Ingrid Alexandra toma el relevo de su madre, Matte-Marit de Noruega

La princesa, de 14 años, acompañó a su padre, Haakon de Noruega, en el bautizo de un barco de investigación. Ante la enfermedad crónica de su madre, la joven aumenta su presencia en los actos oficiales.

Ingrid de Noruega
Gtres

La familia real noruega está viviendo un cambio de generación. Después de que la princesa Matte-Marite anunciara su enfermedad crónica y que explicara que, en ocasiones, sus compromisos profesionales deberían disminuir, su hija, Ingrid Alexandra ha cogido su relevo y ha protagonizado un acto oficial en solitario. La joven, que nació el 21 de enero de 2001, es la primogénita del príncipe Haakon y Mette-Marit y nieta mayor del rey Harald V así cómo la segunda en la línea de sucesión al trono después de su padre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Ingrid Alexandra ha comenzado a ejercer su papel como representante de la casa real noruega, con cada vez más peso en la agenda. La nieta del rey Harald ha bautizado una embarcación con el nombre de su padre, el príncipe Haakon. Se trata de un barco de investigación que estudiará el cambio climático en el Ártico y la Antártida.

Haakon de Noruega se mostró muy orgulloso de su hija mayor, quien se acostumbra gradualmente a protagonizar actos oficiales. El heredero al trono noruego expresó también su deseo de luchar contra el cambio climático y de preservar la naturaleza del planeta, algo que demostró con su visita a los animales acuáticos cercanos al puerto.

Gtres

Además, padre e hija se han dejado ver en un trineo tirado por perros como muestra de su espontaneidad. Mientras que la princesa Ingrid se colocó de pie para guiar a los animales, el príncipe Haakon se sentó dejándose llevar. Ambos acudieron a Polaria, el acuario más septentrional del mundo, en este medio de transporte divirtiéndose y haciendo que los periodistas y trabajadores que les acompañaban sacaran una sonrisa gracias a ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No es la primera vez que la joven toma el papel protagonista en un evento real. Anteriormente amadrinó un barco de los servicios de rescate marítimos del país, acompañando a su abuelo, el rey Harald. Ambos agradecieron a los miembros de la tripulación su labor y les desearon suerte para poder salvar vidas en el mar.

Gtres

Sin duda, la princesa está demostrando cómo poco a poco está creciendo y aprendiendo el código de conducta de la realeza con el que deberá lidiar en unos años. Y es que, cada vez será más habitual verla en actos oficiales de gran calado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo