'The Terror', atrapados en el Ártico, en AMC

Inspirada en la fracasada expedición de John Franklin en 1845, que zarpó de Inglaterra en busca del Paso del Noroeste, la serie de AMC 'The Terror' está protagonizada por Jared Harris, Tobias Menzies y Ciarán Hinds.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Una versión victoriana de los clásicos La cosa, en su versión de John Carpenter [1982], y Alien, el octavo pasajero [1979]". La definición de Tobias Menzies, uno de los protagonistas de The Terror, 
la serie que AMC estrena el martes 3, sitúa el contexto de esta producción que combina en diez capítulos medidas dosis de drama histórico, fantasía y terror con una aventura real como inspiración.

Después de tres expediciones con desigual fortuna, el capitán de la Marina Real Británica Sir John Franklin (Ciarán Hinds) consiguió la financiación para su gran empresa: encontrar el Paso del Noroeste, la ruta canadiense que permitía unir los océanos Atlántico y Pacífico.

El HMS Erebus y 
el HMS Terror, dos buques preparados para el hielo con 128 hombres a bordo, partieron del puerto de Greenhithe el 19 de mayo de 1845, pero nunca regresaron. En los años siguientes, la esposa de Franklin y el Gobierno británico enviaron hasta 40 expediciones para descubrir qué había pasado con los héroes del Ártico. Después de más muertes incluso que las del viaje original, descubrieron que toda la tripulación había fallecido  no solo del frío, sino a causa de una misteriosa enfermedad y, según esta serie, también por el ataque una criatura terrible.

"Fue la gran licencia que se concedió el novelista Dan Simmons
y que nosotros también adoptamos”, reconoce David Kajganich, el guionista de Invasión (2007) y Cegados por el sol (2015), que compró los derechos del libro y que ejerce de showrunner. La historia era apasionante en si misma, pero no le venía mal un elemento de terror… Y ahí es donde entró Ridley Scott.

Director el año pasado de Alien: Covenant y Todo el dinero del mundo y productor de Blade Runner 2049, Asesinato en el Orient Express y delas series Taboo y The Good Fight, a sus 80 años, sigue con su olfato financiero alerta ante cualquier éxito en el horizonte.

Siempre se ha definido como un trabajador del cine que busca  taquillazos, no como un artista preocupado por los premios, y de hecho no tiene Oscar. Esta ambiciosa serie, financiada por AMC gracias a los millones generados por The Walking Dead, podría ser un proyecto más entre la decena de que le esperan este año. Pero no lo parece.

Para su 'Alien en el hielo', como fue definida en el último Festival de Berlín, donde se estrenaron sus dos primeros episodios, Scott se aseguró un equipo ganador, empezando por el reparto.Jared Harris (Mad Men), Ciarán Hinds (Juego de tronos) y Tobias Menzies (Outlander) fueron elegidos por su currículum shakesperiano y probada prestancia en papeles históricos, aunque donde esta ficción marca la diferencia es en el diseño de producción.

Jonathan McKinstry (Penny Dreadful), en colaboración con los tres directores de este departamento, Tim Mielants, Edward Berger y Sergio Mimica-Gezzan, se encargó de la ambientación victoriana y llevó al reparto y al equipo técnico a la isla de Pag, en la costa dálmata, en Croacia, y a unos enormes estudios de Budapest, Hungría. "Ese lujo nos metió en el papel desde el princpio", como explicaba Jared Harris.

Expertos en series históricas de desarrollos más que largos como Roma, Juego de tronos o Outlander, los dos actores londinenses presentaron en Madrid un trabajo del que se sienten orgullosos: "Es una producción de diálogos, personajes y ambientación; hay que disfrutarla sin prisas".

¿Satisfechos con la serie?
Jared Harris. Desde el principio estábamos emocionados; creo que es un espectáculo de gran calidad, pero nunca sabes
si lo que haces va a triunfar. Es sí que un misterio.
Tobias Menzies. Además de la acción y el misterio,
me gusta mucho que se trate de forma crítica la sociedad victoriana. Todos los oficiales impostaban, eran altivos y arrogantes; encantados de haberse conocido.

¿En que se diferencia este de otros trabajos?
J.H. Está basado en una historia real y eso lo marca todo. Y no es Perdidos, las tramas empiezan y acaban. No hay una segunda tanda.
T.M. Esa es la principal diferencia. Es una narración histórica de diez capítulos, aunque tingloya elementos de fantasía o ficción.

Esa es la gran licencia.
J. H.: ¡Es que si no la serie estaría producida por National Geographic o History Channel y no por AMC! No hay que olvidar que uno de los barcos se llamaba Terror, casi como una premonición de lo que iba a pasar a los pobres marineros.
T. M. Esa criatura nos permite casi una vuelta a la infancia, porque a los elementos históricos del más puro cine de aventuras, como el hielo, los barcos y los peligros del Ártico, se une algo sobrenatural que aterroriza a los marineros.

Muchos hombres en el reparto…
J.H. (Risas). Sabemos que no es muy oportuno en estos tiempos, pero se puede faltar a la verdad. La tripulación en los barcos hasta bien entrado el siglo XX era solo masculina, salvo contadas excepciones.

¿Cómo fueron las condiciones de rodaje?
J.H. Transcurrió casi exclusivamente en Budapest, con los maravillosos decorados de Jonathan McKinstry. Y a veces fue
algo duro. ¡No te puedes imaginar cómo huele un barco con 60 hombres sudando y comiendo dentro!
T.M. Fue especial. Y no hay  mejor forma de meterse en una historia que llevar esos uniformes y sombreros.

¿Se notó la presencia del productor Ridley Scott?
T.M. Es un gran hombre y notamos siempre su apoyo total al proyecto, aunque no le vimos durante el rodaje.

¿Vuestros referentes?
J.H. El libro, por supuesto, y el guión. Además, hemos podido documentarnos sobre los personajes reales, sus vidas sus entornos….
T.M. Y también visionamos Master and Commander,
para entrar en la época; Picnic en Hanging Rock, La cosa y Alien. Todas estas han sido una enorme influencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV