Dulceida pide disculpas en un comunicado

La influencer Aida Domenech ha querido zanjar la polémica de su reciente viaje a África con un extenso comunicado con el que rompe su silencio y se defiende de las críticas.

Aida Domenech, la influence conocida como Aída Domenech
Getty Images

Tanto revuelo mediático ha causado el comportamiento en redes sociales de Dulceida durante su polémico viaje a África con su mujer Alba Paul, que la influencer ha decidido publicar un extenso comunicado para explicarse, defenderse e incluso, finalmente, pedir disculpas.

La catalana Aida Domenech, conocida como Dulceida, ha tenido que afrontar una de sus jornadas más duras viviendo en primera persona la cara más cruel de lo que supone dedicarse profesionalmente a las redes sociales. La polémica no se ha quedado sólo en críticas, insultos e incluso 'deseos de su muerte' en el mundo virtual, sino que ha trascendido más allá y ha tocado tanto a la influencer que ha preferido dar su propia versión con este extenso comunicado donde reconoce que lamenta lo sucedido:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“En primer lugar es totalmente falso que comerciáramos con las gafas de sol que les dimos a los niños. Es más, no tengo ninguna colección de gafas en este momento, ni colaboro con ninguna marca de gafas de sol, por tanto, es absolutamente incoherente que yo buscara lucrarme con esa publicación. Simplemente nos pidieron las gafas y se las regalamos, todo lo demás es falso.

Instagram

Mi intención en ningún momento ha sido la de hacer daño con estas fotografías, ni mucho menos utilizar a la gente de la tribu y lamento mucho si alguien se ha llevado esa impresión. Estamos haciendo un safari turístico por África y en la ruta nos llevaron a conocer a la tribu, una experiencia maravillosa que volvería a repetir.

Respecto a la publicación en la que me estoy tomando un baño en Cape Town, borré la fotografía en cuanto me comunicaron la sequía que tiene la ciudad actualmente. Y pedí disculpas inmediatamente en mis redes sociales. Desconocía que hubiera en ese momento esa restricción y sé que el desconocimiento no exime la culpa, pero así fue y lo lamento.

Instagram

Por todo esto, se me ha insultado, se me ha vejado, se me ha maltratado con total vehemencia en las redes sociales. Se ha llegado a desear mi muerte, si, mi muerte, solo por publicar en Instagram una foto donde no hago daño a nadie. Las críticas se pueden entender, pero hay límites que no se deben superar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No soy la mejor persona del mundo, pero intento ser buena y poner mucho amor en todo lo que hago. No tengo que justificar ni mostrar públicamente las aportaciones desinteresadas que hago a distintas organizaciones, por eso mismo, porque son desinteresadas, pero no juzguéis sin conocer y sin ver más allá de lo que muestra una imagen.

Esta será la última vez que me pronuncie sobre este tema. Sé lo que conlleva ser un personaje público, pero eso no justifica las agresiones verbales que he sufrido durante estos días, me haya confundido o no. Ni por supuesto las invenciones y noticias falsas sin contrastar que se han publicado respecto a mi persona. No todo vale.

Existe una continua crítica a los influencers hacia todo lo que hacemos, y siempre tenemos que justificar nuestro trabajo porque se infravalora continuamente. Llevo trabajando desde hace 8 años en esto y amo mi trabajo. Me hace muy feliz poder dedicarme a lo que me gusta, tengo esa suerte y eso es algo bueno, ¿por qué tanto odio?

Gracias simplemente por dedicar unos minutos a entender mi punto de vista y lamento muchísimo haber hecho algo mal en mi desconocimiento. Toda esta exposición pública es nueva para mi, de los errores se aprende y siempre estoy a tiempo de mejorar si me equivoco.

Gracias”

Gtres

Este comunicado no ha sido la única reacción a esta polémica, ya que Javier Ambrossi, amigo de Dulceida, ha decidido cerrar su cuenta de Twitter ante las faltas de respeto que, según él, se cometen en esta red social.

¿Se quedará aquí la polémica?

Publicidad - Sigue leyendo debajo