
Recuperamos otra obra que escribí hace unos años, Que nadie se mueva y la representaremos en el teatro Príncipe Gran Vía, de Madrid, los domingos.

¿Tienes ganas de un drama o te sientes cómodo en la comedia?
En la comedia me siento como pez en el agua. Me encanta. Pero eso no quiere decir que descarte "dramatizarme". Es más, me encantaría. Hacer un malo, un personaje con muchas aristas. Me gusta probar de todo.

¿Sigues teniendo la cocina como un hobby?
Sí, pero el otro día estaba pensando que este año estoy cocinando poco. Me paso la vida en el AVE, porque el rodaje de Allí abajo es en Sevilla y luego vuelvo a Madrid a ensayar…Vamos, que estoy comiendo más platos preparados que nunca.

¿Te gustaría participar en Masterchef celebrity?
No. No me atraen los talent show. No me veo. Me vería antes como presentador que como concursante. A veces me preguntan si me gustaría ir a Tu cara me suena y me pasa lo mismo. No me veo; además canto y bailo fatal.

¿Sigues siendo forofo de la Real Sociedad?
Sí, por supuesto. Sigo la Liga, pero a veces se me quitan las ganas de seguirla la verdad porque este año está de capa caída. Bueno, siempre puedo compararme con Salva Reina, al que le va peor. Él es forofo del Málaga… (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV