El Príncipe heredero de Hannover ha sido padre por segunda vez

Ernst August de Hannover y su esposa, Ekaterina Malysheva, han sido padres de su segundo hijo, el primer varón de la pareja.

Ernst August de Hannover y Ekaterina Malysheva
Gtres

Ernesto Augusto de Hannover y su mujer, Ekaterina Maklysheva, fueron padres, el pasado jueves, de su segundo hijo, que nació en Henriettensift, según ha informado la prensa alemana. Hace poco más de un año la pareja daba la bienvenida a su primera hija, Elisabeth, por lo que ya tienen 'la parejita' y es que el príncipe heredero ha sido padre de su primer hijo varón, cuyo nombre todavía no ha trascendido. Si continúan con la tradición, el pequeño podría llamarse Ernesto Augusto, el nombre de los príncipes herederos de la Casa de Hannover desde el año 1771.

Según el periódico de Hannover, el pequeño se ha adelantado ya que tenía previsto que naciera el próximo mes de abril. Eso sí, tanto la madre como el hijo se encuentran estupendamente.

Ernesto Augusto de Hanóver y Ekaterina Malysheva boda
Gtres

La buena nueva del embarazo salía a la luz el pasado 17 de octubre, cinco días después de la boda de Eugenia de York y Jack Brooksbank, cuando el citado medio desveló la buena noticia, de hecho en el enlace real ella disimuló a la perfección su tripita de embarazada.

Una noticia que llega en medio de una guerra familiar y en delicado momento de salud, pues está luchando contra un cáncer, para Ernesto de Hannover, que ha vuelto a ser abuelo. La Casa de Hannover se encuentra en una gran disputa por el castillo de Mariemburg, que tiene enfrentados al ex marido de la princesa Carolina de Mónaco, y el príncipe heredero. Ernst August decidió ceder al Estado la propiedad, por la simbólica cantidad de 1 euro, para que llevaran adelante labores de rehabilitación. Su padre se opone radicalmente a esta cesión porque esta propiedad lleva en la familia desde hace más de 150 años y no quiere que la espectacular fortaleza caiga en manos del Estado.Es toda una incógnita cómo habrá recibido la noticia y si quizá, de esta forma, consigan estrechar de nuevo lazos familiares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo