Kate Middleton y Melania Trump, duelo de estilo en el palacio de Buckingham

Donald Trump y Melania acaban de iniciar un viaje de Estado de tres días por Reino Unido. Una de sus primeras paradas ha sido el palacio de Buckingham, donde han sido recibidos por la familia real británica, lo que ha permitido que la primera dama y la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, hayan protagonizado un interesante duelo de estilo.

Melania Trump y Kate Middleton, duelo de estilo en el palacio de Buckingham.
Gtres

El palacio de Buckingham ha abierto sus puertas al matrimonio Trump. Pese a que el polémico mandatario estadounidense lleve dos años y medio en el poder, no ha sido hasta ahora cuando la familia real británica casi al completo ha recibido en palacio a Donald Trump y su esposa, la primera dama Melania Trump, agasajándoles con una solemne cena de Estado. El presidente americano inició este lunes una visita de tres días por Reino Unido, siendo uno de sus primeros compromisos su esperado encuentro con la reina Isabel II. Y si hay de algo de lo que se esté hablando es del interesante duelo de estilo que se produjo entre Melania Trump y la duquesa de Cambridge, Kate Middleton.

La reina Isabel II organiza una cena de Estado en el palacio de Buckingham en honor de Donald y Melania Trump
GettyGetty Images

Para la velada en palacio todas las asistentes optaron por ir de blanco. Kate Middleton lució un vestido de uno de sus diseñadores de cabecera, Alexander McQueen. Un diseño de corte romántico que destaca por su cintura marcada, falda vaporosa y escote redondo. Más allá del vestido, hace fijarse en los pequeños detalles para hablar de una combinación única, ya que la duquesa ha querido homenajear a tres grandes referentes de su familia política.

La reina Isabel II organiza una cena de Estado en el palacio de Buckingham en honor de Donald y Melania Trump
GettyGetty Images

El pasado 29 de abril, tras ocho años de matrimonio con su nieto, la reina Isabel II decidió condecorar a Middleton haciendo que pasara a formar parte de la Real Orden Victoriana, siendo el pasado lunes la primera vez que Kate lució la famosa banda de la orden, que es azul con los laterales blancos y rojos. A su vez, llevaba el lazo de la Family Order, orden familiar a la que solo puede acceder las mujeres de la familia real que hayan realizado grandes labores para la monarquía.

La reina Isabel II organiza una cena de Estado en el palacio de Buckingham en honor de Donald y Melania Trump
GettyGetty Images

La cabeza de Kate estuvo coronada por la tiara Cambridge Lover's Knot, la favorita de Lady Di. Esta diadema, que fue creada expresamente para la reina María de Teck, fue cedida por Isabel II a Diana de Gales durante su matrimonio con el príncipe Carlos. Además, la esposa del príncipe Guillermo también homenajeó a la bisabuela de su marido, la popularmente conocida como Reina Madre, al llevar puestos los pendientes de zafiros con flecos de diamantes que pertenecieron a ella.

La reina Isabel II organiza una cena de Estado en el palacio de Buckingham en honor de Donald y Melania Trump
GettyGetty Images

Por su parte, la primera dama estadounidense llamó la atención con un vestido de corte minimalista que realzaba su tonificada anatomía. Tirando de sencillez, la esposa de Trump se decantó por este diseño, perteneciente a la actual colección primavera/verano de Dior, de corte de sirena y transparencias en la parte superior del escote. Con el pelo recogido y unos sencillos pendientes, Melania optó por no llevar bolso y hacer que toda la atención recayera en los guantes blancos, que le llegaban hasta el codo.

La reina Isabel II organiza una cena de Estado en el palacio de Buckingham en honor de Donald y Melania Trump
GettyGetty Images

A la cena también acudieron la anfitriona, la reina Isabel II, así como la duquesa de Cornualles, Camila Parker o Ivanka, la mediática hija de Trump. Entre las ausencias destacó la de Meghan Markle, quien todavía se encuentra de baja por maternidad. Pese a todo, no creemos que la duquesa de Sussex tuviera muchas ganas de conocer al presidente estadounidense, más después de que se publicara hace unos días que la tildó de “desagradable”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo