Matilde de Bélgica rompe su estilo clásico y enseña pierna en París

La reina de los belgas está de visita en la capital del Sena para ver la exposición del pintor, grabador y escultor belga Fernand Khnopff y allí ha acaparado toda la atención por su 'look'. Sin abandonar su clasicismo habitual, la 'royal' se atrevió a lucir pierna, aunque de una manera discreta, como es ella.

Matilde de Bélgica
Gtres​

Si recientemente los soberanos belgas recibieron con todos los honores al matrimonio Macron en su último viaje de Estado a Bélgica, donde las primeras damas rivalizaron en estilo, por cierto, bastante clásicas las dos, esta vez ha sido Matilde de Bélgica la que ha devuelto la visita y se ha desplazado hasta la capital del Sena para visitar una exposición retrospectiva de uno de los artistas patrios más importantes del último siglo, el pintor, grabador y escultor Fernand Khnopff. A pesar del frío parisino, la royal sorprendió a todos por el atuendo que escogió para su visita cultural al Petit Palais, donde se exponen las obras del artista belga hasta el 17 de marzo.

Gtres

Sin abandonar su estilo clásico, la reina Matilde apostó por un conjunto formado por un vestido y un abrigo a juego, en ocre con bordados geométricos, para protegerse de las gélidas temperaturas invernales de París, pero... ¡sorpresa! Al llegar al Petit Palais y salir de su coche oficial pudimos ver que la reina lucía pierna gracias a su vestido minifaldero y que cubría con el abrigo.

Gtres

La esposa de Felipe de Bélgica es bastante clásica a la hora de vestir y es muy raro verla con vestidos o faldas que no sean midi. Sin embargo para esta ocasión eligió un 'look' un poco más 'atrevido' que le favorece mucho y le da un toque más juvenil.

Matilde se ha convertido en todo un icono entre las royals europeas por su elegancia y acierto en todas sus apariciones públicas. De estilo sobrio y clásico, no solo en su guardarropa sino también en su imagen personal, con su característica media melena rubia. Ella es de las que apuesta por 'menos es más' y casi siempre acierta. Por eso este guiño al largo de su vestido nos sorprende, pero está muy guapa y elegante; en su línea.

Gtres

A punto de cumplir 46 años, el próximo 20 de enero, la soberana belga se ha convertido en la mejor embajadora de su país y por ello es la encargada de realizar este tipo de viajes para promocionar el arte y la cultura belgas fuera de sus fronteras, como lo ha demostrado en esta visita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo