Llegada de Guillermo y Kate a Westminster

Los novios han recibido el cariño del público y sus invitados reales instantes antes del comienzo de la ceremonia.

image

Los novios han recibido el cariño del público y sus invitados reales instantes antes del comienzo de la ceremonia.

La sonrisa nerviosa de Guillermo

A las 11.15 horas, como estaba previsto en el programa oficial, tres cuartos de hora antes del inicio de la ceremonia, el príncipe Guillermo llegaba acompañado de su hermano y padrino, el príncipe Enrique.

El joven, con sonrisa nerviosa, fue saludando desde el coche a los miles de londinenses que se congregaron en las calles de Londres para ver a los novios y sus invitados.

1 de 20
Vestido con el uniforme de Coronel de los Guardias Irlandeses

El príncipe, a quien su abuela ascendió recientemente a coronel, llevaba el uniforme correspondiente a su mayor rango militar, el de Coronel de los Guardias Irlandeses.

Sobre el uniforme llevaba la banda de la orden de la Jarretera, la insignia en forma de alas de la Fuerza Aérea, la medalla del Jubileo de Oro, creada en 2002 con motivo del 50 aniversario de la subida al trono de su abuela, Isabel II.

Va sin espada y tocado con una insignia de la Guardia Irlandesa, una estrella de ocho puntas de la Orden más ilustre de San Patricio.

2 de 20
Enrique, también con uniforme militar

Guillermo ha estado en todo momento arropado por su hermano. El primogénito de Carlos ha roto con la tradición británica de no tener padrino y ha elegido a su hermano Enrique, prueba de la estrecha relación que les une y lo mucho que han vivido juntos.

El hijo pequeño de Carlos, ascendido a capitán del regimiento de caballería Blues and Royals, llevó uniforme con entorchados adornado con las medallas del jubileo de oro y la campaña de Afganistán, donde combatió.

3 de 20
Nervioso pero feliz

Guillermo, acompañado de su hermano, se dispone a entrar en la Abadía donde despidió a su madre por última vez tras su fallecimiento, en 1997.

Consciente del paso tan importante que va a dar, el joven está nervioso pero feliz.

4 de 20
La Abadía de Westminser, un templo con historia

Guillermo tendrá que esperar a la novia todavía tres cuartos de hora.

A la entrada a la abadía, el joven se saltó el protocolo para saludar a la familia Spencer, la de su madre, que ha estado muy presente en todo el enlace.

A diferencia de sus padres, que se casaron en la catedral de Saint Paul por ser un lugar de mayores dimensiones, el príncipe Guillermo ha elegido esta abadía benedictina llevado no sólo por el recuerdo de su madre sino también por ser un lugar estrechamente vinculado a su familia.

En ella se casó su abuela, Isabel II, y sus tíos Ana y Andrés, además de sus abuelos maternos, los condes Spencer.

En Westminter, además, son coronados los reyes de Inglaterra desde 1066 y se encuentran enterrados emblemáticos británicos como Shakespeare y Darwin.

5 de 20
El arzobispo de Canterbury y sus ayudantes

Guillermo accede al templo junto a Enrique. En el altar le espera el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, cabeza de la iglesia anglicana, que casará a los novios.

Rowan contará con la colaboración del dean de Westminster, que ofrece el servicio religioso, y del obispo de Londres, Richard John Chartres, amigo personal de Carlos de Inglaterra y encargado de dar el sermón, además de haber dado la confirmación a Kate días antes del enlace.

6 de 20
Un Rolls Royce para la novia

A las 11.59 llegaba Kate Middleton a la abadía de Westminster acompañada de su padre procedente del hotel Goring, donde ha pasado la última noche.

Por expreso deseo suyo llegaba en una limusina Rolls Royce Phantom VI en lugar de hacerlo en un carruaje de caballos, como medida de austeridad. Se trataba del mismo vehículo en el que iban Carlos y Camila cuando los atacaron unos estudiantes en una protesta en diciembre de 2010.

Sin embargo, esta vez el pueblo se ha volcado en vitorear a la novia a su paso por las calles de Londres.

7 de 20
El secreto mejor guardado, diseño de Sarah Burton

A esa hora se desvelaba el secreto mejor guardado hasta ahora, el vestido de novia. La joven ha optado por un diseño de Sarah Burton para Alexander McQueen, en homenaje al diseñador fallecido.

Kate estaba radiante con un vestido que recuerda al que lució Grace Kelly en su enlace, de corte romántico.

Se trata de un diseño de color marfil y blanco satinado. El vestido, ceñido hasta la cintura, con escote corazón está cubierto por un cuerpo de encaje francés, realizado a mano por la Real Escuela de Costura, subido por la parte de la nunca y con escote pico. Kate ha optado por manga larga y ceñida hasta la muñeca.

