Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

El antes y el después de Charlene Wittstock

Charlene ha pasado de interesarse por los bañadores de competición a confiar en Armani para que depure su "look".

Charlene ha pasado de interesarse por los bañadores de competición a confiar en Armani para que depure su "look".

1 de 12
Su primera fiesta oficial en 2006

Charlene Wittstock se ha convertido en un referente de estilo. Gracias a su noviazgo y posterior compromiso con Alberto de Mónaco, la nadadora ha pasado de interesarse sólo por la moda de baño a conocer las últimas tendencias que mejor le sientan a una futura primera dama del Principado de Mónaco. Ella es consciente de su evolución. Para su primer Baile de la Cruz Roja, el agosto de 2006, le pidió prestado un vestido a una amiga, se peinó y se pintó la uñas de rojo. "Parecía un árbol de Navidad" ha dicho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
La más elegante en 2011

Casi cinco años después, en la boda de los duques de Cambridge en abril de 2011, Charlene fue una de las invitadas más elegante. Lucía un modelo de Akris con pamela y guantes por protocolo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
En mayo de 2006, demasiado informal

En mayo de 2006, Charlene acompañó a Alberto a una cena de la Fórmula 1 en Mónaco. Supuso su primera aparición pública con su novio y eligió un vestido largo y sandalias planas. Demasiado informal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
En febrero de 2007, exceso de pedrería

En febrero de 2007, para una cena formal en Sudáfrica a la que acudió con una amiga, llevó este vestido con exceso de pedrería y sandalias doradas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
En junio de 2007, pantalón y pañuelo al cuello

Para inaugurar los "Juegos de los pequeños estados de Europa" junto a su futuro marido, optó por un traje pantalón en blanco con pañuelo azul. También sin tacón y le quedaba amplio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
En agosto de 2007, demasiados brillos y volúmenes

Para acudir a un concierto de música clásica en Austria, en agosto de 2007, no acertó con los brillos y volúmenes de su vestido ni con el informal peinado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
En enero de 2011, empieza su evolución de estilo

La sudafricana es consciente del cambio que su imagen ha sufrido y está orgullosa de ello. "Antes de instalarme en Mónaco, sólo me interesaba el último modelo de traje de baño con que podía ganar unos segundos en el crono. La mayor parte del tiempo llevaba jeans, camisetas y sandalias. Las cosas han cambiado y me debo a mi nuevo papel, aunque no me considero esclava de la moda. Ir a la última no te hace sentir más feliz ni segura de ti misma", ha contado. En enero de 2011, eligió un "look" a lo Audrey Hepburn en una conferencia en Japón. Vestido negro de cóctel, moño y collar de perlas. Empieza su evolución.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
En abril de 2001, de día con traje pantalón

Para actos de día, como la visita a este museo en Dublín el pasado abril, viste trajes pantalón de líneas depuradas. Ya no son tan amplios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
En abril de 2011, corte asimétrico

Para una cena de gala en Irlanda también el pasado abril, la prometida de Alberto de Mónaco llevó este vestido largo. A sus anchos hombros, les favorecen cortes asimétricos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
El pasado abril, vestida de gala

Para la velada previa a la boda de Guillermo y Kate, celebrada el 28 de abril de 2011, deslumbró con este vestido de Akris con volantes en la falda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
En mayo de 2011, apuesta por líneas sencillas

En mayo de 2011, ara una fiesta informal en Mónaco, la novia de Alberto llevó este vestido de Armani. Sabe que le sientan bien las líneas sencillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Armani, el mentor de Charlene

Giorgio Armani es uno de los responsables del cambio de Charlene y es el creador de su traje de novia. "Fue un gran honor que me eligiera como embajadora. Me enseñó mucho del arte de vestir con estilo", asegura. "Ahora sé lo que me conviene pero adquirir mi "look" me ha llevado tiempo. Tengo los hombros anchos y lo que mejor me sienta son las líneas limpias, sencillas y elegantes" añade.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo