Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

EXCLUSIVA EN DIEZ MINUTOS Pepe Navarro demanda a su ex mujer

Quiere vender la casa familiar para poder pagar sus deudas. La ex pareja se vio en el juzgado para solucionar esta situación.

Pepe Navarro afronta una dura batalla judicial de divorcio. Fue a comienzos del pasado diciembre cuando se conoció la separación del famoso periodista y su mujer, Lorena Aznar, tras 14 años de vida en común. Navarro declaró entonces que "eran cosas que pasaban en la vida" pero que la separación era amistosa y que, incluso, seguían viviendo bajo el mismo techo. Sin embargo, unos meses después, la realidad es bien distinta y la pareja libra una dura batalla en los juzgados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras largos meses de crisis y ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, Lorena Aznar interpuso demanda de divorcio contencioso en los Juzgados de Familia. Fue el pasado octubre, tras meses de conversaciones en un año difícil.

Navarro preparaba su vuelta a televisión y no era el momento más adecuado para hacer ruido con un divorcio contencioso. Quizá por esa razón, él quiso quitarle hierro al asunto y declaró a los medios que era una separación "amistosa". Ella se mantuvo al margen, pero estaba decidida a acabar con una situación insostenible, según una fuente cercana a la pareja.

El viernes 2 de marzo se veían las caras en los juzgados y la tensión entre el matrimonio era más que visible. Llegaban por separado, acompañados de sus respectivas abogadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Están enfrentados y el motivo principal es la vivienda familiar, un lujoso 'pent-house' situado en una céntrica calle de Madrid, que figura a nombre de una sociedad cuyo administrador único es el propio Navarro. Él pretende que ella –y sus dos hijos– se marchen para poder vender el inmueble y saldar la deuda hipotecaria que dice tener con una entidad bancaria.

El conflicto surge cuando su mujer le plantea que si los niños y ella tienen que irse de la casa familiar, necesitan otra casa en la que vivir los 3 y le pide que les garantice una. Es en ese punto en el que no se ponen de acuerdo y dado que en esa casa viven con menores, ambos deben autorizar la venta. Tras meses de discusiones, Navarro presentó el pasado 20 de diciembre demanda de Jurisdicción Voluntaria contra su mujer, con el fin de que sea el juez quien decida. Mientras, los trámites de divorcio siguen adelante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Navarro se declara un jubilado que no puede hacer frente a las pretensiones de su mujer

Medidas provisionales

En los casos que no hay acuerdo entre la pareja, la ley señala, según el artículo 1320 del Código Civil, que sea un juez quien decida. "Para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque los derechos pertenezcan sólo a uno de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial".


Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde su separación, el matrimonio se rige por las medidas provisionales acordadas el pasado 21 diciembre que otorgan la guarda y custodia de los hijos a la madre, así como el uso de la vivienda familiar, según información a la que ha tenido acceso DIEZ MINUTOS.

Sin embargo, como Navarro solicitó mediante escrito, el 20 de diciembre, una autorización judicial para la venta de la casa, el acuerdo limita temporalmente el derecho del uso de la vivienda a la madre como progenitora custodia "hasta que se lleve a cabo la proyectada venta del referido inmueble". El padre se encarga de pagar los colegios, además de una pensión alimenticia para los niños por un total de 1.000 euros, todo ello de mutuo acuerdo y provisionalmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según fuentes bien informadas, el matrimonio Navarro Aznar ha vivido hasta su separación en un espléndido ático situado en una de las calles más céntricas de Madrid. La vivienda, que figura a nombre de una sociedad manejada por el propio Navarro, se encuentra gravada con más de 2,5 millones de euros a favor de una entidad bancaria, con la que el periodista negoció en su día un préstamo hipotecario multidivisa.

Para irse, Lorena quiere que Navarro le garantice otra vivienda en la que vivir con sus hijos

Para saldar la deuda, el banco habría negociado con Navarro la dación en pago de un plató, cuyo local es de su propiedad a través de una sociedad, y cerca de 1,5 millones de euros de la venta de la vivienda familiar. Navarro posee además una magnífica casa en Ibiza, cuyo valor ascendería a más de 8 millones de euros, un inmueble cerca de San Sebastián de los Reyes y varios platós de televisión en la comunidad de Madrid.
Han sido muchas discusiones desde antes de verano, cuenta una fuente muy cercana a ambos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según su relato, se planteó comprar una vivienda entre los dos, con préstamo bancario o la posibilidad de que Navarro comprara una casa más pequeña en la que pudieran vivir los 3 hasta que los niños fueran mayores. El periodista solucionó un conflicto similar con la madre de sus dos hijos mayores, Eva Zaldívar, con quien nunca se casó, pero con la que acordó tras varias demandas cruzadas, vender la casa donde vivían ella y los hijos de ambos y comprarles una más pequeña. "Es muy grave que quiera sacar a sus hijos de casa y no dé ninguna solución concreta", añade la misma fuente. La alternativa que ha ofrecido a su mujer para que se marche de la casa, ante la necesidad de pagar la deuda hipotecaria, es la de un alquiler mensual en el que él aportaría entre 1.000 y 1.200 euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Catorce años de amor

Su historia de amor comenzó en 2004, tras separarse Navarro de Eva Zaldívar. Ya entonces se fueron a vivir al pent-house que poseía el cordobés en el centro de Madrid y que pasaría a ser hogar familiar. En febrero de 2006 vivieron su primera crisis y se separaron. Fue dos meses antes de que naciera su primera hija. Un año después llegó la reconciliación y con ella la boda. Lorena y Pepe se casaron en Ibiza y celebraron una preciosa fiesta en su casa pitiusa. En 2011 nació el segundo hijo de la pareja. Se conocieron en el programa 'Esta Noche Cruzamos el Mississippi'.

Lorena era bailarina del late night y el conductor puso sus ojos en ella. Después, ya iniciada la relación, Lorena abandonó el baile y cambió de profesión. Se presentó a unas oposiciones y actualmente imparte clases de inglés en un colegio público de la localidad madrileña de Majadahonda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Navarro sostiene para detallar la capacidad económica de su mujer, según información contrastada, que recibe ingresos como profesora funcionaria y añade que le consta que gestiona varios inmuebles propiedad de su madre, quien se encuentra en delicado estado de salud y avanzada edad. Él se declara un ciudadano jubilado que no puede hacer frente a las pretensiones de su mujer. Las considera "inalcanzables".

Publicidad - Sigue leyendo debajo