La falda, con volumen, lleva flores en tul de seda color marfil. El diseño se completa con una cola de tres metros de largo.

Para sus zapatos, Kate ha optado por un diseño hecho a mano por el equipo de Alexander McQueen, elaborados en satén marfil con encaje bordado.

8 de 20
Un velo de capas de tul

A diferencia de los velos clásicos, más largos, Kate ha optado por un más corto, hasta la cadera. El diseño, a base de capas de tul suave, es de color seda marfil con un recorte de flores bordadas a mano por la Real Escuela de Costura.

9 de 20
Luce una tiara prestada por la Reina regalo de Jorge VI a su mujer

Sencilla y fiel a su estilo ha lucido el pelo suelto con ligeras ondas, peinado realizado por James Pryce, estilista de 33 años y uno de los peluqueos más selectos de Londres.

Kate luce también la tiara que Jorge Vi regaló a su mujer, la Reina Madre, en 1936 tres semanas antes de acceder al trono. Ella se la regalaría posteriormente a su hija, la reina Isabel II, el día que cumplió la mayoría de edad. La tiara no es un regalo. La reina, madre del novio, se la ha prestado a Kate para el gran día.

El ramo de novias, en un cariñoso guiño a su futuro marido, incluía unas flores conocidas como 'Sweet William' (Dulce Guillermo), variedad que en España se conoce como clavel de Japón. Elaborado por la diseñadora floral Shane Connolly, también incluye mirto, que representa el emblema del matrimonio y del amor.

Los pendientes de la novia, de Robinson Pelham, y regalo de los padres de la novia, son de roble engastado de diamantes con una caída de las hojas de diamante en forma de pera y un conjunto de bellota con diamantes pavé suspendido en el centro, inspirado en el nuevo escudo de armas de la familia Middleton.

 

 

10 de 20
Pippa, la perfecta madrina

Desde el momento en que ha salido del coche, Kate ha estado en todo momento ayudada por su hermana Pippa, que ha ejercido de perfecta madrina, muy pendiente de ella y ayudándola con su larga cola.

11 de 20
Pippa, con las damas de honor y los pajes

Minutos antes de la llegada de la novia, la madrina accedía al templo acompañada de las damas y pajes: entre ellos, Grace Van Cutsem y Tom Pettifer, ahijados suyos; lady Louise, la nieta más pequeña de Isabel II, y Eliza, nieta de Camila.

12 de 20
Pippa, centro de miradas

Una simpática imagen de la madrina rodeada de las damas de honor más pequeñas y de uno de los pajes.

La joven, muy guapa, se ha convertido también en centro de muchas miradas.

13 de 20
Las hermanas, juntas hasta el último momento

Como Kate, Pippa ha lucido también un diseño de Sarah Burton para Alexander McQueen.

La joven, que sale de la abadía a recibir a su hermana, había acompañado también a su hermana la noche anterior. Ambas hermanas, que se llevan estupendamente, compartieron suite en el exclusivo hotel Goring.

14 de 20
11:59: la novia llega a la Abadía

A las 11.59 horas, Pippa recibía a su hermana para acompañarla en el día más importante de su vida.

15 de 20
Una novia muy sonriente

Kate se dispone a entrar en la Abadía, quizá esté nerviosa pero no pierde la sonrisa.

La novia entra en la Abadía a las 12.05. del brazo de su padre y padrino, que todavía no puede creerse el momento que está viviendo.

16 de 20
Futura Catalina VI

La joven, que un día será Catalina VI, saluda al pueblo británico. Cuando vuelva a hacerlo, se habrá ya convertido ya en esposa de Guillermo de Inglaterra.

El mismo día del enlace el joven ha recibido de su abuela el título de duque de Cambridge, conde de Strathearn y barón de Carrickfergus.

Kate saldrá de la Abadía convertida, por tanto, en Su Alteza Real Duquesa de Cambridge, condesa de Strathearn y baronesa de Carrickfergus.

17 de 20
Radiante joven

Kate está radiante el día de su enlace. Diez años después de conocer a Guillermo en la universidad de Saint Andrews la pareja se va a prometer amor eterno.

18 de 20
Tres minutos y medio en atravesar la nave

La joven se dispone a recorrer el camino hacia el altar, donde le espera su prometido. Tres minutos y medio, el recorrido de la nave central, decorada con ocho árboles de seis metros de alto, le separan de su novio.

A la entrada a la abadía suena uno de los himnos que se escuchó en la coronación de Isabel II en 1953. Su título es 'I was glad'.

19 de 20
Por fin juntos

Por fin está juntos en el día más importantes de sus vidas. Kate, que se aferra fuertemente a la mano de su padre y padrino, Michael, sonríe abiertamente a su amor.

Guillermo, que le responde con una amplia sonrisa, no puede evitar hablarla: 'Estás preciosa', le dice.

20 de 20
Publicidad - Sigue leyendo debajo