Beatrice Borromeo, radiante del brazo de su marido, Pierre Casiraghi, en la ópera de Milán

La pareja acudió al estreno de la nueva temporada de la Scala de Milán en representación de la Familia Real de Mónaco y acapararon todas las miradas.

Beatrice Borromeo y Pierre Casiraghi, Grimaldi, Scala de Milán Casiraghi, Familia Real de Mónaco
Gtres

Dentro de la familia Casiraghi, probablemente ellos son los más discretos. Las apariciones públicas de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo se miden a cuentagotas, pero cuando lo hacen... ¡Arrasan! La Scala de Milán ha abierto sus puertas para dar inicio a una temporada de óperas mágicas, y allí estaba la pareja en representación de los Grimaldi para disfrutar de 'Attila', de Giuseppe Verdi, una ópera que narra la historia de venganza de una valiente mujer contra el rey de los hunos, protagonizada por la soprano española Saioa Hernández. Y, sin duda, Pierre y Beatrice fueron la perfecta representación de la Familia Real de Mónaco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para la ocasión, Beatrice deslumbró con un espectacular diseño largo con silueta de sirena de Armani, de escote asimétrico con un ala en el hombro con pedrería. Lo combinó con un 'clutch' negro de la misma firma italiana y una manicura de color rojo a conjunto con sus labios que acaparaban toda atención. En el cabello, optó por una sencilla cola de caballo que hacían brillar sus pendientes.

Gtres

El hijo de Carolina de Mónaco no fue menos y también acaparó las miradas. Eligió un esmoquin en azul y negro y unos zapatos de terciopelo azul. Tras la obra, los asistentes pudieron disfrutar del buffet, de cuya decoración se encargaron los socios fundadores de la Scala desde 2015, los diseñadores Dolce y Gabbana, que inundaron de frutas y flores el exclusivo edificio.

Gtres

Pero sin duda, lo que ha llamado la atención es la increíble recuperación de Beatrice de sus embarazos, y lo rápido que ha vuelto a su increíble figura. El pequeño Francesco Carlo Albert nació el pasado mes de mayo, y Beatrice ya luce un tipazo. Además, la aparición de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo se produce menos de un después de que sus dos hijos, Stefano y Francesco, debutaran en el balcón de Palacio con motivo del Día Nacional de Mónaco. Hasta ese momento eran los únicos que no habían aparecido ante sus seguidores, y, como no podía ser de otra forma, conquistaron a todos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo