Meghan Markle y Harry devuelven la mayor parte de los regalos de la 'Royal Wedding'

El protocolo real les obliga a rechazar la mayoría de los obsequios que les dieron por su 'Sí, quiero'. A lo que no renuncian es a la casa que les va a regalar la Reina Isabel II, que ya tuvo un gesto igual con Guillermo y Kate.

Meghan Markle y el príncipe Harry en su boda
Getty ImagesKarwai Tang

Una de las partes más comprometidas de cualquier boda que se precie es saber elegir el regalo que vas a dar a los novios. La solución fácil, más cómoda y en muchas ocasiones preferida por los contrayentes es el dinero fresco, pero hay ocasiones en las que quieres que todo sea más personal y te lanzas pese a que sabes que la pareja en cuestión tiene de todo...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el caso de la última gran boda que acabamos de vivir casi como si fuéramos invitados, la 'Royal Wedding' de Meghan Markle y Harry, el asunto de los regalos ha tomado una deriva diríamos... 'inesperada'. Según el diario británico The Express, los duques de Sussex han recibido de empresas regalos valorados por casi 8 millones de euros... pero se han visto obligados a devolverlos.

El motivo es que el protocolo real impide que la realeza reciba obsequios que en cierta medida son enviados en realidad con fines comerciales; es decir para que de una forma sibilina queden unidos a la Familia Real dándose publicidad. Así, las directrices oficiales dejan claro que "los obsequios ofrecidos por empresas comerciales en el Reino Unido normalmente deberían rechazarse, a menos que se ofrezcan como recuerdo de una visita oficial a las instalaciones de las empresas, para conmemorar un matrimonio real o con otra ocasión personal especial. Cuando se aceptan obsequios, el consentimiento del miembro de la Familia Real debe estar supeditado a que la empresa se comprometa a no explotar el obsequio con fines comerciales".

Además, se añade que "los obsequios ofrecidos por particulares que viven en el Reino Unido y que no sean conocidos personales del miembro de la Familia Real que se los manda deben rechazarse cuando exista preocupación sobre la propiedad o los motivos del donante o el obsequio en sí".

Así, The Express pone como ejemplo, que la firma Bags of Love envió a Harry y Meghan trajes de baño a juego con la esperanza de que los usen en su luna de miel. Pues va a ser que no...

Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo cierto es que los duques de Sussex ya dejaron claro que los regalos que deseaban para su boda no eran para ellos, ya que pidieron que quienes quisieran enviarles algo lo cambiasen por hacer una donación a una de las siete organizaciones benéficas de su elección: CHIVA, Crisis, Fundación Myna Mahalia, Little Soldiers de Scotty, StreetGames, Surfers Against Sewage y The Wilderness Fundación del Reino Unido.

Ya en el plano más personal, Meghan y Harry sí que cuentan con un regalo absolutamente increíble, y es que parece ser que la reina Isabel II podría regalarles una casa en York Cottage dentro de su finca de Sandringham. Esto no sería nada raro ya que la Reina de Inglaterra ya regaló a Guillermo y Kate Middleton la casa de Anmer Hall, en el condado de Norfolk, como regalo de boda. Es esta mansión.

Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo