Los reyes Carlos III y Camila Parker Bowles, 'atacados' con huevos en su último acto en York

El monarca acudió a un acto en York para inaugurar una estatua de la fallecida Isabel II, y fue atacado con huevos por algunos de los asistentes entre el público que acudió a verle


    El rey Carlos III de Reino Unido no ha vivido todavía su coronación oficial (aunque ya tiene fecha) y ya cuenta con una larga lista de problemas e incidentes que no han sido del agrado de todo el mundo, y es que estos días, durante una vista a la ciudad de York para, entre otros actos, inaugurar una estatua conmemorativa de su madre, Isabel II, que falleció el pasado 8 de septiembre, ha sufrido un ataque por parte de un asistente entre el público que se había concentrado para darle la bienvenida a la ciudad: le han tirado varios huevos -mientras saludaba a los ciudadanos- a él y también a su mujer, la reina consorte Camila Parker Bowles. Tienes todos los detalles de la noticia en el vídeo superior.

    A pesar de que todo ha quedado en un susto por la mala puntería del atacante, la anécdota ya ha dado la vuelta al mundo, e incluso en varios vídeos desde diversos ángulos se puede ver cómo los huevos salen volando de entre la multitud con intención de darle al monarca, pero todos acabaron estallados en el suelo. La persona que los lanzó, de la que sólo se sabe, por el momento, que fue un hombre, fue interceptada y retenida en seguida por las fuerzas de seguridad.

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Los incidentes no han parado de sucederse en la vida de Carlos de Inglaterra, aunque es cierto que esta vez él no ha tenido la culpa. Su imagen pública como monarca no empezaba con el mejor pie ya en la proclamación como rey con los famosos tinteros, un gesto que se repitió en Irlanda cuando se manchó con la tinta de unas plumas y también se enfadó y maldijo en voz alta a pesar de saber que le estaban grabando. Feos detalles como esos, y le hecho de que muchos monárquicos lo eran sólo por la figura de Isabel II, han podido ser los desencadenantes de estos incidentes, con los que se pone de relieve el rechazo de un parte de la sociedad inglesa a Carlos III en particular y a la monarquía en general.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo