Máxima y Guillermo de Holanda, posado en la nieve con sus hijas

La familia real holandesa se ha trasladado hasta la exclusiva estación de esquí de Lech en Austria para pasar unos días de vacaciones.

Máxima y Guillermo de Holanda han cumplido un año más con la invernal tradición de la familia real de pasar unos días en la estación de esquí de Lech en Austria.

Hasta esta exclusiva estación se han trasladado con sus tres hijas, las princesas Amalia, de 14 años, Alexia, de 12, y Ariadna, de 10, y han posado para los medios de comunicación en una actitud muy relajada y muy cómplice entre ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta estación de esquí está muy ligada a la familia real holandesa desde los tiempos de la reina Beatriz y curiosamente, no han dejado de ir pese haber sido el escenario de tristes momentos para ellos.

El 17 de febrero de 2011, el príncipe Juan Friso, hermano del rey, quedó sepultado por la nieve mientras esquiaba en esta estación y tras un año y medio en coma, murió el 12 de agosto de 2013 a los 45 años.

Pese a este desgraciado accidente, Máxima y Guillermo continuaron yendo a la estación, pero fue precisamente en ella donde varios medios pusieron en el punto de mira el físico de su hija Amalia, cuando esta posó para la prensa el año pasado llevando una chaqueta de su madre cuando estaba embarazada, llegándola a definir como 'la princesa del sobrepeso'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un año antes, fue la princesa Alexia la que sufrió el gafe de Lech y se rompió una pierna esquiando.

A juzgar de las sonrisas de los reyes y sus hijas no creen en los gafes y han llegado a la estación con las ganas de disfrutar de unos días de vacaciones. Tanto Máxima como su marido, el rey Guillermo, se han mostrado relajados, muy cómplices y han posado como una pareja feliz y enamorada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo